• Hoy 25 - Zárate - 17.4° / 18.2°
    • Lluvia
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 66%
  • La policía sigue investigando el caso del empresario asesinado en la Panamericana

    6/4/2010

    El pasado 17 de febrero, Federico Peraud volvía de Córdoba con su familia por la Ruta Panamericana cuando se topa con unas piedras, rompe una cubierta y se para en la banquina a repararla.
    Tras su detención es sorprendido por un grupo de desconocidos encapuchados que se aproximan a Peraud a campo traviesa. Por este motivo, él saca un rifle del baúl y efectúa disparos al aire pero como respuesta recibe uno mortal en el abdomen. Fallece en el hospital “Virgen del Carmen” dos días más tarde, tras ser operado dos veces.
    Esto sucedió en el kilómetro 85, a las 2:45 de la madrugada, sobre la Ruta 9, entre la Avenida Antártida Argentina y la Ruta Provincial N° 193, a la altura de la calle Pellegrini.
    Actualmente, la policía comprobó que los tres delincuentes intentaban asaltar a la familia y que las piedras habían sido colocadas con ese propósito en la ruta.
    Una semana más tarde del trágico hecho, el Ejecutivo municipal, decidió demoler una vieja construcción ubicada en la Panamericana que era utilizada como “aguantadero” por delincuentes para cometer asaltos a automovilistas. Gran parte de la mampostería se encontraba destruida y había piedras que se podían utilizar para cometer ilícitos contra los automovilistas que circulan por la autovía.
    Más allá de esta acción, la policía siguió investigando y se mantuvo todo en “secreto de sumario”. Inmediatamente después de cometerse el hecho, el fiscal de la UFI Nº 1 local, Martín Zocca, inició una investigación junto a la DDI y a la Comisaría Primera para ubicar a los autores materiales.
    Se realizaron tres allanamientos en una vivienda que sería del autor material del hecho, un joven y conocido delincuente de la zona que ya posee varios antecedentes. En esa morada, se encontró un pasamontaña, de similares características a las que portaban los delincuentes, un arma de fuego que se está sometiendo a pericias, y una motocicleta.
    También se procedió a interrogar a diversas personas, a tomar declaraciones a testigos, pero todo quedó inconcluso. Hoy, la investigación no posee un avance significativo y no hay imputados, a pesar de que la Jefatura Departamental Zárate- Campana anunció estar en “la senda correcta” en función de atrapar a uno de los autores materiales que ya habría sido identificado.
    Todos los automovilistas pagan en el precio del peaje condiciones mínimas de seguridad para circular, entre ellas la iluminación de la autopista. Si bien el asfalto de la ruta fue restaurado y ensanchado, toda esa zona carece de iluminación.
    “La puerta oscura del Mercosur”
    En este escenario, la entrada a Zárate sigue siendo la puerta oscura del Mercosur, sin iluminación en la Ruta Provincial N° 6, sin iluminación por la Ruta Nacional N° 9 y sin iluminación por la Ruta Provincial N° 193.
    Además, el acceso a Zárate está considerado como un punto crítico en materia de seguridad por la Comisión de Víctimas del Transporte Público.
    El resto de los puntos son: la bajada que conduce al Puerto de Campana, las colectoras Villanueva y Bomberos Argentinos, en Ingeniero Maschwitz, el cruce con la Ruta 197, en Talar de Pacheco, y el Puente de Bancalari, en Don Torcuato.
    Por último, varios vecinos aseguraron que los piedrazos continúan. A pocos días del asesinato de Peraud, Lorena, una vecina de Zárate, denunció que cerca de la cervecera Isenbeck nuevamente se encontraron obstáculos que rompieron los neumáticos del automóvil de su esposo.
    El pasado 18 de marzo, varios automovilistas fueron atacados con piedras en la Ruta Panamericana, a la altura de la pasarela del barrio Del Pino, en proximidades del supermercado Carrefour de Campana.
    A pesar de la reiteración de estos graves hechos, todo el corredor continúa sin vigilancia, careciendo de patrullajes de seguridad y sin iluminación en todo el tramo que une a la ciudad de Campana con Zárate.

    Rutas peligrosas

    Más allá del poco avance de la investigación, hay una situación que preocupa a los vecinos de Zárate, la repetición de estas modalidades delictivas a lo largo de la Ruta Nacional N° 9 y de la Ruta Provincial N° 6, dos importantes vías que convergen a la ciudad y que son transitadas cotidianamente por los zarateños.
    “La misma policía te dice que siempre hay robos. La modalidad es poner algo en la ruta para que frenes y te roben todo”, contó Lucrecia, la hermana de Peraud, luego del asesinato.
    Actualmente, la vigilancia sigue siendo escasa a pesar de la reiteración de los hechos y de ser la Panamericana una autovía concesionada a cargo de la empresa “Vial 3”. Además, sigue a oscuras desde Campana, en su cruce con Avenida Larrabure, hasta Rosario.

    La Ruta 6 entre Zárate y Campana