• Hoy 29 - Zárate - 8.6° / 9.5°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 62%
  • El Gobierno avanza para la construcción de Atucha III en la Cumbre Nuclear

    13/4/2010

    La Argentina retomó en esta década su programa nuclear abandonado en los 90 y aunque con demoras en los plazos, el Gobierno nacional ha impulsado las obras de centrales nucleares para producir energía. Atucha II en Lima entraría en servicio en 2011, mientras se apunta a licitar Atucha III, donde también se planea construir en esa localidad.
    En la Cumbre de Seguridad Nuclear que se realiza en Washington, el Gobierno aprovechó la oportunidad para interesar a compañías energéticas estadounidenses en un negocio de alrededor de 4.000 millones de dólares, que es la licitación de Atucha III en el transcurso de este año. Con ese fin, el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, se reunió con representantes de Westinghouse. A su vez, ya hubo contactos con empresas de Francia, Canadá, Corea del Sur y Rusia.

    LA CUMBRE

    La Cumbre, en la que participan más de 40 jefes de Estado y de gobierno, entre ellos los presidentes de Argentina, Brasil, Chile y México, es liderada por el presidente Barack Obama con el objetivo de mejorar la cooperación para prevenir la amenaza del terrorismo atómico. La misma se centra en encontrar consensos sobre el modo de prevenir el acceso de grupos terroristas a materiales nucleares y deja fuera del debate otros objetivos más ambiciosos como el desarme o la no proliferación.
    Es poco probable que se concreten estrategias contundentes durante el encuentro, pero Obama invitó a varios líderes mundiales para dar un paso importante al llamar la atención sobre uno de los peligros más grandes de la proliferación nuclear: el surgimiento de un mundo donde grupos no estatales, como Al Qaeda, tengan acceso a materiales nucleares.
    Exactamente, 47 delegaciones oficiales procedentes de todo el mundo fueron convocadas por la Casa Blanca. Obama propuso la celebración de esta cumbre por primera vez en 2009, cuando pronunció un discurso en Praga en el que trazó su ideal de un mundo libre de amenazas nucleares. La semana pasada, Estados Unidos dio a conocer una nueva estrategia nuclear por la que se compromete a reducir el arsenal estadounidense, suspender las pruebas atómicas y no usar armas nucleares en contra de países que no las posean.