• Hoy 27 - Zárate - 12.9° / 13.9°
    • Lluvia
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 85%
  • El intendente recibirá hoy a representantes de ATE por el conflicto municipal

    22/4/2010

    La crónica de este nuevo capítulo en el conflicto municipal que lleva más de un mes de desarrollo, comenzó ayer alrededor de las 8 horas cuando un grupo de trabajadores afiliados a ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) irrumpió en el Municipio. El desencadenante fueron las últimas declaraciones del intendente Osvaldo Cáffaro anunciando los descuentos de los días de paro. Sin embargo, alrededor de las 19.30 horas, tras la firma de un acuerdo, se desalojó el edificio. Hoy gremialistas serán recibidos personalmente por el jefe comunal.   Aunque la presencia de ATE en el Palacio Municipal no varió de las anteriores manifestaciones, las autoridades del Gobierno local lo consideraron una “toma” –al menos así lo señaló un comunicado oficial- y ordenaron el cierre total del inmueble con un fuerte operativo policial. Y, por primera vez desde el inicio del conflicto, el Ejecutivo permitió a los trabajadores de las distintas dependencias internas del Palacio suspender sus tareas y retirarse a sus hogares.
    “Para preservar a la gran cantidad de trabajadores decidimos que se fueran”, dijo Alan Fortune, subsecretario de Gobierno, sobre la decisión de dejar que los empleados se retiraran. “No estaban dadas las garantías para que se trabaje con normalidad y como corresponde”, agregó.
    Una vez fuera el total de los empleados, se cerraron todas las puertas y se impidió, en principio, el ingreso y egreso de cualquier persona, ya fuera vecino común, empleado, funcionario, concejal y mucho menos de prensa. Por su parte, los manifestantes se mantuvieron en el interior esperando ser recibidos por algún funcionario.
    El diálogo llegó de la mano del mismo Fortune y el propio secretario de Gobierno, Ariel Ríos, quien se encontraba de licencia por cuestiones de salud pero que se vio obligado por las circunstancias a asistir a la reunión.
    “La charla fue en paz y madura de ambas partes”, dijo Fortune en horas de la mañana. Sin embargo, sobre el desgaste ocasionado por la falta de un viraje en el problema salarial, sostuvo que “en ciertos conflictos no es fácil la solución y cuando se agrava de entrada, como ocurrió acá, es mucho más difícil”. No obstante, después de horas de mantenerse firmes en el Palacio Municipal en busca de encaminar nuevamente el diálogo, sindicalistas y Ejecutivo llegaron a un acuerdo que permitió el desalojo total del edificio.
    Ya en horas de la noche, el intendente Cáffaro se comprometió a recibir personalmente, junto a la secretaria de Hacienda, Patricia Fernández, al secretario general de ATE Zárate, Juan Carlos Zabala, y un representante gremial a nivel provincial, Gabriel Aguirre, y procurar un acercamiento que permita dar una solución al conflicto. El encuentro se llevará a cabo hoy a las 8.30 horas.
    “Las expectativas no son muchas pero por lo menos vemos un avance en cuanto a la postura del intendente”, señaló Carlos Domínguez de ATE, “es una instancia diferente, sin desmerecer a los otros interlocutores del Ejecutivo”.
    Una vez más, pese a la poca facultad operativa del Concejo en este conflicto, los concejales se reunieron con los trabajadores y sindicalistas.
    Desde el bloque Unión Peronismo Federal sostuvieron que la decisión del Ejecutivo de cerrar las puertas del Palacio impidiendo el ingreso pero también el egreso del mismo, fue una “privación ilegitima de la libertad”. Así también lo consideraron desde la fracción del Partido Justicialista.
    Fueron varios los concejales y personal del Concejo Deliberante que debieron permanecer en el interior del Municipio por varios minutos esperando que se les permitiera salir. Del mismo modo, debieron sortear la guardia policial quienes querían ingresar y pudieron hacerlo una vez que se consideró que la situación así lo ameritaba.

    Concejales se reunieron con sindicalistas de ATE