• Hoy 15 - Zárate - 13.3° / 13.9°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 37%
  • Alrededor de 1.500 docentes participaron del relevamiento

    28/10/2010

    Con la participación de 1500 censistas, coordinados por 150 jefes de Radio, Fracción y Departamentos, se censó en la jornada de ayer a la población de Zárate. Hasta las 20 horas la ciudad se vivió como si fuera un domingo.
    Tal como se llevó a cabo a nivel nacional, los censistas comenzaron a recorrer la ciudad que fue dividida en 18 fracciones para relevar la densidad demográfica, aspectos sociales y la cantidad de viviendas y hogares del distrito, entre otros datos de utilidad para el diseño de políticas públicas.
    Coordinado en forma general por la Jefa de Inspectores Distrital, Elba Bayona, y desde lo municipal por Pablo Gallardo, el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010 ya había comenzado a implementarse en el orden local desde la semana pasada con el relevamiento de la zona insular.
    Su desarrollo se efectuó con “normalidad” según señalaron fuentes a cargo de los operativos de seguridad en el distrito.
    La convocatoria se realizó en la estructura docente, contando con la participación de inspectores de educación, directores de escuelas y sus docentes con la finalidad de lograr un mayor acercamiento con las familias por conocer cada una de las zonas geagráficas en la que fue fraccionado el partido.
    Los censistas comenzaron su recorrido a las 8 horas en todo el país. En nuestra ciudad alrededor de 1500 docentes estuvieron afectados al relevamiento. No hubo necesidad, según indicaron los coordinadores locales, de convocar a otros empleados públicos ni voluntarios.
    Mientras ayer se recabó información de todo el casco urbano y rural, el viernes pasado la zona insular fue censada por alrededor de 10 personas que fueron trasladadas hasta el lugar por personal de Prefectura Naval.
    Debido a que la zona de islas de Zárate ya había sido censada por autoridades locales en conjunto con el Gobierno nacional, el relevamiento en este sector fue más ágil. Ya se contaba con un registro previo y actualizado de pobladores y viviendas a raíz del trabajo de campo realizado meses atrás.
    A medida que se iba dando por cerrado el relevamiento de cada una de las fracciones, divididas en sub fracciones y manzanas, los docentes fueron trasladando sus planillas hasta cada una de las bases –establecimientos educativos- para su recopilado final. Todos los datos fueron volcados posteriormente en la base central de operaciones montada en la Jefatura Distrital de Inspección de Enseñanza ubicada en Rivadavia al 600, alrededor de las 20.30 horas.
    Hasta esa hora los comercios respetaron a rajatabla la disposición de permanecer cerrados y la ciudad mostraba un panorama desértico como un día dominical.
    MUCHOS OPTARON POR ATENDER EN LA PUERTA
    Aunque no se puede afirmar que hayan sido mayoría, muchos de los vecinos censados atendieron a los encuestadores en la puerta. La desconfianza por posibles falsos censistas y el rechazo a brindar información personal fueron las principales razones.
    Se había previsto que esto sucediera en las grandes concentraciones urbanas como las ciudades capitales. Sin embargo, también se pudo observar en Zárate.
    Fue mucha la gente que, si bien no estaba obligada, hizo ingresar a los censistas a sus domicilios para responder cómoda y atentamente a los encuestadores. Sin embargo, muchos también admitieron temor y rechazo. Ninguna de las indicaciones de las autoridades nacionales no resultaron efectivas para persuadirlos de lo contrario.
    A diferencia de otros años en las que los encuestadores eran hasta agasajados por los dueños de casa, la creciente inseguridad y el descrédito ha las instituciones ofrecieron un panorama diferente.
    CIUDAD DESIERTA
    Los comercios respetaron la disposición de permanecer cerrados y la ciudad mostraba un panorama casi desierto.
    Una postal atípica para un día de semana y feriado nacional. Los únicos que se podían ver en la calle eran los encuestadores.
    El tránsito fluido de horas pico, el trajín rutinario de la ciudad, se vio alterado por la jornada censal.
    Las reuniones públicas y todo tipo de espectáculo estuvieron prohibidos. Si bien se trataba de un feriado, el objetivo central del mismo no era la recreación, como habitualmente sucede.
    Aunque, entre las 8 y las 20 horas, los vecinos de Zárate permanecieron en sus casas esperando al encuestador, una vez respondidas a sus preguntas, disfrutaron de la jornada como un fin de semana.
    LA MUERTE DE KIRCHNER
    Por otro lado, la sorpresiva muerte del ex presidente Néstor Kirchner impactó de una u otra manera en la población que se había preparado, en todo el país, para responder las preguntas de los censistas.
    En ningún momento hubo dudas sobre dar continuidad del operativo pero la noticia que generó en algunos casos tristeza, en otros indiferencia, no dejó de ser un comentario extra en la encuesta.
    PARTICIPACION DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD
    Desde el día viernes, efectivos de la Prefectura Naval Argentina- Base Zárate acompañaron a docentes a realizar el censo de personas y hogares en toda la zona insular del distrito.
    Según informaron desde la fuerza de seguridad, durante todo el día viernes se acompañó a dos docentes a censar a varios vecinos que habitaban sobre el canal Martín Irigoyen.
    En tanto que el lunes censaron a todos los vecinos de la Isla Talavera, recorriendo también el margen izquierdo de las Islas Lechiguanas, Río Ibicuy y Paraná Guazú desde el kilómetro 212 hasta el 235. Las actividades finalizaron el martes, con algunas viviendas ubicadas en el Paraná Guazú.
    Los prefectos que intervinieron en la logística, llevando y acompañando a las censistas, fueron dos “Ayudantes de Tercera”, apellidados Piñeiro y Murínigo.
    El día martes, Prefectura Naval entregó algunos datos parciales, por ejemplo que en la Isla Talavera se encontraron cerca de sesenta viviendas pero once estaban desocupadas al ser casas de fin de semana.
    Como cierre de su informe, confirmaron que el día miércoles no realizó ninguna tarea específica relacionada al censo y solamente se montó una guardia administrativa en el edificio naval ubicado en Costanera.
    Los coordinadores de la zona insular fueron el Inspector en Jefe de la Región XI, Rubén Luna y, de parte la fuerza de seguridad, el Segundo Jefe de Prefectura Naval Zárate, Federico Chévez.
    Por su parte, Gendarmería Nacional comunicó que no han cumplido acciones relacionadas al censo ya que no se bajó ninguna directiva ministerial.
    El titular de la Comisaría Primera local, Oscar Martignone, confirmó que las actividades censales transcurrieron “con total normalidad”.
    “Teníamos la directiva de intervenir y acompañar a los censistas en caso de que requirieran participación policial. Si bien nos pusimos a sus órdenes no fue necesario tomar intervención; todo transcurrió con total normalidad”, expresó Martignone.
    Por último, en aquellas zonas o barrios caratulados de “inseguros”, por el registro de los hechos delictivos que allí se desarrollan, el comisario informó que tampoco fue necesario intervenir porque las actividades censales fueron llevadas a cabo por docentes del barrio, que conocen a todos los vecinos, lo cual ayudó a la colaboración de los mismos.

    La Escuela N° 23, unas de las bases operativas durante el Censo Nacional en la ciudad