• Hoy 26 - Zárate - 14.2° / 15°
    • Lluvia
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 98%
  • La gente fue la protagonista del paso del Dakar por Zárate

    3/1/2011

    Si bien Gendarmería Nacional, los Bomberos Voluntarios de Zárate y Campana, Tránsito municipal y Defensa Civil habían preparado un minucioso operativo de seguridad; el paso de los vehículos del Rally Dakar desbordó todo plan y miles de vecinos se agolparon sobre la Ruta Nacional N° 12 durante todo el primero de enero.
    Poco después de las 15 horas los vehículos comenzaron a pasar primero por Campana, por la Ruta Panamericana, y luego por Zárate, donde ya desde temprano la gente los esperaba a pesar del fuerte sol y del calor.
    Familias enteras con celulares, filmadoras y cámaras de fotos esperaban captar el paso de cada vehículo, al mismo tiempo que hacían flamear banderas argentinas para saludar a los 77 participantes argentinos presentes en esta edición del Dakar, 32 pilotos en autos, 29 en motos y 16 en cuatriciclos.  Los organizadores aseguraron que el operativo de seguridad fue exitoso y que no se registraron accidentes en la etapa “de enlace” entre Buenos Aires y Victoria, por lo que miles de personas pudieron ver al costado de la Ruta 9 y de la ruta 12 el paso de los casi 400 vehículos que forman parte de la tradicional competición.
    Luego de la primer comida, del primer almuerzo del año, familias enteras se acercaron con reposeras y sillas a las inmediaciones de la ruta 12 a pesar de una térmica de 31 grados.
    Una a una, muchas familias fueron ocupando su lugar en dos lugares de acuerdo a lo establecido por Gendarmería Nacional, detrás del guardrrail de la ruta 12, unos metros antes y otros metros después de la rotonda.
    La presencia de Gendarmería, de Policía Vial y de Tránsito municipal sirvió para contener a los espectadores en las primeras horas, sin embargo ya luego de las 19; y con la disminución de la temperatura, la zona se transformó en un caos porque terminó de llegar el grueso de los espectadores.
    Para muchos una ruta nacional con el tránsito normal, no interrumpido, se transformó en una pista de carreras. Y tal como sucede en las competencias de TC el paso de los autos generó que muchas personas, peligrosamente, ingresen a la calzada y  trate de tomar fotos a escasos metros del vehículo.
    Por otro lado, muchas personas salieron de las “zonas seguras”, cruzaron hasta el cantero central, se ubicaron al otro lado de la ruta, en la mano Entre Ríos- Buenos Aires; se agolparon en la rotonda y hasta había ciclistas en la banquina de una ruta que presentó intenso tránsito durante todo el día, más allá del Dakar.
    Motocicletas particulares acompañaron a los autos sobre la banquina, en la que había familias con cochecitos de bebé, reposeras y autos estacionados.
    Quizás al ser un fenómeno nuevo, la gente no tomó ciertas precauciones y la banquina fue una vereda y una ruta nacional la calle, por la que pasaban automóviles que nada tenían que ver con el Dakar y a quienes les preocupó la desorganización presente en Zárate.
    Más allá de esto, sin dudas fue una fiesta que excedió a los amantes del deporte motor, que fue algo histórico pero que, también, desnudó la inconsciencia de mucha gente y serias muchas fallas en el operativo de seguridad que si no registró personas atropelladas fue de pura casualidad.
    La zona se desbordó a partir de las 19 horas y la desconcentración cerca de las 22 terminó de confirmar este aspecto negativo de la jornada.