• Hoy 26 - Zárate - 16.2° / 16.4°
    • Lluvia
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 64%
  • Nahuel Repetto, el joven escritor local elogiado en Mar del Plata

    5/1/2011

    Reconoce que su lectura inicial fue Harry Potter, luego siguió por el género denominado “fantástico” que lo introdujo en “El Señor de los Anillos” de J.R.R. Tolkien y en “Las Crónicas de Narnia”, de Clive Staples Lewis.
    Hoy, ya en “El jardín de los senderos que se bifurcan”, Nahuel Repetto eligió a Marco Denevi, a Oliverio Girondo y a Julio Cortázar como sus escritores preferidos; caminando otros barrios literarios que fueron modelando su estilo.
    A fines de octubre del año pasado, Nahuel obtuvo la Medalla de Oro en Narrativa (Categoría “B”) de los Juegos Buenos Aires La Provincia; representando uno de los hechos culturales más trascendentes del 2010.
    “A los 13 años comencé a leer Harry Potter y otros libros que me daban en el colegio. En casa nunca había internet y si no estaba en el colegio a contraturno, estaba leyendo en mi casa”, confiesa Nahuel.
    En diciembre terminó en tercer año de Polimodal Técnico en el Instituto de Vanguardia. “En principio elegí esto porque salía de la secundaria con un oficio, si bien no tiene nada que ver con lo que voy a seguir estudiando me permitirá encontrar trabajo”, reflexionó Nahuel.
    Él seguirá estudiando Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires, ese es su deseo.  Actualmente vive en Barrio Saavedra y utilizó durante mucho tiempo el viaje de ida y vuelta en colectivo para leer. “Si uno está leyendo la mente se abre, aparecen nuevas ideas y otras experiencias. Además, los juegos Buenos Aires La Provincia no me cambiaron en nada ya que la Literatura me fascina hace unos cuantos años y estoy seguro de que quiero seguir ligado a ella”, agregó Nahuel, quien fue solo a Mar del Plata siendo la primera vez que participaba de una edición de estos juegos.
    Finalmente terminó ganando el primer puesto en Narrativa y recibiendo el elogio del jurado por su cuento “El jardín de Medusa”.
    “Cuando iba al colegio pasaba por una casa en donde había varias estatuas en el porche de una casa. Y yo me preguntaba que significarían para el anciano que vivía allí. A partir de esta idea, comencé a escribir un cuento fantástico con una resolución mía. La idea la había anotado hace ya más de un año y leyendo el cuento Candelabro de Plata, de Abelardo Castillo, tuve la inspiración necesaria para terminar el cuento que luego presenté en Mar del Plata”, reveló “Nahuele”, tal es su seudónimo.
    A su vez, contó que quiere crear un taller literario en el colegio; “siempre hay chicos que están interesados en la lectura y sería interesante el intercambio de cuentos y experiencias; además de poder prepararse para los concursos literarios”.
    Nahuel quiere ser escritor aunque también se ve dando clases frente a un curso de alumnos. Aún hoy sigue incentivando a sus compañeros a la lectura, les recomienda libros y sigue leyendo, adentrándose en otros caminos que lo llevarán por diferentes autores y nuevas expresiones y experiencias literarias.
    Quien lo vea leyendo en un colectivo, con un libro en la mano, podrá osadamente llamar su atención, hablarle, pero no lo podrá alejar totalmente de aquello que sostiene en sus manos y de lo que está convencido, su pasión por la literatura.
    Fragmento inicial de “El Jardín de la Medusa”, de Nahuele Repetto. “Siempre me interesó la decoración de la casa que cruzaba en el camino al colegio. Aquellas exóticas estatuillas que posaban detrás de la reja en el porche, para mí, a cierto modo, callaban secretos. Qué mejor que una decena de mortificadas estatuas de mármol para esconder los secretos de algún viejo maniático, pues claro, quién vio una estatua hablar. Y bien prejuzgué, y todos podían prejuzgar, que ese hombre estaba loco. Con su pelo marfil y disparatado deambulaba la vereda mostrando su sonrisa sin dientes que se dibujaba en un cuadro perfecto de arrugas. Ancianito y encorvado, su mirada perdida disfrazaba, descubrí más adelante, la pasión oculta que lo enervaba”.