• Hoy 28 - Zárate - 18.8° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 45%
  • Vecinos de distintos barrios reclaman mayor presencia del camión regador

    11/1/2011

    En Zárate, según cifras oficiales de la Municipalidad, existen 1600 cuadras de tierra. Esto representa una importante cantidad de vecinos que en distintos barrios de la ciudad que requieren, de esa manera lo manifiestan a las autoridades municipales, de una frecuencia más asidua del camión regador para evitar las molestias que ocasiona la sequía de esas arterias, principalmente problemas respiratorios y visuales.
    Bajo la gestión del intendente Osvaldo Cáffaro se logró la financiación nacional para la pavimentación de 217 cuadras a través del Programa de Mejoramiento Habitacional e Infraestructura Básica (PROMHIB) -160 en una etapa y 57 en otra- todavía en ejecución. Un avance importante en la solución a estos problemas que generan las calles de tierra. Sin embargo, representa una mínima porción de beneficiarios, casi un 14 por ciento de la población sin asfalto.
    Por otra parte, si bien días atrás se iniciaron trabajos correspondientes a la primera etapa del plan de entoscado de un total de 962 cuadras, lo que tiende a una mejora, sigue representando un inconveniente el hecho de que no se tenga en cuenta un programa de riego más frecuente para las mismas.
    “Nos tapa la tierra”, manifestaron vecinos de Juana María que reclaman por mayor presencia del camión regador.
    De la misma manera, han hecho conocer su problemática frentistas de los barrios La Emilia, Villa Eugenia, Saavedra, Villa Bosch, 6 de Agosto, Malvicino, Villa Nueva, Pro Tierra, San Jacinto, Agua y Energía, Los Fresnos, Covepam y Vipermun, entre otros.
    “Hace rato que reclamamos porque el regador no pasa asiduamente”, indicó una vecina de Los Fresnos, “sobre todo ahora que estamos en verano, que las lluvias no son tan frecuentes y que hace mucho calor, el tema es preocupante porque no se puede estar en la calle ni en la casa porque todo es un colchón de tierra”. En estas arterias, donde el asfalto aún no ha sido posible, la sequía es un problema por la polvareda que se levanta pero, del mismo modo, la lluvia también lo es por las dificultades que genera el barro que se forma, tanto para los peatones como para los automovilistas.
    Una de los principales criterios de selección de cuadras a pavimentar por el actual gobierno fue que los barrios donde se lleven a cabo estas obras cuenten con los servicios de cloacas para evitar la posterior rotura del asfalto.
    Cabe señalar que el 45 por ciento de la población aún no cuenta con cloacas por lo que pueden preverse problemáticas por algunos años más.
    Sin embargo, mientras aguardan por esa mejora, los vecinos sin pavimento esperan, al menos, una mayor frecuencia en el servicio de riego.
    Dos años atrás, el Municipio contaba con cinco camiones regadores que regaban 800 cuadras por día. Para los vecinos, ese número disminuyó notablemente ya que, según manifestaron, los camiones “pasan cuando quieren”.