• Hoy 30 - Zárate - 14.1° / 17.5°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 51%
  • Se paga el doble que en Campana por el agua y con peor servicio

    19/1/2011

    El concejal oficialista, Rodrigo García Otero, expresó sobre la empresa Aguas de Zárate a mitad del año pasado, “a la población hay que serle sincero y decir que la empresa de aguas nació mal, que no se solucionó en su momento y que hoy tenemos una oportunidad para decidir qué se hace de acá en adelante. Ya no tiene sentido decir o cuestionar qué no hizo uno y qué no hizo otro porque por todo lo que no se hizo estamos en esta situación crítica”, aseveraba García Otero defendiendo el aumento tarifario de Aguas de Zárate; el cual se terminó aprobando en un expediente ingresado “por la ventana” y de manera desprolija, el mes pasado.
    Además, el concejal caffarista defendió el aumento mediante una observación comparativa entre el valor que los usuarios abonaban antes en Zárate, alrededor de 29 pesos mensuales, y en Campana, donde la tarifa vale 59 pesos. De este desfasaje surgía la necesidad de aumentar las tarifas.
    Se olvidó de mencionar que en Campana hay medidores de agua, los cuales se abonan por única vez en el primer bimestre tras la instalación del servicio a 110 pesos, y que todos los usuarios pagan efectivamente bimestralmente y de acuerdo al agua que consumen.
    Más allá de esta situación, los concejales aprobaron aumentar la tarifa del agua para  todos los frentistas quienes pasaron a pagar, indiscriminadamente, $ 45,69 mensuales.
    El razonamiento de los concejales del Frente para la Victoria era, “el que consume más, debe pagar más”.
    Un concepto claramente progresivo y acorde a su ideología pero claro, sin medidores es muy difícil de saber cuánto gasta un vecino. Por eso en toda la ciudad si un usuario cuida el agua paga lo mismo o quizás mucho más que quienes no la cuidan o la usan en forma masiva para llenar piscinas.
    Además, esta tarifa es muy difícil de pagar para un jubilado que cobra la mínima y que utiliza el servicio de manera “esporádica”. Precisamente Mario Magallanes, Jorge Bonucelli y José Costella son tres jubilados que hoy reclaman inversiones a la empresa inversiones y explicaciones a los concejales que adhirieron al aumento tarifario de un servicio que sigue siendo deficiente.
    “No puede ser que estemos pagando el doble que en Campana. Una casa céntrica, a metros de la plaza Luis Costa, paga por 35 metros cúbicos $ 58, 49 bimestrales. Nosotros pagamos 45,69 por mes por un servicio deficitario. Allá, un taller de calle Rivadavia paga 45,56 bimestrales por utilizar 27 metros cúbicos de agua. Por esto, nos preguntamos por qué el agua es tan cara en nuestra ciudad; más allá de que el servicio es ineficiente, que no hay presión de agua y que la calidad de la misma es incierta. Es más, ante la duda muchas personas no la toman y compran bidones de agua o botellas de agua mineral, por lo que tienen otro gasto extra”, expresó José Costella.
    “Otra consulta que tenemos para hacerle al titular de la empresa, Massarini, es por qué los tanques de agua se sacaron de servicio. Hay uno en Villa Fox, en calle Laprida, que está fuera de servicio y el tanque de Alem e Hipólito Yrigoyen. Estas estructuras se encargaban de aportarle presión de agua al sistema y hoy no están y tampoco tenemos presión”, agregó Jorge Bonucelli.
    Asimismo, aseguraron que en el barrio Mitre y en Villa Fox la situación no ha mejorado. Lo mismo para el barrio San Cayetano, Juana María, San Jacinto, Atempam y Arquitectura, en donde hay 130 viviendas que tampoco tienen agua.
    “En barrio Mitre llega la una de la tarde y no hay agua, excepto aquellos que puedan instalar un tanque cisterna”, agregó Costella.
    “Nosotros somos jubilados y cobramos la mínima, y pagamos una tarifa bimestral de 91 pesos por un servicio deficitario como el de Aguas de Zárate, el cual para nosotros es muy caro. Pagar 91 pesos bimestrales contra 58 pesos de una familia que utiliza abundante agua en Campana, es un despropósito. Queremos que los concejales argumenten los motivos que los llevaron a querer aumentar este servicio”, opinó Mario Magallanes.
    A esta particular situación, se le suma que la mitad de los frentistas zarateños no pagan el agua; por lo que cerca de 13.500 de los 27.000 usuarios registrados, según la propia prestadora, no pagan nada por el servicio.
    Este es otro claro ejemplo de cómo el Ejecutivo y los concejales aprueban un aumento tarifario a espaldas de la gente, hoy en Zárate el que cuida el agua no se diferencia de quien deja la canilla abierta, lava su auto en la vereda, llena su piscina o quien, directamente, no abona el servicio.