• Hoy 30 - Zárate - 11.9° / 12.3°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 57%
  • Estiman iniciar la construcción del edificio del reactor para este año

    16/2/2012

    El proyecto CAREM- 25 es, sin dudas, uno de los más importantes de la historia científica y tecnológica argentina. Lo está llevando a cabo la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en Lima, en el antiguo predio donde se alzaba la planta de agua pesada, ubicada en un terreno lindero al Norte de la central nuclear de Atucha I.
    Fue creado a principios de la década del ochenta con el nombre CAREM (Central Argentina de Reactores Modulares). Fue presentado oficialmente en 1984, en el marco de una conferencia sobre reactores pequeños y medianos, organizada por el OIEA en Lima, Perú y relanzado en el 2006. El objetivo del mismo es llegar a construir reactores nucleares de menor escala en Argentina para luego comercializarlos a toda América Latina. Más allá del fin comercial y eléctrico, lo que se proponen construir en este predio es un polo tecnológico que representará la convergencia de todo el conocimiento nacional sobre energía nuclear. Para ello se plantea la posibilidad de edificar laboratorios que presten servicios a otras centrales nucleares, salas de divulgación e información tecnológica y científica y áreas de capacitación en la zona periférica al edificio del reactor.
    Este medio volvió a visitar el predio para constar los avances que tuvo el proyecto durante todo el 2011.En principio, todo el “pasivo ambiental” que dejó la planta de agua pesada, que nunca llegó a funcionar, fue removido. Desde tambores de aceite, asbesto, que era utilizado como aislante en las paredes; y transformadores con PCB. De la misma manera, se recuperaron las redes cloacales, se han limpiado los ductos pluviales y está descontaminando una planta de tratamiento de efluentes cloacales; la cual estará operativa en poco tiempo. Además, se reutilizarán las líneas de agua para incendios.
    En cuanto a los edificios, se pudieron recuperar todos, respetando su fachada pero modernizándolos con equipamiento y mobiliario. Se construyó un edificio en donde se instalará el edificio del simulador para todos los operadores del CAREM. También se terminó de reacondicionar otro espacio que será la sede de una estación meteorológica y sismológica; como fruto de un trabajo en conjunto con la Universidad de Cuyo; y se edificó un aula de capacitación para sesenta personas, en donde ya se están brindando diferentes cursos para el personal. Hasta se ha creado un centro de esparcimiento pensando en los períodos de recambio de combustible del reactor; en donde se calcula que habrá doscientos obreros trabajando. Asimismo, se han comprado vehículos nuevos, que ya fueron ploteados, un colectivo para el futuro traslado del personal administrativo, se adquirió una ambulancia de alta complejidad, se edificó una sala de primeros auxilios y también se comprará una autobomba. Además, están pensando equipar un Centro de Divulgación e Información Tecnológica, o sea de información para alumnos o para extranjeros que quieran saber más sobre el CAREM. A cada uno de ellos se le suministrará la información requerida mediante pantallas táctiles y elementos interactivos.
    Actualmente trabajan entre 10 y 15 personas diariamente pero, conforme terminen la etapa de reacondicionamiento del predio, se sumarán muchos más. En principio, obreros y empleados de la construcción para comenzar con el edificio central. Precisamente, el objetivo para este 2012 es comenzar con la construcción del edificio central, en donde irá el prototipo del reactor. “Por ser un prototipo no tiene antecedentes en el mundo, por eso la Agencia de Regulación Nuclear (ARN) lo está licenciando como prototipo precisamente. Este procedimiento se hace por etapas y por eso estamos a la espera de utilización del sitio y construcción. Se pudo avanzar en algunos movimientos preparatorios del terreno y aprovechamos algunos contratistas de Nucleoeléctrica Argentina para iniciar movimientos del terreno. Al día de hoy, se pudo construir un estacionamiento externo y se avanzó en la excavación del foso en donde irá el reactor, de seis metros de profundidad. La obra seguramente se haga por licitación pero lo que la CNEA no negociará es la dirección de la obra. Para ello, ha montado un grupo de Dirección de Obra, conformado por ingenieros, arquitectos y demás profesionales que se encargarán de la misma; al igual que se hizo con la creación de un grupo en Ingeniería Mecánica que está funcionando en Bariloche con 17 personas”, informó Luciano Turina, encargado de las Comunicaciones Institucionales del CAREM- 25 de la CNEA
    Será un polo de desarrollo para la zona en la cual muchas empresas y PyMEs también participarán en la provisión de materiales y recursos humanos para mantener todo lo que no sea específicamente de la rama nuclear. “Avanzaremos en reuniones con las cámaras de comercio para traerlos al predio y hacerles una presentación en general del proyecto. Habrá servicios generales que los pueden cubrir empresas de la zona”, anticipó Turina.

    Características del reactor nuclear

    El CAREM es un reactor chico, de características pasivas y de seguridad inherente, cuya construcción, operación y mantenimiento son relativamente sencillas en relación a sus antecesores. A diferencia de otros proyectos, cuyos diseños buscan la generación de potencias superiores a los 600 o 700 megavatios, este reactor será “de baja potencia”. Su primer prototipo, el CAREM- 25, se encuentra en la etapa previa a su construcción y será de aproximadamente 25 megavatios de potencia eléctrica, capaces de abastecer a una población de hasta 100 mil habitantes.
    Este tipo de reactores permitirán prestar otros tipos de servicios como el suministro eléctrico específicamente a polos industriales con alto consumo de energía en zonas alejadas; desalinización de agua; suministro en regiones aisladas o el simple aporte de energía a las grandes redes de interconexión eléctrica. También es un rasgo destacable del CAREM que, de acuerdo con las estimaciones iniciales, no menos del 70% de esta central podrá ser provisto por empresas nacionales calificadas. Todas estas actividades generarán un ámbito propicio para el desarrollo de futuras centrales CAREM para la formación de las próximas generaciones de profesionales nucleares y apuntarla el crecimiento económico y social de la ciudad de Lima, de Zárate y de su zona de influencia.

    El predio donde está trabajando CNEA.