• Hoy 26 - Zárate - 14.2° / 15°
    • Lluvia
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 98%
  • Un tren de carga y un colectivo escolar chocaron en Otamendi

    6/3/2012

    Un tren embistió ayer a la mañana a un colectivo escolar en un camino interno de la localidad de Otamendi del Partido de Campana, a la altura del kilómetro 69 de la ruta 9. Ocho chicos y tres adultos sufrieron heridas, pero todos están fuera de peligro.
    El accidente ocurrió poco antes de las 8 sobre las vías del ferrocarril Mitre. Según testigos, el micro quedó varado sobre las vías por un desperfecto técnico y el tren de carga, que se desplazaba vacío, lo arrastró varios metros.
    El ómnibus trasladaba a maestros y alumnos que iban a una de las escuelas de la zona, ubicada en un sector perteneciente al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
    Algunos padres que se acercaron hasta el lugar afirmaron que el colectivo trasladaba a unos 50 chicos y tres docentes, una cifra mucho mayor que la capacidad del vehículo. El fiscal de Campana Juan José Maraggi en base a esos testimonios dijo que entiende que hubo “una imprudencia”. El micro, agregó, pertenece al Consejo Escolar del Municipio de Campana.
    El accidente fue a metros de la estación Rómulo Otamendi, a baja velocidad, y, tras el choque, el micro quedó paralelo a la locomotora del tren, que iba en dirección a Rosario y arrastraba varios vagones de carga vacíos. El ministro de Salud bonaerense Alejandro Collia precisó que el tren “arrastró” al colectivo y que “no tuvieron una colisión frontal ni mucho menos”.
    Como consecuencia del impacto, ocho chicos de entre 11 y 17 años fueron derivados con policontusiones al Hospital municipal de Campana, al igual que una preceptora y la portera del establecimiento. Una maestra, en tanto, sufrió fractura de húmero y fue trasladada a un establecimiento privado “aunque su cuadro no presenta complicación”, afirmó Collia, quien subrayó que “ningún herido reviste gravedad”.
    El coordinador de Defensa Civil de Campana, Arnedo Acciardi, aseguró que el choque se dio por “un desperfecto en el colectivo”.
    La directora de Educación de Campana, Marisa Martinoli, consideró que “fue un hecho fortuito”, y precisó que el colectivo estaba contratado por la Dirección General de Escuelas a través del Consejo Escolar. También contó que entre los alumnos que iban en el micro hay algunos que “recorren más de 15 kilómetros para poder llegar a la escuela”.
    Según un comunicado del Ministerio de Salud bonaerense, “los jóvenes heridos son Baltos Núñez, de 12 años; Lautaro Pacigalifo, de 15; Zoe López, de 11; Anabela Jossi, de 17; Carmen Genovei, de 16; Rodrigo Cardozo, de 12; Lautaro Gómez, de 11 y Tatiana Jossi, de 13”.
    “En tanto, los mayores heridos son Flor Fuler, de 46 años; Celia Canavese, de 55 y Norma, la maestra, de 61 años”, completó la información.
    Colectivo sobrecargado
    “En el colectivo viajaban 90 alumnos y circulaba con la puerta abierta y gente colgada”. Así lo denunció la madre de uno de los estudiantes del ómnibus escolar que chocó contra un tren carguero en momento en que se dirigían a tomar la balsa que los cruzaría a la zona de isla donde funciona el establecimiento escolar de especialidad agraria dependiente del INTA.
    La mujer, identificada como Malvina, consternada por el episodio que podría haber sido trágico, sostuvo además que eran “deplorables” las condiciones del micro.
    Ejemplificó que se desplazaba con ruedas “prácticamente lisas”, al tiempo que responsabilizó al “poder político de Campana” por la realización del viaje de los estudiantes.
    Tanto el colectivero como el maquinista del convoy quedaron aprehendidos, según señaló el fiscal Juan José Maraggi a cargo de la investigación fiscal en espera de tomar declaraciones.
    El Municipio se defendió de la responsabilidad que le cabe al Consejo Escolar por la calidad y control del transporte de alumnos, y según alegó la intendente Stella Giroldi, habían reclamado a TBA por la colocación de barreras en ese paso a nivel. Lo cierto es que nuevamente se pueden hablar de “accidentes anunciados” porque los medios de transporte no tienen ningún control para llevar a alumnos, en este caso, era un micro sin identificación, sin cinturones de seguridad, que transportaba gente para, según testigos y por lo cual también ya habían reclamado los padres ante las autoridades escolares.