• Hoy 21 - Zárate - 5.9° / 7.9°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 47%
  • Solicitada: Aumento de Chevallier y situación de los trenes

    9/3/2012

    Señor Director: Me resultaron muy interesantes las notas de la edición de hoy (miércoles 7 de marzo) sobre el aumento de Chevallier y la situación de los trenes. Muy interesantes y muy emparentadas.
    No soy usuaria diaria de Chevallier, pero sí muy frecuente (uno a dos viajes semanales). Viajo a estudiar y ensayar en el marco de mis actividades artísticas. Pero no soy estudiante universitaria, ni viajo a trabajar, con lo que no me vería incluida en los beneficios que se están reclamando (boleto estudiantil o descuento a trabajadores). Por eso, en cierto modo, no me siento plenamente representada en mis condiciones frente a las decisiones de la empresa mencionada.
    Básicamente, se está reclamando a causa de un aumento desmesurado, y porque el servicio diferencial de Chevallier no acepta más la tarjeta SUBE ni permite los pases de discapacitados. Dos cuestiones muy importantes, pero no las únicas.
    En el comunicado que publicó la semana pasada en su matutino la empresa, además del anuncio del aumento, decía que quitarían frecuencias (horarios) del servicio diferencial porque aquellos en que viajan pocos pasajeros son insostenibles económicamente. Esto nos trae un tercer perjuicio, a mi parecer, tan grave como los mencionados en el párrafo anterior: Tiempo e inseguridad.
    En cuanto a la variable económica, en última instancia la empresa podría argumentar que ofrece servicios más baratos (el “expreso” y el común”). Es decir, el usuario puede “elegir” qué tarifa pagar.
    En cambio, en lo que respecta a las variables tiempo y seguridad, no habrá elección posible. Si sacan frecuencias de diferencial, en determinados horarios (sobre todo los últimos de la noche) habrá que viajar sí o sí en común (actualmente, el último diferencial es a las 23hs.). Entonces, en mi caso, por ejemplo, volveré de ensayar en 2hs o 2:15hs (en vez de la hora y media que demoro actualmente). En vez de venir directamente a Campana – Zárate, estaré a eso de la medianoche parando en cada bajada de la Panamericana (con los riesgos que puede implicar) y estaré llegando a nuestra “hermosa y segura” terminal entre la 1 y las 2 de la mañana (¿es necesario agregar algo más al respecto?).
    Si el tren funcionara como debiera, tendríamos una alternativa. Pero no. Estamos atrapados en el monopolio.
    Más allá de las conveniencias económicas, Chevallier debe asumir algún tipo de responsabilidad social en el tema (tarifas, discapacitados, seguridad, horarios), ya que durante décadas se ocupó de no permitir y hasta eliminar toda competencia.
    Además, sería interesante que las autoridades municipales (tanto Poder Ejecutivo como HCD) tomaran cartas en el asunto para defender a los ciudadanos. ¿O será que los convenios y publicidades no se lo permiten?
    María Verónica Velli – DNI 21960654