• Hoy 15 - Zárate - 8.3° / 10.5°
    • Despejado
    • Presión 1028 hpa
    • Humedad 64%
  • En septiembre encienden el reactor para pruebas con el agua pesada en Atucha II

    2/4/2012

    Según informó Nucleoeléctrica Argentina (NASA) en septiembre próximo comenzarán las pruebas iniciales del circuito primario de calor de la Central Nuclear Atucha II por el que circula el agua pesada, lo que implicará el encendido del reactor.
    Precisamente el reactor de Atucha II es de uranio natural y utiliza agua pesada como moderador y refrigerante. El reactor aprovechará elementos combustibles que se fabricarán en el país con ingeniería y supervisión de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), utilizando uranio natural o uranio levemente enriquecido, también de producción local, procesos sobre los cuales existe amplia experiencia adquirida a través de la fabricación de los elementos combustibles destinados a las Centrales Nucleares de Atucha I y Embalse, en operación comercial desde 1974 y 1984, respectivamente.
    Las 600 toneladas de agua pesada necesarias para la carga inicial del reactor y el sistema de extracción de calor se están produciendo en el país en la planta de Arroyito, provincia del Neuquén.
    En septiembre del año pasado Cristina llegó a Lima para “inaugurar” Atucha II, tal cual fue el anuncio oficial. En realidad lo que se terminó fue el armado de todas las piezas. La mandataria apretó un botón y puso a girar la turbina, luego apretó otro y se abrieron las compuertas para el ingreso del agua de Río Paraná que enfría el condensador de la turbina. No hubo nada relacionado a lo “nuclear” en aquella inauguración; que es lo que lleva más trabajo y que se rige por protocolos de seguridad ya establecidos para la puesta en marcha de una central de este tipo.
    Luego del montaje total de la obra, hoy se están chequeando los 566 sistemas que también conforman la central, los sistemas operativos motrices, el sistema nuclear, los sistemas de alarma y seguridad.
    Recién en septiembre próximo se harán las pruebas correspondientes al funcionamiento del corazón de la central, de su circuito primario.
    Antes de eso se debe seguir verificando cada uno de los sistemas montados a la espera de que no haya ninguna anomalía técnica que retrasen aún más las pruebas del reactor.
    En este sentido, desde Nucleoeléctrica Argentina anunciaron que seguirán con estas pruebas y verificaciones individuales de cada uno de los 566 subsistemas, de los cuales ya se han realizado más de la mitad.
    Capacitan al personal de operación
    El funcionamiento de los sistemas de control de la Central Nuclear Atucha II permite que ya esté trabajando en sus puestos gran parte del personal de operación y mantenimiento de la planta, con el debido licenciamiento profesional conferido por la Autoridad Regulatoria Nuclear. Este equipo que actualmente trabaja en coordinación con el grupo de puesta en marcha, realizó un completo programa de entrenamiento que contempla aspectos teóricos y prácticos, participación en las paradas programadas de Atucha I y capacitación en el Centro de Entrenamiento con Simulador de Angra, en Brasil.
    Una combinación “poco usual”
    “La construcción y puesta en marcha de Atucha II representa un desafío muy importante debido a una combinación poco usual de acciones técnico administrativas, tales como la negociación con el diseñador original, Siemens, quien se retiró del campo nuclear; la recuperación de contratos caídos o litigiosos; la recuperación de técnicos y profesionales que se desvincularon del proyecto por diversas razones; el hecho de contar con las herramientas administrativas para tener simplicidad, rapidez y transparencia en las compras y contrataciones; la formación de soldadores, cañistas, montadores de calidad nuclear, especialidades que habían, virtualmente, desaparecido. Además de la recuperación de proveedores nacionales y extranjeros que todavía se encuentren en el mercado, la búsqueda de nuevos proveedores y, en lo que hace a la zona de referencia, el gran desafío que fue desarrollar y sostener una adecuada infraestructura de transporte, alimentación, alojamiento, salud, seguridad e higiene para las miles de personas que estuvieron en la obra, cuyo pico fueron 6.800”, había expresado el vicepresidente de Nucleoeléctrica Argentina, José Luis Antúnez.
    Por último, el vicepresidente de NASA, destacó que los desafíos tecnológicos encarados en el relanzamiento de los trabajos de montaje y alistamiento de Atucha II permiten asegurar que el país ha alcanzado, para la industria proveedora de bienes y servicios que reúnen calidad nuclear, una capacidad suficiente como para asegurar el desarrollo local del 63 % de las partes componentes de un futuro proyecto nuclear.

     Carem en Formosa

    El pasado martes, la presidente Cristina Fernández recordó los convenios firmados con el gobernador formoseño, Guido Insfrán, para la instalación del primer Carem tras la aprobación del reactor prototipo.
    Durante la ceremonia, la jefa de Estado calificó como emblemática a la escuela Industrial para la cual se afectan recursos de la Corporación Andina de Fomento que ahora pasó a llamarse Banco de Desarrollo de América Latina.
    Además, anunció que en Formosa se espera formar a los recursos humanos que atenderán el reactor Carem y todo lo atinente al manejo de la energía nuclear.
    El Proyecto Carem es la sigla de “Central Argentina de Elementos Modulares”. Es la iniciativa del Ejecutivo nacional de crear pequeñas plantas de energía nuclear con reactores modulares, más pequeños que los habituales, y con una capacidad de brindar energía a zonas aisladas geográficamente. Son reactores del segmento “de baja y media potencia”, que generar una potencia de 25 megavatios. Amén de tener una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o polos fabriles con alto consumo de energía, los Carem ofrecen también otras prestaciones como la desalinización o provisión de vapor para diversos usos industriales. En cuanto a la operatividad, es un tipo de reactor cuya construcción, operación y mantenimiento son relativamente sencillas en relación a sus antecesores.
    El primer prototipo será emplazado en la localidad de Lima, donde ya se encuentran en avance las obras de infraestructura del predio, incluido el edificio que contendrá el reactor. En Lima se comprobará lo que ingenieros han creado en los papeles. La ventaja de montar un primer prototipo permitirá hacer cambios y adecuar el modelo para ya comercializarlo e instalarlo en otras partes del país.
    Por todo esto, más allá de los anuncios de la presidente, el primer Carem que se instalará será en Lima y deberá someterse a varios procesos y protocolos de seguridad como los de Atucha II. Por esta razón, especialistas hablan de no menos de tres años para la puesta en funcionamiento del Carem 25 en Lima.

    A %d blogueros les gusta esto: