• Hoy 30 - Zárate - 24° / 24.8°
    • Despejado
    • Presión 1018 hpa
    • Humedad 31%
  • Cierre y movilización en adhesión al “cortinazo”

    28/6/2012

    Organizada por un grupo de comerciantes autoconvocados a raíz del reflejo local de la situación económica nacional y, principalmente, por la inseguridad que acosa al sector a diario, se llevó a cabo ayer en la noche una reunión que convocó a más de un centenar de mayoristas y minoristas del rubro.
    Se estima que un 60% de comercios adhirieron a la medida. Compromiso de los titulares del Centro del Comercio e Industrias en respaldo de las inquietudes planteadas y a iniciar un plan de trabajo a futuro.
    El “cortinazo”, como se denominó a la protesta en referencia al temprano cierre de los locales en horas de la tarde, tuvo un alto acatamiento, al menos en el microcentro. Así lo reflejaron los presentes en el encuentro, a los que se iban sumando más a cada minuto.
    Tal como había sido programado, muchos locales céntricos comenzaron a bajar sus persianas a las 19 horas para concentrarse en el subsuelo del Centro del Comercio a las 19.30 horas.
    Allí, dos de los comerciantes que convocaron al encuentro, Jaime Feldberg y Nelson Valle, realizaron una breve alocución con las principales inquietudes del sector ante la presencia del presidente del Centro del Comercio, Pablo Martin, comprometiendo a la institución y a los comerciantes presentes a volver a reunirse para iniciar un camino de lucha que desemboque en alguna solución concreta frente a las problemáticas planteadas.
    Si bien uno de los temas que movilizó a los propietarios de comercios de Zárate es el efecto que comienza a tener en la economía local la situación global y nacional, el principal motivo por el cual los comerciantes se hicieron presentes fue la inseguridad.
    Pese a la desconfianza general sobre el futuro de las reuniones que se propusieron iniciar, los comerciantes sostienen que algo debe hacerse y por eso no dudan en manifestarse una y otra vez, aún con el cansancio, la indignación y las molestas que producen las faltas de respuestas.
    Valle hizo referencia a la importante baja en las ventas frente a la incertidumbre de los clientes y a las medidas proteccionistas del Gobierno nacional que no permiten el ingreso de productos importados pero que tampoco sustituyen por mercadería nacional, las pérdidas por los feriados y los días “puente”, la creciente presión fiscal, la falta de créditos y de moratorias para el sector. Sin embargo, reconoció que la inseguridad, los hechos delictivos que afectan al rubro de manera cotidiana, es el principal reclamo y razón de la numerosa presencia de comerciantes ayer en el Centro del Comercio.
    No hubo lugar a la catarsis en la reunión, aunque algunos pudieron esgrimir alguna opinión. No obstante, la idea era dejar planteada la necesidad de iniciar un camino que encause y canalice las quejas del sector y comprometer a los presentes a trabajar en conjunto, para fortalecer el reclamo ante las autoridades. Desarrollar un plan de trabajo, con el respaldo institucional del Centro del Comercio, a fin de modificar la realidad.

     

    Jaime Feldberg y Nelson Valle, coordinadores de la reunión.

    Nelson Valle: “Esto indica una descomposición social y económica”

    Uno de los comerciantes convocantes de la reunión de ayer, Nelson Valle se refirió a la situación por la que atraviesa el sector. Planteó un panorama desfavorable ante las transformaciones de la economía por lo que, sostuvo, “hay que prepararse para soportar los cambios”. Y puntualizó en el tema que lidera la demanda del sector, la inseguridad.
    Satisfecho ante la cantidad de comerciantes que se acercaron hasta el Centro del Comercio e Industrias, cámara hacia la que no iba dirigido el reclamo pero de la que buscaban apoyo y acompañamiento, Valle explicó lo del “cortinazo”.
    “Nuestro emblema de trabajo es la persiana abierta, es lamentable que tengamos que cerrarla por esto”, dijo, “pero esto es un síntoma que indica una descomposición social y económica que no nos merecemos, por eso tenemos que estar unidos para soportarlo”.
    En lo que calificó como un difícil momento para realizar convocatorias, por los temores que hay por parte de la comunidad a ser señalados o a recibir represalias o por las consideraciones políticas con las que se intenta teñir el reclamo legítimo de los vecinos, Valle consideró la masiva concurrencia como “una cadena de coraje que nos vamos dando entre todos por todo lo que nos pasa”.
    En ese sentido, manifestó su deseo de que la comunidad se mantenga firme en la expresión de sus reclamos pero también en el trabajo para comenzar a dar soluciones. “La idea es que estemos preparados porque cada día van a darse nuevas connotaciones para que el comercio sufra lo que no sufrió en los últimos ocho años en los que trabajamos muy bien”, dijo refiriéndose a lo que se vaticina como efectos de la delicada situación económica financiera a nivel mundial.
    Sin embargo, Valle reconoció que a los comerciantes ayer no los convocó la cuestión económica sino la inseguridad.
    “En principio esperamos que el Centro de Comercio tome iniciativas al respecto, vamos a tratar de hablar con el intendente porque se han juntado muchos puntos que necesitamos, por lo menos, sacar a la luz”, dijo sobre lo que se espera a futuro tras lo que, considera, será la primera de una serie de reuniones.