• Hoy 20 - Zárate - 4.5° / 4.7°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 62%
  • La tendencia vecinal frente al delito es la instalación de las alarmas comunitarias

    19/11/2012

    Ante la frustración que les provoca la ola de inseguridad en el barrio de las cuales muchos de ellos han sido víctimas (robos a mano armada, entraderas y arrebatos algunos) vecinos de Zárate se suman a la tendencia de implementar estrategias propias y colectivas para cuidarse entre sí, como la compra e instalación de dispositivos de alerta. En Villa Fox un grupo logró la colocación de dos equipos, uno en Brown y Chile y el otro en Brown y Laprida. Frente a una situación de riesgo, pulsan un botón y el resto sale a la calle para evitar la acción de los asaltantes.
    Poniendo distancia de las gestionadas por la sociedad de fomento con la que ratificaron diferencias, los vecinos destacaron el acuerdo alcanzado por los habitantes para alcanzar un objetivo que beneficia a la generalidad del vecindario y alentaron a los demás a sumarse a la iniciativa.
    “Las dos alarmas se colocaron gracias al acuerdo de los vecinos que hicieron su aporte, fueron cerca de 74 adhesiones, la sociedad de fomento nunca participó en esto”, expresaron los representantes vecinales Carlos Pello, José Macherett y Federico Eduardo.
    Se organizaron tras convertirse en un número más de las estadísticas que el Estado, si no desconoce, prefiere ignorar. Los asaltos, las entraderas, las situaciones de violencia los convirtieron en promotores de esta tendencia de protección mutua, profundizando aún más sus estrategias contra la inseguridad, comprando con sus propios medios sistemas de alarmas comunitarias para protegerse y dar aviso a la policía.
    “La gestión comenzó a raíz de reiterados robos en la zona, mantuvimos una reunión con los otros vecinos y decidimos colocar la alarma barrial”, informó Pello. El costo de cada uno de los dos equipos fue de 4.200 pesos, cada vecino aportó alrededor de 130 pesos por ellos, más 150 por los controles particulares.
    Sin solidaridad la alarma no sirve, así que al oírla todos los vecinos suelen salir y avisar a la policía ante una situación de emergencia. Llevan un mes instaladas y fueron utilizadas en varias oportunidades.
    “Se ha hecho uso de ellas y han sido efectivas, principalmente para advertir sobre la presencia de sospechosos y ahuyentarlos”, dijo Eduardo.
    El miércoles pasado, estas alarmas tuvieron una importante función en barrio CAP cuando gracias al accionar de un vecino, una de las sirenas sonó y junto al compromiso de cientos de vecinos se pudo detener a dos delincuentes que le habían robado a un joven de 17 años.
    El principal objetivo, explicaron, es disminuir las chances de que el delito ocurra, multiplicando los ojos de vigilancia.