• Hoy 25 - Zárate - 18.6° / 18.7°
    • Lluvia
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 82%
  • “Este paro nos cae como un baldazo de agua fría”

    21/11/2012

    Tras dos semanas de conflicto con un sector de los trabajadores municipales que ayer se volvieron a manifestar frente a la Comuna, el intendente Osvaldo Cáffaro se refirió a la situación. Sostuvo que “no es la forma”, que le parece “un pedido desmedido” y hasta habló de “extorsión”.
    Destacó la realidad económico financiera del Gobierno local en comparación con el resto de la provincia de Buenos Aires donde hay distritos que presentan problemas para pagar salarios.
    “Están en todo su derecho de pedir un aumento, el tema está en el momento en el que se hace”, manifestó el mandatario comunal tras ser consultado por LA VOZ ayer en la tarde y en un Palacio Municipal, que se encontraba cerrado al público y custodiado por personal policial en su interior.
    “A principios del año llegamos a un acuerdo anual”, informó Cáffaro haciendo referencia al 21 por ciento de aumento salarial pautado con los gremios para el 2012 hasta el inicio de las negociaciones paritarias del próximo año. “Este paro nos cae como un balde de agua fría”, sostuvo, “además nos parece un pedido bastante desmedido”.
    Desde que inició el conflicto hace dos semanas, este fin de semana se vio recrudecido cuando desde el sábado los trabajadores afiliados a ATE decidieron suspender sus tareas en el Cementerio provocando inconvenientes en las inhumaciones de las que debieron hacerse cargo los mismos funcionarios municipales, desde secretarios hasta jefes de departamento.
    “Esto no solo perjudica al intendente y su equipo de gobierno, están perjudicando al vecino, como es el caso de familiares a los que se les va un ser querido y tienen que estar en medio de un tire y afloje de un conflicto laboral”, señaló Cáffaro, “no nos merecíamos este tipo de extorsión siendo uno de los municipios que mejor paga en la provincia, nuestro básico es uno de los más altos, por eso esto nos llama mucho la atención”.
    El jefe comunal remarcó la altura del año y la forma en la que los trabajadores iniciaron el reclamo de recomposición salarial y diferenció a ATE del Sindicato de Trabajadores Municipales, con quienes vienen sosteniendo un diálogo más fluido y dentro de los márgenes de discusión laboral.
    “No es el momento de plantear esto, siendo uno de los municipios que evalúa pagar el aguinaldo en forma adelantada cuando hay otros que lo están abonando en cuotas a partir de enero y otros que no pueden pagar los sueldos”, expresó y agregó, “no podemos hablar de un quiebre en la relación con ATE pero no es una forma de actuar, más teniendo en cuenta la realidad, un aumento no está presupuestado, estratégicamente no es acertado, con el otro sindicato hemos podido charlar y se entiende, además es dinero de la gente no es dinero que uno pueda disponer para hacer lo que quiere”.

    Volvio la protesta

    Una nueva manifestación de trabajadores municipales nucleados en ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) se desarrolló ayer en la mañana frente a los dos ingresos del Palacio Municipal que en su interior se encuentra con una guardia permanente de policías. Hoy se llevará a cabo otra audiencia en la delegación del Ministerio de Trabajo local.
    Alrededor de las 10 horas, los trabajadores volvieron a convocarse en Plaza Mitre y en 3 de Febrero frente al edificio municipal para continuar con su reclamo por una recomposición salarial.
    Como ya lo habían adelantado y tras el fracaso en las negociaciones con el Ejecutivo municipal los trabajadores redoblaron las medidas de fuerza para esta semana.
    El conflicto se agravó en los últimos quince días ante las contrapropuestas del Ejecutivo que se sostiene inflexible en la posibilidad de otorgar el porcentaje de aumento de haberes que reclaman sus empleados –un 20 por ciento-.
    Tras el pedido de los trabajadores el Gobierno municipal presentó una oferta como “ayuda única” de 350 pesos no remunerativos junto al aguinaldo de fin de año. Ante esta propuesta los trabajadores solicitaron una “ayuda” de 2 mil pesos a abonar en cuatro cuotas cuya última coincidiría con la apertura de las paritarias del próximo año.
    A diferencia de las jornadas anteriores, en las que sí se atendía a los contribuyentes y el resto de la ciudadanía, entre quema de cubiertas, una improvisada parrilla popular y la presencia de Oscar de Isasi, referente provincial, no hubo ayer atención al público. De hecho, se dificultaba el ingreso y egreso de funcionarios y concejales a quienes se atendía solo por el ingreso de la DPU (Dirección de Prevención Urbana).

     

    Trabajadores de ATE protestando ayer frente al portón de la calle 3 de Febrero.