• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 5.3&deg
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 89%
  • A 30 años de la visita de la Madre Teresa a Cereliza

    5/12/2012

    La Madre Teresa de Calcuta, Premio Nobel de la Paz, visitó en dos oportunidades Argentina y eligió a Zárate como el sitio para fundar su primera congregación. Es así que en 1978 se creó la sede de “Las Misioneras de la Caridad”, llamado el hogar de la paz y la alegría, situado en Costanera sur.
    En 1979, poco antes de recibir el Premio Nobel de la Paz, ella asistió en forma personal y silenciosa a conocerla, visitó Villa Angus, Villa Ciriaco y la Carbonilla, pues según sus palabras: “aquí la gente conoce del hambre, la pobreza y el frío”.
    En 1982 volvió a la Argentina tomando mayor notoriedad su presencia: recorrió algunos predios y villas locales pero pidió especialmente conocer la sede de Cereliza en Zárate, y según testigos ella dijo: “nuestros chicos y viejitos enfermos son trasladados en un vehículo, cuidados y atendidos gratuitamente y con mucho amor; quiero conocer a esa gente”.
    De esta forma, la Madre Teresa de Calcuta ingresó en la sede de la calle Rómulo Noya 544 con una presencia frágil, pequeña y etérea, todo pareció iluminarse y lentamente recorrió sus instalaciones, los pacientes asombrados la miraron y con lágrimas en los ojos no podían creer que era ella. Comenzaron a besarle las manos, temblando de emociones e incomprensión. Ella en silencio sonrió y les acarició la frente, bendiciéndolos. Luego se dirigió a la presidente Carmela Gesulado, quien emocionada le dijo: “Gracias por lo que haces por mis enfermos”. Luego le tomó las manos y suavemente susurró: “ hay mucho para dar en estas manos… continúa haciéndolo”.
    Carmela Gesualdo, que padecía de dolencias cardiológicas, entre sollozos le explicó: “ Madre, a veces siento que no tengo fuerzas, no sé si podré hacerlo, no tengo su virtud ni su grandeza”, a lo que la Madre Teresa le contestó: “sí la tienes, Dios te colocó en este lugar y él mismo te dirá hasta cuándo, sólo escúchalo, pues él está aquí; donde hay amor allí está Dios”.
    Al retirarse del lugar, su luz había dejado un estado de gracia y de paz que nadie pudo olvidar.
    Cereliz hoy
    Esta historia quedó grabada en la memoria de todos los integrantes de CERELIZA, que hace 56 años no han bajado sus brazos y hoy atienden a niños, jóvenes, mujeres embarazadas y ancianos de todos los sectores sociales, con una afluencia de 70 a 80 pacientes diarios. Cientos de bebés, niños y adolescentes acuden a vacunarse para la prevención de enfermedades, sus puertas continúan abiertas. Con mucho esfuerzo diario para su manutención, Cereliza necesita de toda la comunidad, de la solidaridad y la buena voluntad para cumplir con su labor, siendo el único centro integral que atiende la discapacidad motriz y sus secuelas crónicas, el reuma, las artrosis y artritis, discapacidades vicerales, post- quirúrgicas, diabetes, traumatismos de los miembros superiores e inferiores, como todas las afecciones agudas kinesiológicas, la rehabilitación postural, el tratamiento del dolor y otras tantas dolencias, contando con un gimnasio de 132 m2 cubiertos y cinco gabinetes equipados con aparatología de primer nivel.
    En 2012, sólo los apoya el municipio local, pero necesitan seguir creciendo, la comunidad cada vez demanda más y no puede cubrir sus gastos de salud y traslados, es necesario equipar el gimnasio con tecnología más moderna, refaccionar baños, los techos, la galería y el patio lateral para revalorizar los espacios y poder dar talleres recreativos, de pintura, cerámica, yoga y lectura para nuestros pacientes mayores. Brindar momentos de encuentro y camaradería entre los pacientes y sus familiares, hacer paseos compartidos para disfrutar la naturaleza o un día de esparcimiento, sobre todo lograr obtener nuestro propio vehículo, que en un tiempo teníamos y debido a crisis económicas, lamentablemente. Debimos vender y lo perdimos, en síntesis ofrecer más confort a todos, por respeto a nuestra gente y porque queremos ser mejores, porque ellos, los enfermos, quienes no pueden caminar y quienes sufren, también sueñan una vida mejor”.
    Campaña
    Nuevamente, este año Cereliza lanza su campaña de socios protectores y pide que colaboren con la entidad, pues con esfuerzo han logrado como premios de: dos autos 0 km, una motocicleta, un LCD, un frezzer, cámaras fotográficas todas las semanas y relojes, luego: viajes, hornos microhondas, cocinas, heladeras, aire acondicionado, entre otros premios.