• Hoy 1 - Zárate - 9.8° / 13.7°
    • Despejado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 59%
  • Fue positivo pese a no haber conseguido el incremento salarial pretendido

    1/1/2013

    En un brindis que organizó el gremio para agasajar a la prensa en el cierre del año, el secretario general de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) seccional Zárate-Campana, Juan Zabala, hizo un balance sobre el 2012 en el orden sindical.
    Autocrítica por el conflicto de noviembre con el Municipio y deseos para el 2013, recomposición salarial y convenio colectivo de trabajo los principales objetivos.
    “El balance es positivo”, le dijo Zabala a LA VOZ. “Si bien en lo municipal cerramos el año con mucho conflicto, eso nos permite ingresar a la mesa de discusión salarial del próximo año con una posición más consolidada porque la gente acompañó”.
    En ese contexto, el sindicalista reconoció que no se logró el objetivo pretendido y que el paro y manifestaciones que se extendieron por más de un mes en el ámbito municipal de Zárate produjo un desgaste importante.
    “No logramos el objetivo que queríamos, la mejora salarial en el segundo semestre pero sí logramos que los trabajadores se mostraran y defendieran lo que reclamaban”, expresó, “si bien no logramos eso, alcanzamos el pase a planta permanente de muchos trabajadores y la recategorización de muchos otros, así como también mejoras en los lugares de trabajo”.
    El próximo 17 de enero se abrirán las discusiones paritarias en las que el gremio volverá a plantear un incremento de haberes en base a los índices de inflación y los costos de la canasta básica familiar. “Esperamos que vengan con una propuesta que nos permita decir tarea cumplida”, dijo el dirigente haciendo referencia a la deuda que queda pendiente en materia salarial con sus afiliados.
    “Más allá de las discusiones y diferencias de pensamiento que tenemos, nuestro objetivo es que los trabajadores estén bien, en un lugar digno y un salario acorde”, aseguró Zabala refiriéndose al enfrentamiento que hubo este último trimestre con el Municipio.

    Autocritica sobre el ultimo conflicto
    Al respecto, sostuvo que “no queremos llegar al conflicto, es algo que se define en las asambleas por los trabajadores y muchas veces por enojo”. Según expresó, los trabajadores al igual que el resto de la comunidad están enojados “en general” y los sindicalistas tienen que contener ese cúmulo de energías para evitar enfrentamientos como los que hubo este mes. “A veces se hace difícil equilibrar, hay que tener cintura para, con la mente fría, saber conducir ese enojo”, dijo el sindicalista haciendo una autocrítica.
    “Eso nos ha llevado a hacer cosas que nos han jugado en contra”, expresó, “la falta de saber desarrollar herramientas para conducir esa virulencia de nuestra parte y la falta del Ejecutivo municipal de no saber responder y sentarse a resolver problemas han llevado a esa situación”. Aseguró que el intendente Osvaldo Cáffaro no los recibe como entidad gremial desde hace seis meses y que a sus funcionarios “les faltan muchas cosas por aprender”.
    Por último, respecto a los deseos y objetivos para 2013, Zabala se refirió a la necesidad de reducir el trabajo en negro en el ámbito estatal y la aprobación de un convenio colectivo de trabajo para el sector.
    “Queremos que se termine el trabajo en negro en el Estado, que es el principal sector empleador con más trabajadores en esa condición”, indicó, “también esperamos que la Legislatura provincial apruebe la propuesta de convenio colectivo de trabajo porque teniendo esa herramienta en la mano las cosas son distintas, ya no saldrían por decreto sino en una mesa de discusión entre pares.