• Hoy 22 - Zárate - 14.1° / 14.6°
    • Lluvia
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 79%
  • La mayoría de los contribuyentes fue alcanzada por la suba de hasta el 40%

    20/1/2013

    La responsable de Economía y Hacienda, Patricia Fernández, intentó apaciguar desde lo técnico la ola de declaraciones cruzadas originadas por el incremento en las tasas municipales. Es la única voz del Ejecutivo que hizo referencia al polémico tema
    Sostuvo que los aumentos eran una necesidad fundamentada en la cobertura de prestaciones, que se mantuvo un criterio prudencial para ejecutarlos equiparando a Zárate con otros municipios bonaerenses y observando la capacidad contributiva de la comunidad. Indicó que la medida produjo “una primera situación reactiva” pero que “a la larga es comprendida”.
    Ayer venció el segundo plazo para abonar la tasa de ABL (alumbrado, barrido y limpieza) y de Prevención –el primero fue el 11 de enero-. Según Fernández, contrariamente a lo que ha trascendido, los contribuyentes respondieron cumpliendo con sus obligaciones en tiempo y forma, lo que es interpretado como un “voto de confianza” a la gestión. De un total de 35 mil contribuyentes, el 86,42% fueron alcanzados por el incremento de hasta el 40% en el ABL y el 13, 58% entre el 40 y hasta el tope máximo del 200%.
    Además del incremento de tasas, desde diciembre pasado, el Municipio comenzó la transición de dejar de cobrar sus tributos en forma diferenciada de la boleta de energía eléctrica, algo que no sucedía desde 1992. Pese al temor que ello había generado en el Gobierno local respecto al índice de cobrabilidad, Fernández informó que la misma supera el 50%.
    “El vecino, en general, está respondiendo bien, ha sido muy paciente, muy tolerante, ha tenido mucha comprensión”, expresó la secretaria sobre los incrementos y los cambios que ha llevado a cabo la Intendencia. “Además, entienden que del cumplimiento de esos tributos depende la calidad de los servicios que el Municipio presta, eso está muy presente en el contribuyente”, agregó.
    ABL
    Respecto a la tasa de mayor masividad, el ABL, la funcionaria prefirió enfatizar en las contraprestaciones que alcanza a fin de justificar el incremento. Indicó que su alcance va más allá del alumbrado, el barrido y la limpieza. “No se reduce solo al frentista incluye también servicios generales como corte de césped, de calles, caminos, mantenimiento de monumentos públicos, señalización, conservación y reposición de árboles, alumbrado en plazas, más otros servicios”, indicó. “Toda esa contraprestación el Municipio debe realizarla tratando de responder a la demanda colectiva que cada vez es mayor y más cara”, añadió, “es indudable que en esta gestión se han ampliado los espacios públicos, que tienen que ser mantenidos, entonces cuando el contribuyente paga esta tasa es importante que recuerde que este pago también sostiene todo eso”.
    En cuanto a la cobrabilidad de la tasa, aseguró que si bien mientras se mantenía la percepción a través de Cooperativa Eléctrica había una muy buena cobrabilidad se sigue manteniendo desde la recuperación municipal de la cobranza. “Los vecinos están respondiendo, pagan y dan cumplimiento a la tasa, lo que nos alegra porque notamos que se compromete con el Municipio cumpliendo con sus obligaciones y avalando que estos incrementos, de alguna manera, son razonables y están relacionados con la contrapresión”, indicó.
    Además, informó que “contrariamente a lo que se dice, la tasa de ABL y la de Prevención vienen pareja en cuanto a cobrabilidad”. Aseguró que de cada 10 contribuyentes que pagan ABL, 9 pagan la de Prevención. Sin embargo, cabe señalar que desde su aprobación, esta última también es obligatoria.
    La nueva situación del ABL a partir del 1° de enero de este año respecto a los mínimos mensuales según la categoría es la siguiente: 89 pesos para la A, 63 pesos para la B, 50 para la C, 38 pesos para la D, 25 pesos para la E y 17 pesos para la F.
    “No hay una desmesura de aplicación porque siempre se ha cuidado un tope máximo y un tope mínimo”, expresó la funcionaria. “Cuando se habla de que Zárate es el Municipio más caro, no sé de donde surgen las comparaciones o sobre qué base, todos los municipios incrementaron sus tasas y en algunos casos mucho más, al momento de aumentar las tasas siempre tenemos una actitud de prudencia y hacemos evaluaciones comparativas con las que hay que ser cautelosos porque todos los municipios son distintos”.
    ORDENANZA N° 2.833
    Uno de los puntos que causó más desorientación y controversias entre la población fue la incorporación de la Ordenanza N° 2.833 destinada a quienes mantengan deudas con la Municipalidad.
    Según informó la titular de Economía y Hacienda, la norma se viene aplicando desde su sanción en 1993. “Años atrás el contribuyente no la advertía porque estaba incluida en uno de los ítems de la boleta de luz”, indicó Fernández.
    En relación al análisis que se hace de la aplicación de todos los cambios en el sistema tributario, la secretaria dijo que todavía se evalúan los resultados y enfatizó en la capacidad de todo el equipo de Ingresos Públicos municipal.
    “Han tenido la fuerza para afrontar los cambios, los incrementos, dar respuestas y superar este momento de transición que evidentemente ha sido un costo grande tanto para nosotros como para el vecino pero que, en definitiva, redunda en un bien para la comunidad”, concluyó.