• Hoy 25 - Zárate - 19.1°
    • Lluvia
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 98%
  • TFL relocaliza su línea de producción de colorantes en otro país

    25/2/2013

    Representantes de la casa matríz de la empresa de capitales alemanes TFL Argentina S.A. se reunieron ayer al mediodía con referentes sindicales a fin de informar la decisión de desvincular a alrededor de 50 trabajadores en el marco del cierre de una de las líneas de producción de la planta de Zárate, específicamente la de colorantes.
    Se trata de una disposición de la dirección ejecutiva de la industria química de discontinuar la producción de colorantes en su planta del Parque Industrial del distrito bajo el argumento de rindes económicos.
    Sin embargo, según indicó a LA VOZ Néstor Carrizo, del Sindicato de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas de la región, les fue informado que la actividad la realizarían en otro país para comercializarla posteriormente en el país. De acuerdo a lo informado por los representantes de la empresa enviados especialmente por la situación a Zárate, “los números no cierran”. La línea de producción de colorantes vendría arrojando pérdidas desde hace tiempo por lo que “no es rentable”. Los costos de producción sumada a medidas del Gobierno nacional, serían los principales factores que influyen en la inflexible medida.
    CERCA DE 50 TRABAJADORES AFECTADOS
    De esta manera se reduciría un plantel de operarios que corresponde al 50 por ciento del total de la planta. La misión enviada por la casa matríz finalizaría en las próximas horas. Buscan que los trabajadores, que ya fueron convocados, accedan a un acuerdo de retiro voluntario. De lo contrario, comenzarán a desafectarlos con indemnizaciones ya que la medida, según indicaron, no tiene vuelta atrás.
    “Pidieron que no asociemos en una medida de la que no vamos a participar, en esto de decir que 50 trabajadores si y 50 trabajadores no”, dijo Carrizo tras la reunión mantenida con los referentes empresariales. “Son planteos traídos de Europa, que puede que allí funciones pero acá no”, agregó quien además es el delegado general de los trabajadores en la fábrica, “hasta nos dijeron que deberíamos agradecer que no se vayan del país y que se pueda mantener al 50 por ciento de los puestos de trabajo, nosotros estamos dispuestos a defenderlos, aunque no sabemos cómo detener estas estrategias de firmas extranjeras que vienen, se instalan, comienzan a trabajar y cuando ya no les conviene levantan todo y se van”.
    Se trata de una situación que se viene repitiendo de hace tiempo en la zona con empresas que deciden trasladar sus plantas o parte de ellas a otros países y es algo que se mira con preocupación desde el sector sindical ya que va más allá de cuestiones que tienen que ver con salarios. Carrizo sostuvo que se necesita la intervención del Estado provincial y nacional para evitar el debilitamiento permanente de las fuentes laborales.
    EXODO INDUSTRIAL
    Desgaste de competitividad en la economía argentina y pérdida de rumbo de las autoridades nacionales fueron dos concepciones planteadas por Paolo Rocca, titular de Techint, el año pasado y desataron una ola de críticas y hasta agravios por parte de la dirigencia política nacional.
    Las restricciones a la compra de dólares, la exigencia de exportar por el mismo valor de lo que se importa, la inseguridad fiscal, son algunos de los puntos que hacen que varios empresarios que observan, desde adentro y desde afuera, la realidad nacional con otro cristal muy diferente al del Gobierno, hacen que decidan sobre el futuro de sus empresas en el país.
    Entre fines de 2011 y 2012, tres empresas del sector químico se fueron de Zárate y del país. Merisant primero, Latinoquímica del Grupo AMTEX después y, finalmente, Witcel resolvió irse a Brasil.
    Ahora, TFL decide mudar parte de su producción a otros países. Del mismo modo, también el año pasado, la empresa Lanxxes también ubicada en la zona del Parque Industrial de Zárate, optó por una relocalización de su planta de productos orgánicos en otro país, según indicaran oficialmente en el marco de “un concepto global de producción”.
    Sin embargo, cabe destacar que otra empresa de la zona industrial local, Acumuladores Eléctricos SRL, ha decidido cerrar y desafectar a 13 trabajadores.

    “Nunca se vio una situación igual y la crisis  tiende a agravarse”, dijo el Sindicato Químico

    Especulación empresarial, inacción política de los diferentes ámbitos gubernamentales ante esta situación y malestar e incertidumbre en los trabajadores son parte de un panorama con el que debe lidiar hoy el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zárate.
    “Cuando el negocio no les cierra se van, así de simple. No se dan cuenta de que hay personas detrás de estas empresas y no son simplemente números. Y esta actitud no encaja en ninguna parte de los postulados de este sindicato químico; en donde privilegiamos lo social y el bienestar del afiliado. En todos estos años, el nivel salarial de los trabajadores químicos no ha sido gratis sino que se luchó durante mucho tiempo en función de estos postulados tendientes a mejorar la situación de los trabajadores. Y esto pensamos defenderlo. No vamos a bajar los brazos como sindicato y como trabajadores gremiales”, aseguró el tesorero del Sindicato Químico local, Néstor Carrizo.
    “En treinta años que pertenezco a la comisión directiva de este sindicato nunca vi una situación de esta magnitud. Yo presencié tiempos en los que ingresaban empresas al parque industrial, ahora estoy viendo la situación inversa, y como de a poco se están yendo de Zárate. Lejos de todo análisis político, me llama la atención el silencio de las autoridades municipales y provinciales, inclusive del Estado nacional. Cuando nosotros, como sindicato, llegamos a los ministerios públicos encontramos fojas, expedientes, audiencias, todos trámites administrativos pero no estamos encontrando una decisión política para que todo esto no siga sucediendo”, agregó Carrizo quien no duda en ubicar este principio de “éxodo industrial” el año pasado con el caso de Latinoquímica, Amtex y Merisant.
    Entre fines de 2011 y 2012, dos empresas del sector químico se fueron de Zárate y del país. Merisant primero y Latinoquímica. Luego Lanxess anunció el cierre de una de sus plantas y ahora TFL, tal como este medio anticipó. También la papelera Witcel resolvió irse a Brasil.
    A este panorama se le suma “Acumuladores Eléctricos SRL”, que ha decidido cerrar y desafectar a 13 trabajadores.
    Ante todo esta situación, el representante del sindicato advirtió que, “no puede haber más silencio e inactividad”, ya que son empresas que “vienen, utilizan los recursos naturales del país, la mano de obra y se van. En el medio hay gente que deja años de su vida allí y 50 o 100 familias sin trabajo en cada tanda”, aseguró Carrizo.
    Párrafo aparte para el caso de Petrobras, empresa que hoy no está acatando una recomposición salarial acordada en paritarias y cuyos trabajadores han consensuado, en asamblea, un “quite de colaboración” hasta tanto se defina tal situación.
    “El problema de Petrobras es de concepto, más allá de que los trabajadores sigan sin cobrar la recomposición salarial negociada en paritarias. La empresa cree que salir a recomponer una escala salarial por el deterioro sufrido a raíz del presente proceso inflacionario significa sentarse a negociar para que los trabajadores realicen una mayor cantidad de tareas y aportar un mayor esfuerzo y, en definitiva, seguir cobrando lo mismo. Esto no es así, esto es una recomposición salarial no un aumento de sueldo. Por eso creemos que es más de lo mismo, y que Petrobras está aprovechando la situación coyuntural donde se sabe públicamente que está negociando y vendiendo parte de sus activos para trasladar temor al seno de los trabajadores sobre el futuro de la empresa”, evaluó.

    LA SITUACION TIENDE A AGRAVARSE

    “Los afiliados necesitan su fuente de trabajo y también todos necesitamos que los mecanismos que estén formando parte de la estrategia del Estado se pongan en marcha; ya que consideramos que la situación tiende a agravarse y es un problema que toda la comunidad deberá afrontar. También reconocemos que es un fenómeno regional dado que otras empresas de autopartes también están teniendo problemas. A raíz de todo esto se vive una sensación de malestar generalizada”, planetó Carrizo y aclaró, “habrá empresas que quizás realmente tengan problemas de costos y de competitividad. Sin embargo hay un gran porcentaje de especulación al tratarse de capitales golondrinas que se asientan donde les conviene y se van cuando la situación es adversa”, concluyó.
    Por último, puntualizó, “en el 2011 sufrimos la pérdida de Nelson Palacios, nuestro secretario general. Más allá de la lamentable pérdida, la institución no ha perdido su rumbo. Se aplicaron las normas estatutarias y asumió Norberto Lubo. En esta gestión nosotros seguimos con la misma filosofía de trabajo y del lado de nuestros trabajadores dando batalla en todos estos frentes que hoy nos toca de cerca”, dijo Carrizo.