• Hoy 25 - Zárate - 19.1°
    • Lluvia
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 98%
  • Insistirán con una ordenanza que regule los agroquímicos

    9/2/2016

    En el mes de septiembre pasado, el Concejo Deliberante sesionó en Lima y se dispuso a tratar un proyecto para regular los agroquímicos en nuestro Partido.
    A raíz de esto, un grupo de productores rurales se acercó a la sesión para alzarse en contra del proyecto de Ordenanza tildándolo de “inconsulto, arbitrario y sin sustento técnico”.
    Finalmente el proyecto se “cayó”, no se sometió a discusión y tratamiento y los propios productores rurales recibieron la promesa de que los convocaría a una reunión para avanzar en la confección de un proyecto.
    “Nadie está en contra del desarrollo sustentable. Todos los productores rurales, y propietarios de inmuebles rurales, estamos convencidos que la búsqueda del desarrollo sustentable no es algo incompatible con las buenas prácticas agrícolas que se realizan actualmente en la agricultura intensiva y en la frutihorticultura de nuestro Partido. Creemos que el desarrollo sustentable deviene de la aplicación de la inteligencia y del trabajo. De un equilibrio que debe existir entre lo urbano, lo industrial, lo nuclear y por supuesto lo rural. Esto significa que el desarrollo sustentable deviene de la comprensión de la complejidad y Zárate tiene una realidad muy compleja, con fronteras vivas entre las áreas urbanas, industriales, rurales y también aquella delimitada por normas de seguridad nuclear. Los productores agropecuarios zarateños no son irresponsables. Son verdaderos profesionales de su labor y sabemos que parte de nuestras actividades conllevan riesgos implícitos y estamos convencidos que hay que regularlos. Muchas de esas regulaciones ya existen y se aplican. El Estado tiene un rol muy importante en esto. No lo negamos. Pero no es necesario matar a la gallina de los huevos de oro de la economía de nuestro país. Nadie en el mundo civilizado lo hace. Por lo tanto plantear un Programa de Desarrollo Sustentable requiere de estudios previos de impacto ambiental y fiscal, entre otros”, declaran algunos párrafos del comunicado de este grupo de productores rurales autoconvocados que se opusieron al tratamiento.
    No obstante la propuesta de muchos ediles es avanzar en este sentido, en la confección de un proyecto con una amplia base de consenso y debate para generar una ordenanza de este tipo.

    Ley Bonaerense

    En el territorio bonaerense rige el decreto ley 10.699 de 1991 que establece la normativa básica para la explotación productiva en el campo. El problema de esta norma es que fue redactada antes del boom de la soja y de las semillas modificadas genéticamente. Es decir: fue legislada antes de que surgieran como forma de producción los pesticidas de baja, media y alta potencia. Por esos años la producción se triplicó en el territorio bonaerense, y la bonanza trajo como contrapartida la aparición de denuncias concretas, por problemas de salud de vecindades rurales como consecuencia del uso irracional de los pesticidas. Más de veinte años después la Provincia sigue sin tener una ley que regule el uso de los agroquímicos, desde todas sus variables.
    El principal punto de conflicto es la marcación de la distancia que debe mediar entre el lugar de fumigación y las zonas urbanas, los cursos de los ríos y las escuelas rurales. Desde las empresas distribuidoras de los productos aseguran que en todo el mundo no existen restricciones al respecto, sólo cuidados en la forma de aplicación.
    Es por ello que lo pretenden los ediles es sancionar una ordenanza, para todo el Partido, que regule la aplicación de los agroquímicos en consenso con los productores rurales.

    img1449