• Hoy 3 - Zárate - 20.2° / 22°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 61%
  • La nocturnidad, a dos meses de la nueva ordenanza

    17/2/2016

    En noviembre del año pasado el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza 4387 que actualizaba el Código de Nocturnidad vigente obligando a los pubs y confiterías bailables a colocar cámaras conectadas a un sistema cerrado de televisión. Esta nueva obligación para las confiterías y los pubs ya está en vigencia y los concejales están pidiendo que se controle su instalación. Y lo que la nueva normativa viene a definir es los metros de cobertura de las cámaras de seguridad, ubicadas en el frente de los establecimientos mencionados. “Las cámaras de seguridad deberán instalarse conforme a lo estipulado en el decreto 2589/09 reglamentario de la ley provincial 14050; asimismo deberán instalarse cámaras de seguridad en la zona de ingreso y egreso, a los fines de extremar las medidas de prevención y seguridad para el público asistente. Los establecimientos definidos en la categoría III y IV (pubs y confiterías bailables) deberán contar en sus accesos, egresos y entorno, entendiendo como tal cien metros del frente correspondiente al establecimiento, con un dispositivo de circuito cerrado de T.V., cuyas características técnicas serán determinadas en la reglamentación. El mismo deberá estar activado desde una hora antes de la apertura al público y hasta una hora luego del cierre. Las cintas de video grabadas deberán ser guardadas como mínimo por veinte días corridos y sólo podrán ser presentadas a requerimiento de la Justicia ante la existencia de una infracción al Código de Faltas Municipal, delito o a requerimiento del personal municipal. La falta de información -por cualquier motivo que fuere- será considerada causa grave.- Los gastos correspondientes a la instalación de las cámaras de seguridad serán asumidos por los propietarios de los establecimientos implicados”, concluye la ordenanza.
    Hasta el día de hoy todos los comercios del rubro ya deberían haber cumplido con esta ordenanza sancionada hace dos meses.

    FALTA DE PROGRAMAS DE  PREVENCION
    El Municipio viene desarrollando un arduo trabajo en la desconcentración en la zona de la costanera, donde se encuentra el boliche más concurrido de la zona, aunque el resto de los locales de este rubro se encuentran en el Centro, en una zona altamente poblada y de los cuales los propios vecinos se quejan desde los ruidos molestos hasta la sucesión de corridas y agresiones entre los jóvenes que salen o se encuentran en los boliches.
    Sin embargo, luego de una sucesión de graves hechos ocurridos en el año 2013 y 2014, hoy la situación está más controlada y no solamente hay más presencia policial, sino que también las fuerzas de seguridad están mejor coordinadas y actúan en los horarios más conflictivos, como la desconcentración. A diferencia de otros tiempos, no se ven con tanta frecuencia vidrieras rotas como se registraba antes en diferentes hechos de vandalismo y operativamente parece que la situación está, de alguna manera, contenida.
    Pero luego está la otra pata, que son las campañas de prevención y diferentes iniciativas que ayudan a generar conciencia en los jóvenes. Uno de ellos, y encarado por el propio municipio, es “Noche en la Ribera” en la zona de Costanera; donde se desarrollan shows musicales, exhibiciones de BMX, patio de comidas, circo y campañas de concientización para proponerles a los jóvenes actividades alternativas que no necesariamente tengan que ver con boliches y salidas nocturnas. Sin embargo, esto se realiza una sola noche durante el verano y durante el año hay pocas actividades en este sentido. Tampoco hay mucha difusión de programas municipales o la coordinación de otros programas a nivel nacional y provincial sobre la prevención de drogas.

    PICADAS DE MOTOS
    Otra de las situaciones cotidianas a resolver son las picadas de motocicletas y el ruido de los escapes que son colocados como accesorio por sus propietarios para amplificar el ruido del motor. De la misma manera, hay algunos kioscos que podrían estar vendiendo alcohol después de las 21 horas.
    Este análisis se remite a la zona del Centro, Costanera y los barrios cercanos al Centro, mientras que en los barrios periféricos la situación en materia de nocturnidad, del expendio de bebidas alcohólicas y de picadas es mucho más grave por la ausencia más notoria del Estado.

    LAS PREVIAS SON UNA CONSTANTE
    El mayor consumo de bebidas alcohólicas sigue sucediéndose en el ámbito privado, esto es algo que padres y familiares de los propios jóvenes continúan ubicando como una constante. El motivo está en el alto precio que fijan las barras de los boliches para la venta de bebidas alcohólicas acompañado de una amplia franja de jóvenes que no estudia ni trabaja, cuyo presupuesto se ve acotado cada fin de semana y encuentran en estas reuniones previas a la salida boliches la manera de consumir alcohol de forma más barata. Dos o tres representantes de un grupo son los encargados de juntar el dinero y de comprar la bebida. Luego otro miembro dispone de la casa para la reunión y pasan dos o tres horas consumiendo alcohol antes de ingresar al boliche a las 3 mañana.
    Claro que es clave la presencia y el compromiso de los padres con la educación y el acompañamiento de sus hijos en una etapa conflictiva como la adolescencia, aunque este tipo de reuniones ya forman parte de las acciones de índole privado y que se reducen a cada familia.

    Algunas normas del Código de Nocturnidad

    El nuevo código de Nocturnidad, sancionado en el año 2013, atiende la creciente demanda de los menores de edad para salir a bailar y propone que los menores entre los 14 y 17 años podrán ir a la matinée en el horario de 18 a 00 horas, sin excepción y los propietarios de los locales deberán adecuarse a este nuevo horario y plantea que en tales establecimientos no se realizará exhibición, venta, expendio, y/o suministro a cualquier título de bebidas alcohólicas. Tampoco se admitirá la concurrencia simultánea en los locales e instalaciones bailables de menores de catorce a diecisiete años con mayores de dieciocho años de edad”. En este sentido, la ordenanza 4101 dispone que los inspectores municipales que ingresen a controlar un boliche, bar o pub tienen la facultad de pedir el DNI a cada una de las personas que se encuentren en el interior; algo que no lo prevé la Constitución Nacional, ya que en el artículo 14 prevé la libertad de tránsito y faculta a la fuerza pública para la realización de esta tarea; no a empleados municipales cualquiera sea su actividad. Nadie está obligado a llevar DNI al salir a la calle pero es obligatorio acreditar la identidad (art. 13 ley 17.671) en circunstancias que lo ameriten. La pregunta es si la entrada a un boliche para mayores de edad es una de ellas.
    Otro de los interesantes párrafos es la posibilidad de que los vecinos se agrupen en un “Registro de oposición vecinal”. La nueva normativa divide en categorías a bares; restaurante, casas de comidas y comercios afines, restaurante con espectáculos en vivo; pub; confiterías bailables; pool, billar y bowling; salones de fiestas y salones de fiestas infantiles y salones de fiestas de instituciones o clubes. Todos estos locales son habilitados dotándoles una zonificación, aprobando o desaprobando el predio que el propietario presenta para tal fin. No obstante esto, ahora se deberá enfrentar con un “Registro de Oposición Vecinal”.
    “Se estime a criterio del DEM que la actividad a desarrollar causará molestias o intranquilidad al vecindario, lo que deberá ser comunicado mediante acto administrativo debidamente fundado. Para ello podrá considerarse que la actividad genera molestias o intranquilidad, cuando exista oposición formal de la mayoría simple de los vecinos, que habitan en la manzana donde se ubica el establecimiento y sus manzanas contiguas. Se considerará Registro de Oposición, a la manifestación de voluntad de los vecinos ante cada nueva habilitación que requiera de su consulta”.

    previa