• Hoy 25 - Zárate - 19.1°
    • Lluvia
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 98%
  • Hoy se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de José de San Martín

    25/2/2016

    Hoy, 25 de febrero se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de José de San Martín, ocurrido en Yapeyú (Corrientes) en 1778. Con tal motivo la “Asociación Cultural Sanmartiniana de Zárate” recuerda su trayectoria de vida ejemplar.
    La proeza sanmartiniana construyó para la patria, el camino de la Libertad, como uno de los ideales más sublimes en que se apoya la humanidad.
    En San Martín se hermanaban las virtudes del guerrero y del ciudadano; fue humanitario y generoso con el vencido, sencillo y austero en su vida, y predicó con el ejemplo. Jamás lo doblegaron las adversidades ni fue esclavo de la impaciencia.
    El proyecto de San Martín, era realmente un plan continental, o sea que estaba alentado por un espíritu americanista que derivaba del hecho de concebir al Nuevo Mundo hispánico como la patria común, y no como una antorcha base geográfica para que sobre ella tomaran ubicación los parcelamientos nacionales o regionales.
    La explicación y la clave de la conducta del Libertador durante toda su gesta en América, fue que en el período de diez años de su carrera pública, en diferentes mandos y Estados, la política que se propuso seguir fue invariable, y que la suerte, y circunstancias más que el cálculo favorecieron sus expectativas, especialmente en la primera, la que no mezclarse en los partidos que alternativamente dominaron en aquella época en Buenos Aires, a o que contribuyó su ausencia de aquella capital por espacio de nueve años. En cuanto al segundo punto fue mirar a todos los Estados americanos en que las fuerzas a su mando penetraron como Estados hermanos interesados todos en un mismo fin. Consecuentemente con este justísimo principio, su primer paso era hacer declarar su independencia y crearles una fuerza militar propia que la asegurase.
    Para no perder de vista el objetivo fundamental –la independencia americana fue trascendental, la firmeza del General San Martín en su pensamiento; sobre el que construyó su epopeya libertadora, al no mezclarse en las contiendas partidarias, mirar a todos los pueblos como hermanos, ceder en lo personal, abstenerse hasta rozar lo sobrehumano en homenaje al bien común; condición que queda plasmada en sus palabras… “Vengo a trabajar por la independencia de mi país, de esto se trata hoy; y no en la forma de gobierno”. Para él nada hubo superior a la independencia americana, y al logro de ésta dedicó todos sus esfuerzos, a la vez que en su homenaje realizó todos los sacrificios, hasta el máximo del renunciamiento personal.
    La memoria del gran momento en que por la unión y el patriotismo se dio la libertad a medio mundo, es el legado más sublime de un pueblo a la posteridad.
    Una característica constante de la acción sanmartiniana en América, fue la de evitar por todos los medios posibles la división entre quienes debían tener por objetivo fundamental la independencia americana y la total derrota de cuantos se oponían a ello.
    Tal propósito inquebrantable de conducta lo llevó a no alinearse jamás en facción alguna, tratando de estar siempre por encima de todas.
    En 1820 ante la crisis entre el poder central y los caudillos federales del Litoral que ponía en peligro la causa americana, San Martín decidió intervenir personalmente para evitar que lo ya logrado se perdiera o se malograra el plan continental.
    Con la claridad que caracterizaba a San Martín comprendió de un solo golpe lo tremendo de la situación y decidió a actuar, no vaciló en poner el interés de la patria por encima de sus convicciones; dado que, como él sostenía, la sangre americana que se vierta es muy preciosa y debía emplearse contra los enemigos que quierían subyugarnos; en palabras propias del General “mi sable jamás se sacará de la vaina por opiniones políticas, como éstas sean a favor de los españoles y de su independencia”.
    El verdadero patriotismo, en opinión del General, consiste en hacer sacrificios, por la patria, sin duda alguna, de lo contrario seremos amarrados al carro de la esclavitud.
    Ningún período en la vida del Libertador fue más indicativo de la firmeza de su espíritu americanista que el corrido entre su entrevista con Bolívar en Guayaquil y su salida del Perú despojado ya de la pesada carga del Protectorado.
    Sus promesas para con el pueblo en que ha hecho la guerra están cumplidas: hacer su independencia y dejar a su voluntad la elección de sus gobiernos.
    Hoy, el pueblo americano y la historia consideran la salida de San Martín del Perú como un acto de abnegación realizado en aras del definitivo triunfo de la causa independentista.
    El general San Martín no había buscado la gloria, sino el cumplimiento del deber y el servicio de la Patria, haciendo aún más de lo que el deber le exigía.
    El hombre que renunció a la gloria y que jamás usó su sable para avasallar a las naciones, fue virtuoso, desinteresado y el más humilde en su grandeza, a quien Perú, Chile y Argentina le deben su ser político.

    Asociación Cultural Sanmartiniana de Zárate

    jose-de-san