• Hoy 2 - Zárate - 22.8° / 24.6°
    • Nublado
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 64%
  • “Queremos que se retrotraiga todo a foja cero y los telegramas de despido queden sin efecto”

    22/3/2016

    Cientos de trabajadores de los gremios de la construcción se están concentrando ahora en la Ruta Panamericana, en el km. 103 (Lima). En tanto que ayer cerca de las 9 horas, en las inmediaciones del complejo nuclear Atucha, para celebrar una asamblea de cara a las nuevas medidas que tomará el sector, al no lograr un acuerdo por el conflicto laboral que atraviesan.
    Según resolvieron los trabajadores de la Unión Empleados de la Construcción y Afines de la República Argentina (Uecara), así como también los de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), la medida de fuerza de alerta, paro y movilización fue intensificada y el reclamo se trasladó a la rotonda de iZárate, donde varias centenas de obreros cortaron de manera total el paso por el lugar en todos los sentidos.
    Sobre el carril de egreso de la ciudad se apostaron en tareas de prevención móviles de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, de Policía Vial, de Policía Local, del Comando de Prevención Comunitario y la Dirección de Prevención Urbana, mientras que el tramo de Ruta 12, en sentido al puente Zárate-Brazo Largo, fue controlado por personal de Gendarmería Nacional. Hacia el mediodía, el humo negro de las cubiertas quemadas ocupó la atmosfera del lugar. Entre los trabajadores, se pudo ver al diputado nacional Abel Furlán (Fpv), al diputado provincial Marcelo Torres (FpV), al concejal Leonel Soto, junto a dirigentes gremiales como Lucas Papaconstantinu (secretario del Interior de Uecara), Cristian Poli (Secretario General de Suteba Zárate) y referentes de Uocra Zárate como Cesar Sánchez y Luis Almara.
    Con el correr de los minutos, el paso fue abierto de manera intermitente, permitiendo la circulación de los vehículos, principalmente de aquellos que salían de Zárate, así como también de los camiones que provenían del puente Zárate – Brazo Largo.
    El reclamo se desarrolló dentro de los parámetros establecidos, a través del diálogo entre los referentes gremiales, con las autoridades de Gendarmería. Pasado el mediodía, se acordó abrir completamente el paso, aunque los manifestantes permanecieron en el lugar sin interrumpir la circulación. Cerca de las 15 horas, se realizó una marcha alrededor de la rotonda, para luego descomprimir la manifestación a través de una movilización sobre avenida Lavalle en sentido al centro de la ciudad.

    Guillermo Moreno en la Rotonda

    Para sorpresa de todos los manifestantes, en horas del mediodía se acercó a la manifestación llevada a cabo en la rotonda de ingreso a la ciudad, el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, quien, según explicó, se enteró de la movilización cuando viajaba por las cercanías de la ciudad, luego de visitar la provincia de Salta acompañado por el Secretario General de la CGT Zona Norte, José Luis Casares.
    “La última vez que vinimos a hacer un acto a Zárate sabíamos de la situación. Le pedimos a los compañeros que tengan prudencia, y les dijimos que íbamos a estar siempre que los estuvieran reclamando por su fuente de trabajo”, declaró a la prensa.
    Luego de saludarse con dirigentes sindicales y trabajadores, el ex funcionario del kirchnerismo manifestó: “El Gobierno Nacional es un gobierno brutal, aumentó el precio de la comida y ahora no se ocupa del empleo de los compañeros, tiene que tomar todas las medidas necesarias para que esto no pase, no puede dejar a las familias argentinas sin trabajo. Todavía tiene 15 días más para encontrar una solución. El gobierno está para generar soluciones, no crear problemas. Acá no había problemas y ahora los hay, eso no es gobernar”.
    En la misma línea, y describiéndose como “un humilde militante”, Moreno subrayó que el peronismo acompañará a los trabajadores en cada punto del país donde la medida de fuerza se replique. “Esta política que está tomando el gobierno oligárquico va en contra de los intereses del pueblo”, sostuvo, y concluyó: “Necesitamos estar todos juntos, porque en la medida que estemos, juntos vamos a lograr que este gobierno deje de ser brutal”.

    “Queremos que se retrotraiga todo a foja cero y los telegramas de despido queden sin efecto”

    El Secretario del Interior de Uecara, Lucas Papaconstantinu explicó a LA VOZ que la medida de fuerza adoptada durante la mañana de ayer, surgió por decisión de las bases ante la falta de respuesta por parte del Gobierno Nacional frente al conflicto que atraviesa el sector.
    “Estamos esperando respuestas del Gobierno Nacional, porque las que tuvimos fueron negativas. Esperamos que recapaciten y puedan dar un paso atrás. La problemática ya es vox populi, tenemos que estar todos a la altura de las circunstancias”.
    El próximo 30 de marzo, un día antes de que los despidos se efectivicen, las autoridades sindicales llevaran a cabo una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación, para la cual solicitaron la presencia del titular de la cartera, Jorge Triaca, así como también la del Subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano. Al respecto, Papaconstantinu sostuvo: “Somos muy optimistas, pero las expectativas que tenemos no son muchas. Estamos haciendo lo imposible para que los puestos de la Central Nuclear continúen, y que podamos decirles a los compañeros que a partir de abril seguirán trabajando en la central”.
    En este sentido, explicó que el encuentro con el vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Mosca, solo dejó el mensaje de continuidad que emana del Gobierno Nacional, aunque para los gremialistas las palabras no transmiten certezas a los trabajadores: “Nosotros no creemos eso hasta que el Gobierno Nacional retrotraiga todo a foja cero y los telegramas de despido queden sin efecto”.
    Según advierte, entre los trabajadores el clima es angustiante y de incertidumbre. Los tiempos se acortan y las gestiones realizadas desde las esferas ejecutiva y legislativa de la ciudad, hasta el momento no han generado el efecto esperado. “Hay más de 600 trabajadores mensualizados y mas de 1400 jornalizados afectados. Esto es un efecto cascada, solo hay que dar vuelta la cabeza para ver que hay compañeros despedidos por todos lados”, concluyó.

    uocra-1-web

     

    uocra-2