• Hoy 30 - Zárate - 26.7° / 27.5°
    • Despejado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 42%
  • Cáffaro: “Deberíamos tener el aval para acceder a créditos internacionales”

    23/3/2016

    “Hay que adaptarse a una nueva realidad, a un nuevo país”, evaluó el intendente Osvaldo Cáffaro aclarando, casi de forma inmediata, “lo cual no significa que pretenda pasarme de un partido a otro. Focalizaremos en la educación, medio ambiente, seguridad, salud pero económicamente estamos bien y esto es un respaldo”, evaluó.
    Y cuando se lo consultó sobre la manera de continuar con el financiamiento de obras públicas más allá de la postura y la política del gobierno nacional, el intendente fue claro, “tengo un Gabinete capacitado en función de elaborar propuestas, proyectos y adaptarlos a los pedidos de los organismos internacionales”.
    Y mencionó tres, la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (AICE).
    Con la primera Zárate entabló contacto para el financiamiento de una segunda etapa del Centro de Gestión del Conocimiento (CGC). En tanto el BID ya le aprobó al Ejecutivo municipal y a su par de Campana, un crédito para la construcción de un relleno sanitario que reemplace al actual basural a cielo abierto. Sin embargo la municipalidad no logra adquirir el terreno de Concaro para hacerse del préstamo y comenzar el proyecto. Y con “Ciudades Educadoras” se trata de una propuesta más centrada en la educación y en la posibilidad de difundir y fomentar proyectos educativos.
    “Pueden ser una fuente de financiamiento alternativa pero son trámites muchos más lentos. Sin embargo hoy el problema de la municipalidad no es económico, el problema es financiero, los municipios no tenemos financiamiento, o sea créditos para continuar haciendo muchas de las obras necesarias para los vecinos. Y desde los noventa que los municipios tenemos muchos filtros; uno de ellos es la Ley de Endeudamiento mediante la cual no podemos endeudarnos sin el aval de la provincia y la nación. En nuestro caso no tenemos problemas económicos y deberíamos tener el visto bueno para acceder a créditos y resolver, por ejemplo, el pavimento de todas las calles de Zárate y Lima”, concluyó Cáffaro.

    “Me siento acompañado por la ciudadanía”
    El intendente reconoció encontrarse golpeando puertas de ministerios “en soledad”. “Políticamente no me sentí solo, es una situación muy particular en la que me he sentido acompañado por el vecino de Zárate. El proyecto de continuar con obras como Atucha creo que lo debemos defender entre todos porque el impacto no es solamente en el bolsillo de aquel que trabaja sino que el impacto es negativo en todo lo que rodea a ese trabajo. Yo siempre multiplico el impacto por tres y proyecto su impacto en el transporte, la gastronomía, el comercio y el consumo. Siempre cito como precedente a la década del noventa; y no me olvido que cuando el Estado desacelera, las empresas hacen un efecto espejo y empiezan a aplicar políticas de flexibilización laboral, reducción de horarios y de su plantel de trabajadores. Actualmente existe una reducción de la economía, comparado al año pasado, y cuando desacelera el Estado algunas empresas copian lo mismo. Es por eso que hoy vemos dificultades con las cerveceras, papeleras, con la propia Unión Obrera Metalúrgica en lo que respecta a Tenaris; y este tipo de desaceleración tiene un impacto muy grande en la comunidad”, agregó Cáffaro.
    En este sentido remarcó; “además a la mano de obra capacitada hay que cuidarla, a los técnicos hay que cuidarlos y deben seguir trabajando en la construcción de Atucha 3 y 4”.
    Por último, la propuesta del Ejecutivo municipal para atenuar los más de 2 mil despidos de los obreros de Atucha 2 es clara, emplearlos en obras públicas de la ciudad por el transcurso de un año, y a la espera de que Atucha 3 se construya.
    Para ello el gobierno nacional tendría que aportar 2500 millones de pesos para pagarles a los obreros su salario hasta fin de año. Por su parte, el Ejecutivo municipal aportaría 38 millones y medio de pesos para comprar materiales en el marco del Fondo de Infraestructura que se creó a partir de la ley de endeudamiento que los legisladores le aprobaron a la gobernadora María Eugenia Vidal.
    En tren de aportar más información sobre el plan de mitigación convenido entre la Uocra local, el Ejecutivo y Nucleoeléctrica, cabe señalar que el salario de un obrero que trabaja en este plan, y realizando obras municipales, cobra un salario básico que ronda los 6 mil pesos, una cifra mucho menor a la que cobran trabajando en una obra como la de Atucha. Pero más allá de esto el beneficio es la estabilidad laboral a la espera de la cuarta central.
    Por lo tanto, y para que este plan se apruebe, aguardan la aprobación del Ejecutivo nacional. “Es el ministro de Energía, junto al presidente de la Nación, quien debe dar el sí a nuestra propuesta entendiendo que debemos ir siempre hacia adelante”, cerró el intendente.

    Osvaldo Cáffaro.

    Osvaldo Cáffaro.