• Hoy 29 - Zárate - 9.8° / 10.8°
    • Nublado
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 92%
  • Tétanos, ¿cómo evitar esta enfermedad grave?

    31/5/2016

    El tétanos es una infección grave causada por una toxina generada por la bacteria Clostridiumtetani que está presente en el suelo y se caracteriza por la aparición de contracturas musculares permanentes y paroxísticas, localizadas o generalizadas. No es contagioso y no se transmite de persona a persona. Es una enfermedad de gran importancia en el mundo, sobre todo en los países subdesarrollados, ya que produce gran número de muertes.
    Diversos factores tienen importancia epidemiológica. La edad no es limitante; puede desarrollarse en el recién nacido y hasta en edades avanzadas. En estas última se registra la mayor incidencia, lo que evidencia un déficit de la inmunización en esa población. Suele vincularse con actividades como: trabajadores rurales, jardineros, carpinteros, albañiles y toda otra tarea que incremente la probabilidad de heridas en sujetos no vacunados. Las heridas cutáneas son la puerta de entrada más frecuente de la infección tetánica.
    Aunque se presenta en raras oportunidades, merece mencionarse por su particular gravedad el tétanos postquirúrgico y el debido a inyecciones intramusculares. En la mujer es frecuente como consecuencia de abortos provocados. En el 7 % al 20% de los casos la puerta de entrada es inaparente. Los síntomas suelen desarrollarse de forma gradual en las primeras semanas. La persona afectada experimenta espasmos de los músculos de la mandíbula, dolor de cabeza e irritabilidad, además de insomnio y dolor localizado en la columna vertebral. A continuación, experimenta tensión muscular, dolor, espasmos que se diseminan a otras partes del cuerpo, incluyendo el cuello, los hombros y la espalda con creciente intensidad, pudiendo cursar con fiebre. El nivel socioeconómico y cultural es importante, ya que se relaciona con el conocimiento de las normas higiénicas elementales para el cuidado de las heridas y sobre todo la inmunización adecuada conseguida a través del cumplimiento estricto de planes de vacunación que previenen la enfermedad.
    El Calendario Nacional de Vacunación contempla la vacuna pentavalente a los 2-4-6 meses, la cuádruple a los 18 meses, la triple bacteriana celular al ingreso escolar, la triple bacteriana a celular a los 11 años y luego cada diez años la doble adultos que contiene los toxoides diftérico y tetánico. Durante el embarazo se debe completar esquemas si la madre no está correctamente inmunizada, igual que en los preoperatorios y en caso de heridas cutáneas potencialmente tetanígenas.

    Dr. Federico R. Simioli

    Médico Infectólogo

    MN 134255

    el-tetanos