• Hoy 25 - Zárate - 18° / 18.5°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 97%
  • Cuatro jóvenes brindan apoyo escolar gratuito en la Parroquia de Fátima

    17/10/2016

    Desde principios de año, cuatro jóvenes de la ciudad ofrecen clases de apoyo en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en calle Hipólito Yrigoyen 99, en una actividad autogestionada y que ofrece una alternativa para aquellos niños que requieran reforzar su aprendizaje.
    La docencia tiene la particularidad de ser una de las profesiones donde la vocación juega un rol fundamental. El trabajo llevado adelante por Floriana Manzi, Agustina Camaz, Mailen Melo y Ludmila Petrik, representa un claro ejemplo de la entrega y la voluntad de realizar un aporte a la comunidad, a través del abordaje educativo.
    Originalmente, Agustina y Mailen brindaban clases de apoyo y actividades de recreación gratuitas en el barrio La Ilusión; pero el lugar, donde concurrían varios chicos, fue demolido, debiendo cesar con las acciones que llevaban adelante.
    Fue así, a través de la constancia y la voluntad, que se contactaron con Ludmila y Floriana, quienes brindaban clases de apoyo en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, a un grupo de niños de primaria, puntualizando en materias como matemática e inglés. La incorporación de Agustina y Mailen permitió ampliar el espectro de materias de apoyo y, fundamentalmente, logró que todas pudieran realizar tareas de abordaje particular, según las necesidades de cada alumno, además de acciones de contención para los chicos, sumado a las actividades de recreación como dibujo, teatro o danzas. “A veces los chicos tienen una realidad tan fuerte o tan dura, que no saben cuáles son sus preferencias, por eso este espacio le damos la oportunidad de que lo descubran”, detalla Agustina.
    “Se implementó la idea de dar la merienda ahí, con alguna recreación y contención para los chicos”, explica Floriana. A raíz de que cuentan con un espacio apto para recibir a una mayor cantidad de chicos –al día de hoy asisten alrededor de seis alumnos-, y con gran hospitalidad por parte del Padre Lucas y de toda la parroquia, las jóvenes comenzaron una campaña escuela por escuela, informando a los alumnos sobre las clases de apoyo, con el objetivo de sumarlos al programa.
    “Estamos pidiendo que vengan chicos, es una buena posibilidad para ellos y para los padres que no tienen que pagar particular. Nosotras tenemos espacio, porque la parroquia nos presta los salones, que son nuevos”, cuentan.
    En este sentido, señalaron que al lugar asisten niños entre seis y diez años, proveniente de distintos establecimientos educativos y, en algunos casos, de barrios alejados, haciendo un gran esfuerzo para participar de las clases. “Los chicos van muy contentos, les encanta. Algunos chicos hacen las tareas en sus casas y van igual. Nos hacen cartas todo el tiempo”, detalla Ludmila.
    A través de un pedido a la comunidad realizado en las redes sociales, las jóvenes lograron que varias personas conozcan la causa y se acercaran a donar libros, cartulinas y alimentos, dado que ellas se encargan de solventar los materiales que ofrecen en las clases.
    Según adelantaron, proyectan continuar con la actividad durante el verano, así como también el próximo año. Entre los proyectos establecidos, tienen la idea de ampliar el abanico de contenidos, y no solo limitarse a las materias en las que se especializan (como economía, inglés y matemáticas), sino a temáticas generales.
    “Mucha gente, a veces, quiere colaborar, y no sabe cómo hacerlo”, expresaron. Las clases de apoyo, para todas las edades, se realizan los sábados, en el horario de 14 a 16 horas. Quienes deseen colaborar con la actividad, acercar útiles escolares o alimentos, pueden hacerlo en el mencionado horario, o bien durante la semana, antes de la misa.

    Floriana Manzi, Agustina Camaz, Mailen Melo y Ludmila Petrik.

    Floriana Manzi, Agustina Camaz, Mailen Melo y Ludmila Petrik.