• Hoy 28 - Zárate - 14.4° / 14.8°
    • Lluvia
    • Presión 1015 hpa
    • Humedad 74%
  • Volvió a sentirse el fuerte y extraño olor en la ciudad

    3/5/2017

    Al igual que viene sucediendo desde mediados del mes pasado, el fuerte olor a “pis de gato” volvió a sentirse durante el pasado fin de semana largo en varios puntos determinados de la ciudad.
    En principio, y en virtud de descartar posibilidades, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) no tiene registros de paradas de emergencia o mantenimientos planificados de plantas industriales que se ubican dentro de la tercera categoría, o sea las más contaminantes. Por lo tanto se desconoce la situación de PyMEs o empresas más chicas.
    Teniendo en cuenta esto el abanico de probabilidades es más acotado y aún así organismos oficiales siguen sin poder dilucidar el origen del olor avinagrado que se volvió a sentir el día sábado y en algunas franjas horarias del domingo.
    Por otro lado los propios vecinos de El Bajo tienen otra hipótesis, que el olor no proviene del ambiente sino de abajo, de las cloacas; amparados en un hecho fáctico que no se ha podido dar solución definitiva en estos últimos años, largos metros de zanja que terminan llevando el agua servida de las cloacas de toda la ciudad al río sin ningún tipo de tratamiento.
    De hecho frentistas de calle San Lorenzo padecen el olor a cloaca durante todo el año, dado que los zanjones se ubican detrás de sus viviendas, y no dudan en ratificar que alguien arrojó algún tipo de químico a las cloacas, provocando el olor avinagrado que muchos asocian a “pis de gato”. Es por ello que piden mantenimiento y que saque muestras de las cloacas y de la propia red de agua para descartar esta hipótesis.
    Un hecho similar en Capital Federal
    A principios de agosto de 2015 los barrios porteños de Palermo, Belgrano y Colegiales amanecieron con un fuerte, y extraño, olor que se registró en toda la zona norte de la Capital; se trata de un olor similar al “pis de gato”.
    Inmediatamente organismos oficiales comenzaron a tratar de encontrar el origen pero descartaron posibles pérdidas de gas, incidentes de origen industrial y hasta algún tipo de derrame de amoníaco, una sustancia irritante que al entrar en contacto con los ojos, la boca, la nariz produce quemaduras con destrucción de tejidos del aparato respiratorio.
    En este caso, y volviendo a la situación local, la municipalidad confirmó que este fuerte olor no provocó variaciones en la calidad del aire y que no se trata de algo esencialmente tóxico.
    Lo que sí se puede confirmar es que la situación particular se está dando a nivel local, dado que pese a las diferentes direcciones que tomó el viento desde hace quince días, no hubo denuncias en Campana u otro lugar cercano a Zárate de la región.