• Hoy 20 - Zárate - 3.9° / 4.7&deg
    • Despejado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 91%
  • El Concejo Deliberante se solidarizó con trabajadores de Carboclor y NASA

    2/6/2017

    Zárate ha dejado de ser una “isla” en materia productiva y de empleabilidad, fue dicho por el propio intendente y ahora son los ediles de varios bloques quienes declaran que Zárate y Campana “se ha transformado triste polo productivo de referencia, ya que no es noticia por cuestiones vinculadas a la producción sino al desempleo y el parate industrial”.
    En este contexto fue que muchos trabajadores del sector nuclear y de la industria química se hicieron presentes en el Concejo Deliberante obligando a los concejales a plantear su posición política respecto a los despidos y el cierre de plantas. Y el cuerpo de ediles reaccionó, solidarizándose con los trabajadores de Carboclor ante el inminente cierre de su planta, y el despido de 137 trabajadores contratados por Nucleoeléctrica Argentina.
    Cabe señalar que, por un lado, Carboclor S.A presentó un procedimiento preventivo de crisis ante la cartera laboral en el marco de la decisión de sus directivos de concentrarse en el negocio del almacenaje y la logística. O sea no seguirán produciendo para importar y abastecer de sus insumos a otras plantas sino que redireccionarán su matriz productiva. En este caso unos 220 trabajadores, en convenio y fuera de convenio, son los puestos laborales que se perderían en la planta de Campana.
    Por otro lado, se informó que Nucleoeléctrica Argentina confirmó que ante la falta de presupuesto no renovó los contratos de 137 empleados nucleados en la Unión de Empleados de la Construcción y Afines (UECARA) y subcontratados por las empresas Bureau Veritas y Adecco. Además muchos de ellos son empleados administrativos o profesionales que se encuentran fuera de convenio pero dentro de la unidad de gestión (UGD) de Atucha 4.
    Tras la votación, que no contó con la presencia del bloque de Cambiemos, todos los trabajadores celebraron la postura política tomada por el Concejo Deliberante. Luego prosiguió la sesión normalmente.

    “Carboclor y Atanor no serán las últimas empresas que cierren”

    El panorama descripto por los concejales en materia laboral no es el más alentador, hasta algunos no dudaron en calificarlo como “crítico”. “No fue la única Atanor y no será la última Carboclor las empresas que decidan cerrar sus puertas aprovechando una tasa de interés que hoy les está dando una rentabilidad muy grande y que aporta seguridad a su capital. El capital elegirá siempre la matriz financiera por sobre la productiva”, evaluó el concejal del FpV- PJ, Facundo Ocampo.
    “Por eso es fundamental la unidad sindical más allá de las diferencias que hoy puede llegar a haber en la actualidad. Porque detrás de cada compañero despedido, en el caso de Atucha son 137, creemos que se verán afectados otros puestos de trabajo porque son personas a las cuales se les deja de dar el servicio de comedor, no se las traslada más en colectivos y dejan de consumir. Por eso creemos que no son solamente 137 los trabajadores afectados sino casi 400 con el recorte de todos los puestos indirectos de trabajo que el personal nuclear genera”, reflexionó el edil.
    Por su parte el concejal Lucas Castiglioni, perteneciente al Frente para la Victoria- Partido Justicialista, esgrimió; “no solamente los trabajadores son afectados sino el sector comercial de la ciudad; el cual fue impactado de lleno ante otras situaciones de esta escala. Estamos hablando que por cada puesto de trabajo también se afecta al sector comercial de lleno porque se traduce en un menor consumo. En el caso de los trabajadores despedidos del sector nuclear se trata de muchos empleados a quienes el propio Estado nacional capacitó y gracias a ellos se logró terminar Atucha 2. Yo soy un empleado de Nucleoeléctrica Argentina en licencia y es un tema que me toca de cerca”.
    Otro de los que declaró fue el concejal de Nuevo Zárate, Pablo Gallardo; “el gobierno nacional está expresando su deliberado corte neoliberal con una lógica de acumulación amparada en la matriz financiera y no productiva; es decir que para una empresa es más rentable invertir en bonos antes que generar puestos de trabajo. Esto está acompañado de un Estado débil incapaz de equilibrar el peso de los grandes sectores económicos con los trabajadores, más bien siendo funcionales; y en tercer lugar está lo que postuló el gobierno nacional en campana, donde existió un fraude a la población y hoy ese contrato social sigue resquebrajándose. No vinieron a construir sobre lo construido sino que evaluaron que había demasiada industrias, demasiados salarios, demasiado Estado presente con políticas activas y todo se reorientó hacia los mercados. Lamentamos que el bloque de Cambiemos se haya retirado del recinto a la hora de votar estos expedientes de apoyo y solidaridad hacia los trabajadores porque tenían la oportunidad de defender políticamente las decisiones tomadas por su gobierno”.
    Por último el edil del PJ, Leonel Soto, opinó; “el sector productivo e industrial viene sufriendo los embates de una política económica que hace ya 18 meses se presentó a la sociedad como libre y moderna pero que en realidad desprotegen a los trabajadores, la industria nacional, a las pymes y todo el sector productivo de nuestras economías regionales. Como ya nos pasó en la década del 90, las nuevas condiciones generales de la estructura económica de nuestro país que implantó el gobierno de Cambiemos hace más rentable la especulación financiera y los bonos, cuyos intereses se están pagando con endeudamiento externo y las consecuencias inmediatas están siendo la falta de inversión en educación y salud y, a mediano plazo, los efectos propios de dichos cumplimientos externos los pagaran nuestros hijos y nietos”, concluyó el referente peronista.