• Hoy 15 - Zárate - 5.8° / 7°
    • Nublado
    • Presión 1027 hpa
    • Humedad 75%
  • “Estamos equipando todas las unidades sanitarias para hacer frente a las enfermedades de invierno”

    12/6/2017

    La tos, las narices tapadas, dolores lumbares, sensación de decaimiento, fiebre y hasta las clásicas anginas ya son parte de un cuadro general de malestar en muchas ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires. Zárate no es la excepción y la llegada de las bajas temperaturas generó el marco para que este tipo de enfermedades respiratorias de invierno se queden por varias semanas.
    Los médicos no dudan en destacar que estos primeros fríos pueden ser peligrosos porque toman al cuerpo y al sistema inmunológico desprevenido y porque también sucede que ante las bajas temperaturas la gente permanece más tiempo en lugares cerrados, y eso facilita los contagios. Siempre hablando de personas jóvenes y adultas y exceptuando a los grupos etarios denominados “de riesgo”, como pueden ser personas de la tercera edad o bebés.
    “Recomendamos que la gente no entre en pánico o no salga de sus viviendas sino que vaya tomando todos los recaudos posibles en éstas épocas del año esencialmente si tienen bebés o adultos mayores. Que ventilen los ambientes, que se laven las manos y si tienen a su hijo resfriado o con tos, que trate de no mandarlo al jardín o al colegio porque ese chico, seguramente, vuelve con fiebre o comience a incubar algo. Que se tome unos días para ver si ese cuadro respiratorio afloja un poco”, expresó la secretaria de Salud municipal, Rosana Nuñez, anticipándose a un invierno que comenzó terminó mayo y comenzó junio con temperaturas bajas,
    Luego se refirió a las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB); que incluyen a la bronquiolitis, bronquitis y neumonías; que constituyen la principal causa de internaciones pediátricas durante los meses de invierno. En este marco, el Ministerio de Salud bonaerense destacó “la importancia de que todos mantengamos las medidas de prevención e higiene que ayudan y mucho a reducir el contagio, sobre todo el lavado de manos con agua y jabón, especialmente antes de entrar en contacto con un niño o niña. También contribuye ventilar los ambientes de la casa, amamantar y mantener las vacunas al día”.
    “Pedimos que ante la menor duda o cuadro respiratorio consulten al médico dado que es la mejor manera de evitar complicaciones y secuelas. Los primeros síntomas de estas infecciones son la agitación al respirar, silbido de pecho, fiebre, hundimiento de la panza y debajo de las costillas, rechazo al alimento y decaimiento”, explicó Nuñez.
    “De nuestra parte estamos volviendo a capacitar a todo el personal de enfermería de todas las áreas, refrescando conceptos y protocolos y estamos equipando las unidades sanitarias con saturómetros y con todo el herramental propio para hacerle frente a este tipo de enfermedades invernales”.

    Gripe o Influenza

    La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Existen tres tipos de virus de la gripe, de los cuales A y B son los más frecuentes. La cepa A H1N1 ahora es estacional, por eso la vacuna antigripal incluye esta cepa (entre otras). Los grupos de riesgo pueden recibirla gratis en hospitales y centros de salud. La gripe -al igual que otras infecciones respiratorias- se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones. Esta enfermedad se manifiesta con: Fiebre mayor a 38 ºC; Tos; Congestión nasal; Dolor de garganta, de cabeza y muscular; Malestar generalizado. En los niños pueden presentarse también; problemas para respirar; vómitos o diarrea e irritabilidad o somnolencia. Ante estos síntomas, es necesario consultar al centro de salud para recibir atención médica.

    Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar neumonía e incluso causar la muerte.

    Capacitación a enfermeras y agentes sanitarias sobre Infecciones Respiratorias Agudas Bajas.

     

    A %d blogueros les gusta esto: