• Hoy 20 - Zárate - 3.9° / 4.7&deg
    • Despejado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 91%
  • “Aumentamos un 120% la asistencia alimentaria a familias”

    23/6/2017

    Alrededor de 2.200 familias hoy son asistidas en Zárate en el marco de diferentes planes alimentarios impulsados por el gobierno nacional, y coordinados con los municipios.
    Si ir más lejos, la creciente demanda de parte de los vecinos es un indicador, para el propio Municipio, de la pobreza y la indigencia en el Partido.
    A principios del 2016 el Municipio tuvo que profundizar el abordaje territorial mediante la creación de agentes sanitarios que acuden a los barrios para relevar familias en función de detectar sus necesidades sanitarias básicas; el fortalecimiento de los Centros de Participación Ciudadana (CEPAM) mediante la incorporación de actividades artísticas y recreativas; la llegada de la dirección de Servicios Públicos para desobstruir pozos negros y arreglar calles en la periferia y la coordinación de distintos programas provinciales y nacionales para garantizar su universalidad.
    Luego de recoger y cruzar los datos obtenidos en muchos barrios de la ciudad, el secretario de Desarrollo Humano y Promoción Social municipal, Rodrigo García Otero, no dudó en afirmar que se registra un crecimiento de la pobreza en el Partido, agravado esencialmente por la pérdida de fuentes de trabajo.
    “Tenemos un Plan Alimentario llamado “Creciendo Fuerte” que para nosotros es muy significativo; y si tomamos los datos desde el 10 de diciembre de 2015 y lo comparamos con la actualidad, estamos hablando de un aumento de más del 120% de asistencia alimentaria a familias. Es decir que la pobreza y la indigencia están en aumento y cada vez más familias necesitan de estos programas para alimentarse. Otro dato sustancial es que de 5 comedores comunitarios que teníamos antes de diciembre de 2015; hoy pasamos a 14, en los cuales trabajan iglesias evangélicas, los propios comedores comunitarios y los clubes de barrios. Por lo tanto podemos asegurar que la situación alimentaria y sanitaria en nuestro distrito es crítica y estamos haciendo un enorme esfuerzo para asistir a muchas familias que se encuentran debajo de la línea de la pobreza. Estamos ante una situación compleja”, se lamentó el funcionario municipal.
    “El trabajo se vio afectado notablemente y a partir de la pérdida de esas fuentes laborales industriales también se vieron afectadas otras fuentes de trabajo informarles. Nuevamente decimos que los últimos números del INDEC, vinculados a la pobreza, no nos sorprenden porque es algo que venimos notando desde el 2015, un aumento sostenido de la asistencia alimentaria que hoy asciende a 2200 familias, las cuales no tienen los recursos necesarios para comer y alimentarse de la mejor manera”, concluyó García Otero.

    LA POBREZA LLEGARIA AL 32,9%
    Según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), la pobreza aumentó un 3,9% en los últimos dos años.
    El estudio, titulado “Pobreza Extrema e Inseguridad Alimentaria en la Argentina Urbana”, contempla el período 2010 a 2016, y señala que hubo un aumento significativo de la pobreza e indigencia por ingresos durante el último año y medio, pero sin embargo no ha habido cambios sustantivos en la evolución de la inseguridad alimentaria.
    Según el informe, se registró en 2014 un 28,7% de pobreza para los aglomerados urbanos en el país, que trepó a 29% en 2015, y finalmente a 32,9% en 2016.
    En tanto, el nivel de indigencia, que había descendido en 2015 (de 6,4% a 5,4%), creció a 6,9% en 2016.

    Rodrigo García Otero.