• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 5.3&deg
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 89%
  • Vecinos piden la reparación de una pérdida de agua en Avellaneda al 700

    18/6/2018

    En distintos puntos de la ciudad, se puede advertir desde hace varios meses, la gran presencia de pérdidas de agua en la vía pública.
    Semanas atrás, desde este medio se informaba sobre una rotura en la capa asfáltica en calle Laprida, a metros de su cruce con Lavalle, que la empresa demoró más de dos meses en reparar, lo que derivó en una gran acumulación de agua en el lugar, y la queja de vecinos. Finalmente, semanas atrás se respondió al reclamo y los trabajadores repararon el caño que había sufrido la rotura.
    Una situación similar padecen los vecinos de calle Avellaneda al 700, donde el agua, que vierte de una cañería descompuesta, se extiende a lo largo de toda la cuadra, provocando numerosos inconvenientes a los frentistas. Cabe destacar, que por ese lugar circulan unidades de transporte público de pasajeros de la línea 228 y de la Cooperativa 3 de Julio, lo que ante la acumulación de agua, configura un panorama engorroso para los vecinos.
    Según comentó a este medio Virginia Carballo, a fines del mes de octubre comenzaron los reclamos a Aguas de Zárate, dado que en su vivienda había dejado de recibir el servicio de agua potable. Dado que los pagos se encontraban al día, todo daba a suponer que se trataba de una cuestión técnica.
    La respuesta tardó en llegar, hasta que finalmente se hizo presente en el lugar un trabajador de la empresa, que determinó que podría tratarse de una cañería tapada, por lo cual regresaría con el herramental pertinente y la maquinaria necesaria para su reparación. Pero el sujeto, nunca regresó.
    “Nos quedamos sin agua de un día para el otro; hicimos el reclamo vía telefónica y personalmente, pero no tuvimos respuesta. Seguimos insistiendo, hasta que hace un mes empezó a brotar el agua de la vereda”, comentó Virginia, quien hasta el día de hoy, continúa sin servicio en su vivienda.
    Este escenario, despertó también el malestar de los vecinos, no solo por la gran cantidad de agua presente en el lugar, sino también por el derroche innecesario. En busca de lograr una solución, la propietaria de la vivienda afectada contactó un plomero para intentar resolver el problema, pero al realizar una evaluación, el profesional explicó que ese trabajo debería realizarlo la prestataria del servicio.
    Al respecto, comentó que al no tener una respuesta a la situación, dio inicio al reclamo ante la Defensa al Consumidor, ubicada en Galería CADU, invitando también los contribuyentes a que puedan dar curso a su reclamo por esta vía, en pos de lograr una rápida respuesta ante los reclamos.