• Hoy 20 - Zárate - 6° / 6.3&deg
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 85%
  • Cruce de acusaciones por el desalojo de una feria

    28/6/2018

    El área de Inspección de Comercio de la Municipalidad de Zárate clausuró ayer a la mañana la feria que se instala dos veces por semana sobre la avenida Antártida Argentina. Y según dijeron desde el Municipio en un comunicado, lo hacen “sin permiso”.
    “Tras recibir numerosas denuncias de vecinos, y a pesar de los variados intentos para regularizar la situación, el Municipio decidió intervenir para evitar el crecimiento de una feria que no respeta Ordenanzas y normas municipales”, expresaron desde la comuna.
    Desde el área de Gobierno detallaron en el comunicado que “a pesar de los esfuerzos nunca pudieron articular con los feriantes, que se mostraron remisos a cumplir con una serie de normativas que toda feria o comercio debe cumplir”.
    También desde la Municipalidad, indicaron que los feriantes “no iniciaron ningún tipo de trámite para habilitar la feria, no tienen habilitados los gazebos y no tienen permiso para realizar actividad comercial alguna”.
    Para concluir, expresaron que “el Municipio sostiene que está abierto al diálogo y que la Dirección de Economía Social está dispuesta a hacer todas las articulaciones necesarias”.
    “Entendemos la situación social y económica del país y la provincia. Queremos acompañar, pero no podemos permitir que se ocupe de cualquier forma el espacio público. El Estado municipal está para garantizar que todos podamos convivir en nuestra ciudad”, concluyeron desde la Secretaría de Gobierno.

    “Nos desalojaron como delincuentes”
    Marisol Albornoz es una de las feriantes del Paseo de Compras de avenida Antártida y dialogó con LA VOZ. A su vez, es una de las encargadas de gestionar y de coordinar esta populosa feria que hace dos años viene desarrollándose en la avenida Antártida Argentina.
    “Somos una feria solidaria, todos venimos de la Economía Social. Desde siempre colocamos mantas y vendíamos ropa usada de 10 a 100 pesos. Los feriantes son gente que quiere trabajar, que busca hacer su changa y que hoy tiene necesidades. Por eso nos asombra y nos da mucha tristeza que este municipio no hay tratado de la manera en que nos trató, porque nos desalojaron como si fuéramos delincuentes, con policías y gendarmería cuyos rostros estaban tapados con capuchas”, expresó.
    “Además queremos aclarar que el Municipio nos conoce, nosotros nos constituimos como una asociación civil con reconocimiento municipal, presentamos los papeles pero ellos fueron quienes nunca más nos llamaron. Es más, los trámites están parados por la propia burocracia municipal. De hecho nos reunimos varias veces con Gustavo Maidana, en el Centro Integrador Comunitario (CIC), e hicimos todos los trámites. No entiendo por qué nos desalojaron como delincuentes, quizás le molestemos al intendente”, se preguntó la feriante.
    Así dijo que iniciaron los trámites en la Municipalidad como una feria americana al aire libre, y aclaran que no son manteros sino que también hay artesanos y productores.
    “Nosotros hacemos las cosas con mucho esfuerzo y nos cuesta mucho sostener esto. El dinero sale de nuestros castigados bolsillos, ponemos diez pesos para la publicidad, quince pesos para alquilar un baño químico ya que el hospital Favaloro nos fue negado por su personal, nos dijeron que podíamos utilizar la cancha del Club San Miguel pero también nos fue negada por su comisión directiva. Un muchacho nos cedió desinteresadamente los puestos y arreglamos que cada uno de los feriantes iba a poner setenta pesos para darle a dos muchachos desempleados para que los armen porque era muy complicado para las mujeres que hacemos la feria. De mi parte jamás cobré un peso y todo estaba muy bien organizado y articulado. De hecho tenemos un reglamento interno hecho para que no haya venta de celulares y todos los productores gastronómicos debían tener el curso de manipulación de alimentos aprobado para participar”, aclaró Marisol Albornoz.
    REUNION CON CONCEJALES
    De la misma manera, comentó que hoy volverá a tener otra reunión con concejales para presentar la documentación de la asociación civil en trámite y que sean los propios ediles quienes redacten una resolución sobre el desalojo que sufrieron y la posibilidad de que les otorguen un espacio para funcionar.
    “Son trabajadores de la economía popular, aquellos que ante la situación que vivimos hacen lo que pueden, buscan alternativas junto a sus familias, se organizan para hacer frente a las desigualdades. Hay voluntad para trabajar y hacer bien las cosas por parte de los vecinos, que desde hace dos años vienen pidiendo que los ayuden”, dijo el concejal Lucas Castiglioni, quien dialogó con los puesteros que llevaba a cabo el emprendimiento, y cuestionó la medida adoptada por el gobierno municipal.

    El desalojo se produjo ayer en las horas de la mañana.

    El proyecto del Mercado Central
    El Municipio buscó la conformación de un mercado central, proyecto que había sido anunciado a principios del año pasado.
    En el área de Producción municipal surgió la idea en el 2017 de avanzar con dos proyectos: la instalación de un parque termal en la zona insular con fines turísticos y la creación de este otro “Mercado de Abasto Central” para que productores minoristas y mayoristas puedan intercambiar sus productos con los consumidores a mejores precios y de manera “más transparente”, bajo los principios de la economía solidaria y el precio justo.
    En realidad se trata de “coronar” todo el trabajo realizado por las diferentes áreas de Producción municipal respecto a los productores y a la economía social.
    Se espera que en los próximos meses avance este último proyecto teniendo en cuenta que muchos integrantes de la economía social la están pasando mal como producto de la situación macroeconómica nacional y provincial.