• Hoy 30 - Zárate - 16.9° / 18.6°
    • Nublado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 40%
  • San Martín fue recordado en un acto por el pueblo zarateño

    18/8/2018

    Nuevamente, un 17 de agosto, convocó a autoridades, alumnos , colectividades extranjeras, vecinos en el homenaje al general San Martín, en el aniversario de su fallecimiento ocurrido en la ciudad francesa de Boulogne-sur-Mer en 1850.
    En la plazoleta contigua al edificio comunal y en torno al busto del Libertador, se reunieron los participantes del homenaje en este acto que organiza la Asociación Cultural Sanmartiniana de Zárate y el Municipio desde hace más de medio siglo. Un acto convocante que contó con la presencia de los abanderados y escoltas de escuelas primarias y secundarias, las banderas de la Unión de Colectividades, quienes se dispusieron alrededor del busto del prócer en la plazoleta en la que están presentes las banderas de los países que fueron liberados tras el cruce de los Andes, Argentina, Chile y Perú.
    El Intendente Osvaldo Cáffaro, y la presidente de la Asociación Cultural Sanmartiniana Virginia De Paolo encabezaron el acto. La banda municipal ejecutó la música del Himno nacional y luego el Lic. Sergio Robles secretario de la Asociación Sanmartiniana leyó el discurso alusivo (ver aparte).
    Se colocaron ofrendas florales en nombre del municipio, de la asociación sanmartiniana, de la diputada Sandra Paris, de los concejales de Cambiemos, de la UCR.
    Tras un minuto de silencio, se entonó la Marcha de San Lorenzo ejecutada por la Banda Municipal de Música.
    El Intendente Osvaldo Cáffaro señaló al final del acto que “Es un momento para reflexionar sobre San Martín y lo que queremos para nuestro país. Por eso vale la pena pensar hacia dónde queremos ir, qué país queremos y cómo lo seguimos construyendo entre todos”.

    El intendente Osvaldo Cáffaro y miembros de la Asociación Sanmartiniana en el acto.

    “San Martín es la figura convocante del pasado para pensar hoy nuestro destino común”
    José de San Martín murió el 17 de agosto de 1850 rodeado de sus afectos más profundos y alejado del escenario que lo había tenido como protagonista de la independencia sudamericana. Su muerte despertó pocas resonancias en la prensa francesa y en la de Buenos Aires: sólo una nota necrológica escrita por el francés André Gerard y los Recuerdos del General San Martín escritos por Bernardo de Irigoyen fueron los únicos testimonios dedicados a evocar su memoria .
    Sin embargo, treinta años después de su muerte sus restos arribaron al puerto de Buenos Aires como resultado de una nueva generación de políticos e intelectuales que aspiraban clausurar la violencia política de décadas de desencuentro. La repatriación de los restos del vencedor de Chacabuco y Maipú, resultaba un acontecimiento propicio para saldar la deuda con quien después sería consagrado como “Padre de la Patria”. El homenaje póstumo no sólo venía a cumplir el deseo de San Martín de que su corazón descansara en suelo porteño tal como había pedido en su testamento, también representaba un acontecimiento de enorme significación política y cultural para alimentar sensibilidades patrióticas destinadas a afianzar los sentimientos de pertenencia con el Estado nacional.
    Mitre, como historiador, encaró el formidable trabajo de investigación para reconstruir el proceso de la independencia americana lo hizo a través de la trayectoria personal de San Martín.
    Aunque su narrativa estuvo destinada a las elites dirigentes y al público escolar, la imagen que construyó de San Martín habría de trascender los selectos círculos de lectores capaces de sostener la lectura minuciosa de los gruesos volúmenes y contribuir decididamente a la imposición de contenidos y valores de la “argentinidad• entre los hijos de los inmigrantes que contribuyeron a forjar el nuevo perfil social, económico y político de la Argentina moderna.
    Para diciembre 1887 salía a la luz la publicación de los primeros ejemplares de su Historia en la que su autor dirá: “En San Martín, el rasgo primordial, el sentimiento generador de que se derivan y deducen las cualidades que constituyen su ser moral, es el genio del desinterés, de que es la más alta expresión en la revolución sudamericana… La grandeza de los que alcanzan la inmortalidad, no se mide tanto por la magnitud de su figura ni la potencia de sus facultades, cuanto por la acción que su memoria ejerce sobre la conciencia humana, haciéndola vibrar de generación en generación en nombre de una pasión, de una idea, de un resultado o de un sentimiento trascendental. La de San Martín pertenece a este número”.
    Mitre no se equivocaba en ello, porque José de San Martín quedó definitivamente consagrado como figura convocante del pasado para pensar hoy entre todos nuestro destino común.

    El Lic. Sergio Robles se refirió al Gral San Martín.