• Hoy 20 - Zárate - 11.1° / 11.5°
    • Lluvia
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 93%
  • “Mujeres en Malvinas”, charla-debate con la veterana de guerra Silvia Barrera en el Almacén Cultural

    27/8/2018

    En el Almacén Cultural Cooperativo se presentó el viernes pasado la Charla-Debate, organizada por el Comité de Equidad de Género de Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ), “Mujeres en Malvinas”, a cargo de Silvia Barrera, veterana de guerra en Malvinas durante 1982.
    La presidente del Comité de Género de la entidad cooperativa María de los Angeles Mendia presentó a la disertante quien es Instrumentadora quirúrgica, Agente civil, Voluntaria, Encargada de Ceremonial y Protocolo Hospital Militar Central, la mujer con más condecoraciones de las FF.AA y que hoy “nos honra con su visita”.
    Silvia Barrera, que fue una de las seis instrumentadoras quirúrgicas que se alistaron como voluntarias en la bahía de Puerto Argentino, a bordo del Almirante Irízar, aunque “no querían mujeres en Malvinas”, como se señaló.
    Junto a otras mujeres Susana Maza, María Marta Lemme, Norma Navarro, María Cecilia Ricchieri y María Angélica Sendes, fueron las únicas que participaron en el conflicto del Atlántico Sur, ayudando a los heridos en combate a bordo del Rompehielos ARA “Almirante Irízar”, que funcionó como buque hospital “ayudando a vivir y también a morir a cientos de soldados argentinos”.
    Estas mujeres de Malvinas, tienen sus propias Medallas al Valor, guardan Diplomas y Condecoraciones, y las vivencias que siguen compartiendo desde aquel junio de 1982 cuando el grupo de voluntarias fue destinada al Hospital Militar Malvinas, de Puerto Argentino.
    Estas mujeres – que tenían entre 20 y 25 años- estuvieron en las Malvinas durante la guerra.
    La disertante relató que atendieron a cientos de soldados, les dieron fuerza y los cuidaron. También los vieron morir . Fueron a Malvinas por propia voluntad pero, como a otras voluntarias, no se les permitió estar en el frente de batalla. Sólo fueron autorizadas para embarcar a bordo de buques hospitales y barcos mercantes que prestaban apoyo logístico, o participar en algún vuelo que transportaba insumos y heridos. El resto debió esperar a los heridos desde el continente.
    Estos buques hospitales fueron el Bahía Paraíso y el Almirante Irízar y una de sus primeras tareas fue el rescate de los sobrevivientes del Crucero General Belgrano.
    Silvia Barrera, quien entonces tenía 22 años, contó lo difícil que fue cumplir sus tareas cuando el barco se movía por efecto de las olas, pasaban del quirófano a la terapia o a post-cirugía. Iban de un lado al otro y en plena acción nadie pensaba, nadie se quejaba.
    “Estas jornadas -dijo Mendía- permiten hacer visibles muchas historias poco conocidas. Y también compartir un mensaje paz, a la vez de comprender la importancia del diálogo para superar la violencia que amenaza la paz y el bienestar de nuestros pueblos”.

    Silvia Barrera (centro) ayer con mujeres integrantes del Comité de Género.