• Hoy 27 - Zárate - 20.1° / 21.4°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 50%
  • Nuevos ataques a los colectivos de la Cooperativa “3 de Julio”

    31/8/2018

    El Consejo de Administración de la Cooperativa 3 de Julio, actual concesionaria del servicio de transporte local de pasajeros, vienen padeciendo diferentes ataques de personas que, sin ningún tipo de consciencia, arrojan piedras y otros proyectiles contra las ventanillas de los micros.
    “Todos los días nos rompen los vidrios de los micros”, expresaron con indignación desde el consejo de administración; advirtiendo que no se ven policías en la calle ni presencia de ningún tipo de fuerza de seguridad.
    La paciencia de los cooperativistas se vio colmada ayer, cuando nuevos ataques se registraron en la zona de Avenida Anta y Matheu, a plena luz del día, y alrededor de las 15 horas. En este caso se trató de tres micros atacados y que terminaron con las ventanillas rotas; afortunadamente sin pasajeros heridos pese a que el colectivo estaba colmado de estudiantes.
    Según el testimonio de los choferes, se trató de un grupo de cuatro o cinco personas que tras el ataque huyeron hacia las vías.
    También en la jornada de ayer, pero en la mañana y alrededor de las 7, un micro fue atacado en barrio Cementerio, en calle Lintridis. Allí, literalmente, explotó la luneta trasera del micro a raíz de un piedrazo.
    Y el quinto hecho de gravedad se originó el miércoles por la noche, cerca de las 21 horas, en la zona de Anta y Matheu; hecho que involucró al Interno 124, que terminó con varias ventanillas rotas por los piedrazos de un grupo de personas.
    “Nadie nos brinda respuestas, ni la municipalidad ni la policía. Los choferes tienen miedo y los pasajeros también. Así no se puede trabajar más porque no se trata de hechos de vandalismo sino de inseguridad”, comentaron desde el consejo de administración de la Cooperativa 3 de Julio. “No queremos que suceda una desgracia y exigimos respuestas, ya ni los choferes quieren ir a hacer la denuncia a la comisaría porque pierden tiempo y no sucede nada”, concluyeron desde la entidad que opera el servicio de transporte local.

    Los vidrios rotos de un colectivo.