• Hoy 23 - Zárate - 15.6° / 15.8°
    • Lluvia
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 98%
  • “Es un momento complicado para algunas industrias”

    3/9/2018

    La “capacidad instalada” es el potencial de producción que una empresa en particular puede lograr durante un período de tiempo determinado en función de sus recursos. Este concepto también se utiliza frecuentemente en economía para describir todo un sector de actividad y cuando el volumen de la producción es inferior a la capacidad instalada, se dice que existe un desempleo de factores. A medida que el volumen de producción se acerca a la capacidad instalada, se dice que hay pleno empleo.
    El mes pasado distintos indicadores económicos reflejaron el momento complejo que atraviesa la economía argentina. Los problemas que adelantaban informes privados ahora se trasladaron a las planillas oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC) y la “tormenta”, eufemismo utilizado por el gobierno nacional para reconocer la crisis, se posó sobre la industria. Según lo informado por el INDEC la capacidad instalada de la industria descendió al 61,8% durante el mes de junio, lo que significó una caída de más de 5 puntos porcentuales en comparación con el mismo mes de 2017.
    Esto lo confirma el propio presidente de la Unión Industrial de Zárate (UI)Z, Rubén Farabella, quien no mostró optimismo por la coyuntura económica actual y caratuló al momento del sector como “complicado”.
    “Hay que aclarar que la diversidad de las actividades industriales de Zárate y Lima configura distintos escenarios para las empresas radicadas en el Partido. Algunas trabajan bien pero otras no. A nivel general la decisión de no construir, por el momento, otra central nuclear en Zárate ha impactado mucho; y hoy las industrias más estables y en crecimiento de acuerdo a la macroeconomía propuesta por el gobierno son la automotriz, empujada por Toyota, y las agroquímicas, sostenidas por el agro. Además vemos con preocupación que se continúa privilegiando a las industrias extractivas en detrimento de la industria manufacturera, que agrega valor o que genera mano de obra industrializada”, evaluó el titular de la cámara industrial.

    “Hay una excesiva presión fiscal”
    Asimismo, el presidente de la UIZ fue muy crítico del esquema tributario de ingresos brutos, en diálogo con LA VOZ, el cual opinó se trata de un impuesto “regresivo”.
    A principios de año, el propio presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, criticó este mismo esquema, “en todos los eslabones de la cadena me suman ingresos brutos y yo después, con ese precio, tengo que exportar”, había reclamado el CEO de la automotriz japonesa, quien pidió revisiones sobre el esquema y el cual aún no fue tratado por el gobierno nacional.
    También Farabella fue muy crítico de la presión fiscal de los propios municipios, aplicando sobretasas municipales como las que fijó el actual Ejecutivo municipal.
    “Es excesiva la presión tributaria sobre el sector. Hoy si una empresa adeuda una suma menor, ya le embargan todas las cuentas. En este sentido pedimos una unificación de conceptos entre AFIP y ARBA, algo que se está solicitando a nivel provincial, y que se apliquen los mismos criterios, ya que hoy ARBA impone un régimen mucho más duro que la AFIP”, detalló el presidente de la cámara.

    Rubén Farabella, presidente de la UIZ.