• Hoy 26 - Zárate - 17.9° / 18.3°
    • Nublado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 85%
  • Cierre de Talleres en el Almacén Cultural Cooperativo

    10/12/2018

    La lluvia no detuvo la fiesta del Cierre de Talleres 2018 del Almacén Cultural Cooperativo. Más de 150 personas se acercaron a celebrar el trabajo de todo un año en los 21 talleres gratuitos que se dictan allí. Presentaciones, Teatro, Pintura en vivo, Poesía, Danza Latina y Folclore, Clases Abiertas y Shows Musicales animaron la jornada.
    Este año, haciendo honor a los principios y valores cooperativistas, el cierre se destacó por el trabajo conjunto de todos los talleristas para dar un mensaje de solidaridad y construcción de cooperativismo. Arte para niños, Bijouterie, Canto Adolescente, Escritura Creativa, Fotografía, Guitarra, Cerámica, Folclore, Jardinería, Macramé, Mosaico, Música y Percusión para niños, Reciclado, Tango, Restauración y Pintura, Tango, Tejido, Teatro para niños, Telar, Vitrofusión y Yoga, demostraron lo aprendido durante el año.
    Desde Cooperativa de Electricidad agradecieron el compromiso tanto de los talleristas como de los alumnos en este año de intenso trabajo.
    EL ALMACEN
    La vieja casona de Valentín Alsina y 9 de julio, construida allá por 1920, fue en sus orígenes una Cooperativa de Consumo formada por un grupo de personas que, bajo los principios del cooperativismo, puso en marcha una alternativa para los empleados del Arsenal de Artillería de Marina. El viejo almacén se integró a la vida del barrio, con la clásica libreta negra que vendía a cuenta alimentos perecederos, como leche, fiambre y pan, y después se sumó la carnicería. A mediados de las décadas del ’40, cuando las cosas empezaron a cambiar y en la ciudad se abrieron mercados más modernos la vieja Cooperativa de Consumo fue decayendo hasta cerrar sus puertas.
    La imponente casona fue donada a la Cooperativa de Electricidad, y pese a las ideas en danza para hacer uso del edificio, éste quedó confinado como depósito.
    Por el año 2004, surgió una idea que se transformó en proyecto: convertir el viejo almacén en un espacio abierto a la participación y expresión artística, como propuesta cultural para la ciudad.
    Y así se empezó a trabajar. Por amor al arte se reunió un grupo de gente que logró, en junio de 2005, reabrir las puertas del viejo Almacén. El espacio cobró vida de la mano de los artistas plásticos, escritores, actores, músicos, cantantes y artesanos que desplegaron las distintas expresiones artísticas llenando la casona.
    El 5 de octubre de 2005, la Cooperativa tuvo el orgullo de inaugurar oficialmente el Almacén Cultural Cooperativo, un espacio de todos aquellos que sienten el arte, cualquiera sea su forma, un lugar que se ha convertido en referente de la cultura zarateña, aceptado por el público y elegido por los artistas.
    El Almacén Constituye un espacio de “puertas abiertas”, un ámbito pluralista de reflexión, ejecución, capacitación e instrumentación de todo lo que refiere a la cultura en la vida de los zarateños. Un espacio de uso cotidiano y que niños, jóvenes, adultos y la tercera edad sienten como propio. Para dar forma a este espíritu, el Almacén centra su accionar en tres ámbitos: Difusión; Formación y Apoyo a la Creación.

    Hubo distintas actividades en que se demostró el trabajo anual de los talleres.