• Hoy 26 - Zárate - 20° / 20.5°
    • Despejado
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 43%
  • “La medicina es un poco de arte y ciencia”

    15/12/2018

    La Federación Médica de la provincia de Buenos Aires (FEMEBA) brindó un reconocimiento a los médicos bonaerenses que trabajaron durante 50 años en el registro médico de la entidad. El acto se desarrolló en el Consejo Directivo donde siete médicos, junto a sus familiares, recibieron una placa recordatorio que refiere a esta distinción.
    Encabezaron la ceremonia el presidente de FEMEBA, Guillermo Cobián, el vicepresidente, doctor Liberto Castilha; el secretario Gremial y de Trabajo Médico, Roberto Dávila; y el secretario de Prensa, Difusión y Relaciones Institucionales, Oscar Sainz.
    En tanto, los médicos distinguidos fueron, por la Asociación Médica de Avellaneda, Pedro Salguero; Matilde López (Asociación Médica de Luján); Horacio Rimoldi (Asociación Médica del Norte); David Birnbaum (Asociación Médica San Miguel); Julio Cáffaro (Círculo Médico de Zárate); Humberto Piccioni (Círculo Médico de Navarro) y Camilo Cardoso (Círculo Médico de Roque Pérez).
    Con algo de pudor, Julio Cáffaro abre la caja que contiene la placa y la muestra. Al mismo tiempo aclara que no sabe si es una distinción que le pudo haber tocado a otros profesionales zarateños con los mismos años de trayectoria. Pero demuestra su orgullo y se limita a hablar del sentido social de la medicina, evocando sus primeros años de estudiante y siempre haciendo hincapié en el costado “humanístico” de la profesión.
    “La medicina está vinculada a la cultura más antigua de la civilización como manera de aliviar y curar el dolor, mezclada con el arte, la magia y el tiempo. Luego, con el Renacimiento, comienza la etapa científica de la medicina. Al respecto, siempre digo que los profesionales médicos debemos mantener vivo el entusiasmo de los primeros años como estudiantes, ya que presumo que ese es el secreto para ser médicos eficientes. Si podemos reconocer aquellos primeros años, la pasión por esta profesión y le aportamos el aspecto humanístico de consolar y escuchar al paciente, seremos mejores profesionales. Claro está que este aspecto humanístico de la medicina debe estar en equilibrio con la ciencia. En otras palabras, la medicina está compuesta un poco por el arte y también, claro está, por la ciencia”, evaluó el especialista en Hematología, Julio Cáffaro.
    Piensa antes de hablar, su ritmo es pausado y paciente. Elige las palabras. “En la actualidad ha habido un avance meteórico en todas las especialidades, fundamentalmente en mi especialidad, la hematología. Tuvimos que estudiar nuevamente la especialidad bajo el signo de la tecnología, de la biología. Algo realmente apasionante y que no sabemos a futuro los límites de la ciencia aplicada a la Hematología y a la medicina en general. Pero al mismo tiempo, sigo enriqueciéndome todos los días con las personalidades de los pacientes que me toca atender. Y aquí es donde vuelvo al arte de la medicina en relación a que el médico debe tener la maleabilidad de ponerse en el lugar del paciente; de un adolescente, de un adulto mayor o de una mujer. Debe tener un enorme caudal de penetración psicológica y tratar de contener a un paciente que llega angustiado o ansioso por saber de su tratamiento y de su enfermedad. Generar lo que se denomina adherencia del paciente hacia el tratamiento para que comience el camino de la cura y la sanación. Por eso el arte radica en escuchar y relacionarse con el paciente, de saber que todos los protocolos en la medicina deben adaptarse a los casos individuales porque estamos hablando de enfermedades pero también de personas”.

    El Dr. Cáffaro con el diploma que lo distingue.