• Hoy 22 - Zárate - 16.3°
    • Lluvia
    • Presión 1018 hpa
    • Humedad 94%
  • De Zárate a París sin escalas

    15/12/2018

    (*) Entrevista de Germán Soria.

    José Luis Ibar es arquitecto egresado de la UBA en el año 1982 oriundo de Zárate que representó a nuestro país en el Salón Internacional de Arte Contemporáneo de París dentro de la exposición: “Art Shopping” en el Museo del Louvre, París. El evento se realizódel 19 al 21 de octubre. La gran mayoría de lo expuesto eran pinturas y algunas esculturas, a excepción de José Luis y unas mujeres de origen brasilero, que participaron con joyería.
    En su faceta como arquitecto, se dedica a proyectos de viviendas, locales comerciales, clínicas, clubes de campo, institutos educativos y proyectos para empresas, pero en paralelo comenzó en el rubro de la orfebrería hace 15 años en el Instituto Rojas, dependiente de la UBA, al mismo tiempo que estudiaba con un orfebre llamado Rossi (quien trabajó a la par de Pallarols, realizando el mate del milenio en el año 2000) en Don Torcuato. Desde el año 2005 toma clases con el Profesor Walter Melo en Campana para seguir perfeccionándose.
    José Luis comenzó exponiendo sus joyas por internet (Facebook: José Luis Ibar – Diseño en Joyas e Instagram: Ibar José Luis).
    Recientemente ha sido seleccionado por la Comisión Dinamarquesa de Art Nordic para participar en su exhibición, en la que suele participar países nórdicos como Finlandia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Suecia. La exposición será del 5 al 7 de abril del 2019 en Copenague, Dinamarca, en el centro de Lokomotivværkstedet.

    ¿Cómo llegaste a tener la oportunidad de presentar tus obras en París?
    Esto surgió a raíz de que hace unos 4 años el Arq. Bocca, del Colegio de Arquitectos, me hizo una nota por lo que yo hago en joyería.
    Este arquitecto, luego, fue el nexo con la entidad Eclettica Word del MaestroGiuliano Ottaviani, quien finalmente me seleccionó. Primero me ofreció exponer las piezas en Italia y luego se dio la posibilidad exponer en París. Actualmente las piezas expuestas, más otras 18, se encuentran en la ciudad de Spoleto, Italia.

    Luego de la Feria Mundial, ¿qué va a ocurrir con tus piezas?
    El Maestro Ottaviani tiene una galería de arte en Spoleto, que por lo que sé, tiende a ser la segunda Milán en cuanto a ciudad del arte en Italia. Él va a exponerlas en su galería de arte, pero eso no quita que las pueda exponer en otros lugares del mundo como Dubai, Nueva York, Grecia, Portugal, etc., ya que va haciendo exposiciones itinerantes por el mundo.

    ¿Te das una idea de la magnitud que tomaron tus obras?
    Todavía no caigo que un hobbie me haya llevado hasta el Louvre, pero seguiré siendo el mismo, como hasta hoy.

    ¿Y cuál fue la respuesta de la gente al encontrarse con tus piezas en París?
    La verdad que me sorprendió. Uno por ahí minimiza lo que hace, sin saber con que público se va a encontrar, y de golpe ver que paren para apreciar mis obras hablándome en diferentes idiomas como inglés, francés, italiano y hasta ruso, es muy lindo.
    El hecho de estar metido en una exposición de tal magnitud, donde el 95% eran pinturas, el 3-4% esculturas y solo había unas brasileras y yo exponiendo joyas, realmente resaltabanmás. Mucha gente de todo el mundo pasaba, paraba y preguntaba. Inclusivesigo en contacto con un coreano que conocí en la exposición, con unos argentinos que viven en París y hasta conuna mujer deAzerbaiyán.

    ¿Qué pieza fueron las que más gustaron?
    Las más insólitas, las menos tradicionales. Las piezas que soy consciente que son diferentes, esas son las que más impactaron.

    ¿Qué sensación te dejó la exposición?
    Los primeros días tenía unos nervios terribles. Llegué solo y me acuerdo que al bajar las escaleras había un mar de gente. No podía creer donde estaba. Los 3 días considero que fue poco tiempo porque fue tanta la gente que concurrió, que sentí que muchos se quedaron con ganas de volver. En cuanto a mí, se me pasó volando porque hablabas con uno, con otro, ni siquierapude recorrer toda la exposición porque era algo tan grande que no me dio el tiempo.

    ¿Pensás qué va a ocurrir de acá en adelante?
    Desde ya que seguir con la arquitectura, a la que amo,en cuanto a la joyería, iré viendo cómo se van desarrollando las cosas, no me quiero adelantar a algo desconocido por completo.

    José Luis Ibar con sus obras en el Museo del Louvre.