• Hoy 28 - Zárate - 9.4° / 10.3°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 87%
  • Por los aranceles al acero argentino, peligran entre 300 y 400 puestos de trabajo en Tenaris

    6/12/2019

    Las decisiones en una economía globalizada se toman en oscuros y altos despachos y repercuten en cada uno de los rincones del planeta, incluso en economías regionales y directamente en el mundo obrero. Hace tres días se dio otro capítulo que confirma tal situación; el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que va a restablecer “de inmediato” los aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Brasil y de la Argentina.
    Esto, indefectiblemente, impactará en las industrias nacionales en un mercado que según el presidente Mauricio Macri, a comienzos de 2018, exportaba unos USD 700 millones. Además confirmó que los Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones locales de esos productos.
    De los dos sectores, la mayor exportación de Argentina es en aluminio, donde la principal compañía exportadora es Aluar. Mientras que las exportadoras de acero son Acindar (Grupo ArcelorMittal), Tenaris-Siderca y Ternium-Siderar (del Grupo Techint) y Gerdau (Grupo Gerdau). En conjunto exportan por más de USD 1.500 anuales a diferentes mercados, según datos de la Cámara Argentina del Acero.
    A nivel nacional el empresario Javier Madanes Quintanilla, presidente de Aluar, la principal empresa productora y exportadora de aluminio en la Argentina, aseguró que la vuelta de los aranceles estaba dentro de los escenarios esperados. Y criticó la política del Gobierno del último año, que no previó medidas para evitar el retorno de los aranceles. “Se quedaron inmovilizados a partir del año pasado. Les hemos dicho cuáles eran las medidas con las que había que atacar los problemas y eso se ignoró”, dijo públicamente en un medio nacional Ya que el 40% de su producción local se exporta a los Estados Unidos.
    En mayo de 2018, el Gobierno argentino había acordado con los Estados Unidos la excepción del pago de aranceles sobre las exportaciones de aluminio y acero. Entonces se definió que una cantidad equivalente al 100% del promedio del aluminio y al 135% del promedio del acero exportado en los tres años anteriores ingresaría hacia ese país sin aranceles, lo que se mantuvo hasta ahora. En ese momento, la Argentina fue uno de los cuatro países que alcanzaron un acuerdo para la exención definitiva de los aranceles, junto con Australia, Brasil y Corea del Sur.
    Pero por estos días la situación cambió y la UOM está preocupada por el futuro del empleo en la región teniendo en cuenta que la planta de Campana exporta muchos productos a Estados Unidos.

    Ingreso a la planta de Tenaris Siderca en Campana.

    Un verano “caliente”

    El titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Seccional Campana-Zárate, Abel Furlán, ha anticipado con preocupación que tendrán un verano “caliente” dado que el regreso de los aranceles de los Estados Unidos sobre el acero importado de Argentina no es favorable para el sector obrero.
    “En la planta de Campana de todo lo que se produce, se exporta el 80%; y de ese 80% un 30 se exporta directamente a los Estados Unidos. Por lo tanto desde la empresa ya nos advirtieron que se verá afectada su producción y con ello la estabilidad laboral de entre 300 y 400 obreros”, señaló con preocupación el dirigente metalúrgico en diálogo con LA VOZ.
    “Ahora es más que evidente que el gobierno nacional no aplicó ninguna estrategia regional, junto a otros países del Mercosur, para evitar esto que sucedió. Nos hace fuerte la unión regional latinoamericana, pero este gobierno nacional hizo todo lo contrario, abrió sus fronteras, dejó que las importaciones ingresaran indiscriminadamente cuando todos los países centrales están imponiendo aranceles y aplicando medidas económicas proteccionistas. Se hizo todo al revés”, criticó Furlán.
    “El propio ministro de Trabajo, Dante Sica, dijo que la decisión de los Estados Unidos lo sorprendió. Esto habla de una falta de plan y de estrategia industrial, productiva y económica de parte del gobierno de Macri. Ahora nos toca, junto a Alberto Fernández y Axel Kicillof, recuperar el empleo, el proceso de industrialización y, por sobre todo, las instituciones regionales como la Celac, el Mercosur y el Parlasur, para reclamar como bloque medidas comerciales más justas. Acá se trata del bienestar de todos los países y sus ciudadanos, entendemos que estamos en un momento muy complicado a nivel político en la región, pero tenemos que llegar a acuerdos que favorezcan al conjunto de los hermanos sudamericanos”, concluyó Furlán.
    Por último, respecto al planteo de Tenaris sobre los 300 o 400 puestos de trabajo que peligrarían, el dirigente metalúrgico anunció que junto a todo el sindicato trabajarán durante todo el verano para encontrarle una solución a este conflicto suscitado a principios de semana y que aún mantiene conmocionado al mundo del acero y del aluminio por lo inesperado de tal decisión.