• Hoy 30 - Zárate - 15.5° / 17.5°
    • Despejado
    • Presión 1020 hpa
    • Humedad 45%
  • La noche: Peleas callejeras, corridas, picadas, autos y motos a gran velocidad

    26/1/2020

    No hace falta mirar noticieros u otros medios para confirmar que la nocturnidad en nuestro propio Partido está fuera de control al igual que en muchas ciudades del país. De hecho el sábado pasado hubo corridas y peleas en pleno Centro zarateño, en Independencia y 19 de Marzo a la vista de vecinos, comensales y la propia policía.
    Los vecinos del Centro vienen advirtiendo sobre tal situación, al igual que otras actividades ilegales vinculadas a la nocturnidad, como las picadas clandestinas en avenida Gallesio, en calle Pellegrini a la vera del Parque Urbano o en avenida Anta y Antártida Argentina.
    El Concejo Deliberante vio con antelación el descontrol de la noche zarateña y en el año 2012 aprobó una ordenanza estableciendo responsabilidades de los propietarios de pubs y boliches. Y en los Considerandos de tal ordenanza se reconocía la problemática que significaba la nocturnidad, la violencia y la necesidad de regularla mediante una ordenanza.
    Finalmente aprobaron el Código de Nocturnidad de Zárate, a través de la Ordenanza 4104 con el fin de “modificar, actualizar y regular la legislación respecto a la nocturnidad en el Partido de Zárate”.
    En principio dicha ordenanza alcanza a bares, restaurantes, casas de comidas y comercios afines, restaurante con espectáculos en vivo, pubs, confiterías bailables, pool, billar, bowling, salones de fiestas, salones de fiestas infantiles y salones de fiestas de instituciones o clubes. Pero en lo particular apuntaba a establecer mayores medidas de seguridad y obligaciones para dos categorías; pubs y confiterías bailables.
    Nuevas medidas de seguridad
    La ordenanza estipula que los pubs y las confiterías bailables tendrán una serie de requisitos especiales para su funcionamiento y su habilitación. Uno de ellos es la instalación de cámaras de seguridad. Precisamente en mayo de 2016 el Concejo Deliberante modificó la ordenanza original del 2012 exigiéndoles la instalación de tales artefactos en las puertas de los boliches. La idea de modificar la ordenanza original se basó en los “sucesos de violencia e inseguridad” que acontecieron en los alrededores de locales nocturnos, en calles céntricas de la ciudad y a escasos metros de la Comisaría Primera de Zárate y de la Central de Monitoreo de la Dirección de Prevención Urbana (DPU). Por ello establecieron que “se deberán instalar cámaras de seguridad conforme a lo estipulado en el Decreto 2589/09 reglamentación de la Ley Provincial N° 14.050; asimismo deberán instalarse cámaras de seguridad en la zona de ingreso y egreso de pubs y confiterías bailables a los fines de extremar las medidas de prevención y seguridad para el público asistente. Estos establecimientos deberán contar con estas cámaras en sus accesos, egresos y en e entorno, entendiendo como tal los metros de frente correspondientes al establecimiento”. Aparte la ordenanza obligaba a que estos locales cuenten con un dispositivo de circuito cerrado de TV que grabe, para que sus cintas puedan servir como prueba ante la justicia u otro organismo que lo requiera.
    Este sistema debe estar activado desde una hora antes de la apertura al público y hasta una hora luego del cierre. “La falta de información – por cualquier motivo que fuere – será considerada falta grave. Aparte, el Departamento Ejecutivo Municipal deberá disponer de los medios correspondientes, de manera tal que las citadas cámaras instaladas sean monitoreadas desde la DPU, aumentando el número de personal abocado a la tarea, los fines de semana y días feriados. Asimismo se creará un registro del personal asignado para tal fin en el cual constatará: Nombre Completo, Fecha y Hora de Ingreso al Centro de Monitoreo”, establece la ordenanza. Aparte los pubs y las confiterías bailables deben contar con un control de acceso, una o más personas que requieran documento de identidad a los fines de acreditar la mayoría de edad de los asistentes en cumplimiento de las normas de protección de minoridad y Ley Nº 14.050.
    En otro apartado aclara que cada uno de estos establecimientos debe contar personal de Control de Admisión y Permanencia de acuerdo a la capacidad de concurrencia del local. También se implementará la presencia de personal del local en el sector de ingreso y vía pública exterior (vereda) donde funcionare el ingreso de las personas, contando con facultades para requerir el auxilio de autoridades policiales.
    Más exigencias y prohibiciones
    “Prohíbase en todas las categorías y rubros de locales que alcanza esta ordenanza, la realización de competencias, sorteos y toda atracción donde se estimule el consumo de bebidas alcohólicas. Aparte los pubs y las confiterías bailables deberán incluir campañas de difusión sobre las consecuencias del consumo de drogas y el excesivo consumo de alcohol. Esta campaña estará coordinada por el Departamento Ejecutivo Municipal”, instaura la normativa.
    Finalmente obliga a todos los establecimientos, y locales regulados por la ordenanza, a realizar simulacros de evacuación de los locales; como mínimo una vez al año y notificando a la autoridad de aplicación el día y la hora de ensayo. Deberán al menos, una vez por jornada y sea al inicio o durante el transcurso del espectáculo, indicar dónde se encuentran las salidas de emergencia, la ubicación de los matafuegos y brindar consejos prácticos para una ordenada evacuación del local en caso de siniestro. También deberán colocar en el acceso y en lugar bien visible, un plano del local que especifique claramente las salidas de emergencia”. Otra de las exigencias es que el personal de seguridad y control de acceso se capaciten en un curso de primeros auxilios y de extinción de incendios.

    El alcohol predomina los fines de semana en la noche de la ciudad.

    El local debe hacerse cargo del “entorno”

    En aquella sesión del año 2012, asistieron propietarios de pubs y confiterías bailables que luego se reunieron con los ediles por el artículo 21 y 22, que establecen nuevas obligaciones para los propietarios sobre “el entorno” a cada uno de los locales. Ellos mostraron su disconformidad y su malestar por las nuevas exigencias que significaban más inversión de su parte y además por la responsabilidad que debían adquirir sobre la vía pública. Los concejales los tranquilizaron señalando que en la reglamentación de la ordenanza iban a subsanar estos puntos pero como no se difunden los actos de gobierno mediante el digesto municipal se desconoce oficialmente si se retiraron estos apartados. De acuerdo a la información oficial que consta en la página web del Concejo Deliberante, el artículo 21 y 22 están vigentes.
    “Artículo 21; los titulares de los establecimientos o locales comprendidos en todas las categorías, deberán disponer los recaudos pertinentes para el mantenimiento del orden, tranquilidad y seguridad del entorno, en cuanto este último pudiere verse alterado directa o indirectamente por la actividad del establecimiento”. En otras palabras, los responsables de un salón de fiestas o de un pub deben hacerse cargo de la convocatoria de público y de su permanencia por periodos prolongados en la calle, en el frente e inmediaciones del local. Como así también de la afluencia de vehículos que provocaran y, por ende, de las molestias o los disturbios que generaren. “Deberán, asimismo, dar aviso a la policía local de toda acción que perturbe el orden público, como así también aquellas que provoquen peligro entre las personas presentes”, establece la ordenanza 4104.
    Por su parte, el artículo 22 fue el más criticado por los propietarios de boliches: “el responsable o encargado del comercio debe evitar especialmente que se provoquen desórdenes, escándalos o actos reñidos con la moral y las buenas costumbres, tanto dentro como fuera del local. Así como también debe evitar actos de vandalismo y/o violencia con clientes del comercio en una distancia de 50 metros de la entrada/salida del comercio, lo cual será responsabilidad del propietario del local. La realización de acciones de violencia y vandalismo, tanto dentro como fuera del local, será pasible de multas que podrán llegar a la clausura ante la reincidencia de las mismas”. Y el artículo 23 detalla que los titulares de los establecimientos o locales comprendidos dentro de la categoría “pub” y “confitería bailable” deberán contratar el servicio de policía adicional (POLAD) y/o servicio de agencia de seguridad pública, durante el desarrollo de la actividad hasta la total desconcentración del público asistente.

    Difícil cumplimiento de la ordenanza

    Hasta aquí, de más está decir que la ordenanza no se cumple en su totalidad. Como tampoco la instalación de dispositivos de control de concurrentes en los accesos a los boliches y los concejales fijaron en la ordenanza hasta la colocación de un detector de metales para evitar que personas ingresen con armas a los locales. En la actualidad sigue latente la raíz de la misma discusión que plantearon propietarios en el 2012, afirmando que se trata de una ordenanza de “difícil aplicación” por la inversión que debe hacer un local, lo cual desalentaría la instalación de nuevos emprendimientos de este tipo, y por otro que resulta de “difícil aplicación” porque el Municipio no cuenta con el personal ni al estructura para hacerlo cumplir.