• Hoy 28 - Zárate - 12.2° / 14.8°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 62%
  • Hidrovía Paraná-Paraguay: una zona estratégica

    4/2/2020

    La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) informó que tras la fuerte caída sufrida en 2016, el volumen de cargas totales transportadas por la Hidrovía Paraná-Paraguay recuperó la tendencia creciente y alcanzó los 20 millones de toneladas en 2018, lo que implicó una recuperación del 15,5% entre la provincia de Santa Fe y Corumbá (Brasil). Este crecimiento se sustenta principalmente por el aumento en el transporte fluvial de soja y derivados. Los mayores avances se dieron en el rubro mineral de Hierro, donde el volumen promedio transportado se incrementó un 47,6% para llegar a las 2.237 toneladas. Esto se alcanzó por las extracciones del macizo de Urucum, de Mato Grosso do Sul en Brasil. Dicha mercadería se transporta -por lo general- en barcazas que salen desde el puerto de Ladario, unos 5 kilómetros al este de Corumbá, y se dirigen hasta las terminales ubicadas en el Gran Rosario y Nueva Palmira en Uruguay, donde se realiza el trasbordo del mineral a los buques de ultramar.
    Renovarán concesión en abril de 2021
    En abril de 2021 vence la administración, dragado y señalización de la Hidrovía Paraná-Paraguay. Mediante esta se transportan 65 millones de toneladas de productos agrícolas al exterior, por lo que es de vital importancia para la economía argentina.
    Con la creación de la Agencia Federal, la hidrovía dependerá del Ministerio de Transporte, pero será autónoma de la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables. Actualmente existe un contrato multimillonario con Hidrovía S.A., empresa que está hace 25 años a cargo de esta autopista hídrica. Esta firma recauda como peaje US$3,6 por cada tonelada que se transporta en los navíos. Sin embargo los usuarios de la hidrovía reclaman una mejor eficiencia para disminuir los costos de los traslados. Por eso quieren una profundización del calado, de 40 pies, y también mejora de los accesos a los puertos públicos. Otro reclamo de los usuarios son las tareas de dragado y balizamiento en el tramo norte de la autopista hídrica. Actualmente, la concesión está en manos de Emepa (Argentina) y Jan de Nul (Bélgica).
    Por su parte, el presidente, Alberto Fernández, ya decidió cómo se decidirá la nueva licitación, y será mediante esta Agencia Federal que estará integrada por Nación y representantes de cada provincia que participan de la Hidrovía: Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe y Buenos Aires. Por eso el proyecto impulsado por el gobierno de Fernández se alza como importante; incluir a las provincias en el manejo de la hidrovía implica que los gobernadores, las terminales cerealeras, agroexportadores y otros actores del sector tengan la posibilidad de comunicar sus intereses en el trato de algunos temas, como la definición de un órgano de control, profundidad de calado e infraestructuras portuarias, entre otros puntos centrales.
    Una salida al mar para Bolivia
    Tras el fallo adverso de La Haya, una de las primeras medidas del ex presidente Evo Morales fue otorgar certificaciones como puertos internacionales a tres terminales de carga privadas en la ruta de la hidrovía Paraná- Paraguay: Aguirre, Gravetal y Jennefer.
    Los tres puertos privados, dos de los cuales todavía no tienen capacidad operativa, se encuentran en el canal Tamengo, una vía fluvial de navegación por la cual, luego de 11 km, se alcanzan las aguas del río Paraguay, frente a la ciudad brasileña de Corumbá.
    Pero según la proyección del actual gobierno boliviano es que en dos o tres años, al menos el 50% de la carga boliviana que pasa por terminales chilenas se desvíe allí.
    En el 2018, Bolivia se unió al Acuerdo de Transporte Fluvial de la hidrovía que se constituyó el 9 de marzo de 2018, en Asunción, Paraguay.
    Prometen inversiones
    Desde hace unos 20 años que las obras de dragado y balizamiento de esta vía está en manos de la empresa argentino-belga Hidrovías SA. Y el año pasado, la parte argentina de esa compañía (Emepa) quedó en el ojo de la tormenta en la famosa causa de los “Cuadernos K” cuando el empresario Gabriel Romero confesó haber pagado coimas por U$600.000 dólares para que el gobierno de Cristina Kirchner le renovara por decreto la concesión de la explotación de la hidrovía en el tramo del río Paraná-Paraguay. Los belgas de Jan de Nul se despegaron del asunto e insistirán con el negocio.
    En los primeros días del 2020 se llamará a licitación para la renovación de obras de dragado y balizamiento de la denominada “autopista fluvial del Mercosur” en 2021. Y los chinos están al acecho ya que la empresa china “Cofco” está dispuesta a ofrecer hasta un 30% menos del costo global de las obras. También está la gigante Shangai Dredging Company (SDC) que ya en el 2016 ofrecía un peaje de USD 2,25 la tonelada de registro neto frente a los USD 3,6 que cobra hoy la Hidrovía SA. Pero no se puedo dar por objeciones de algunas empresas agroexportadoras europeas.
    Son el total de puertos que se encuentran a lo largo de la Hidrovía Paraná-Paraguay, esto es desde Puerto Cáceres (Brasil) y hasta el puerto de Rosario (Argentina), existen cerca de 105 terminales.

    Es una de las vías navegables naturales de mayor longitud del planeta.

    Que es la hidrovía

    Es una de las vías navegables naturales de mayor longitud del planeta, ya que cuenta con 3.442 Km. Se extiende desde Puerto Cáceres (Brasil) hasta Nueva Palmira (Uruguay). Es una de las vías de transporte más significativas para la integración física del Mercosur. En ella circulan 4.000 buques, que mueven cada año 70.000 millones de dólares.
    Además el vencimiento de la actual concesión aparece como una oportunidad única para modernizar la gestión de la navegación de la Hidrovía Paraná- Paraguay y lograr las profundidades necesarias en toda su extensión. De hecho desde la implementación de la concesión del dragado y balizamiento del Sistema de Navegación Troncal (SNT) en 1995 y la conformación oficial de la Hidrovía Paraguay- Paraná, ha ocurrido una mejora sustancial del transporte de cargas y una fuerte expansión tanto de la superficie sembrada, como de los volúmenes producidos y exportados de la Argentina. En aquella oportunidad, el por entonces gobierno nacional de Carlos Menem decidió concesionar el dragado desde Santa Fe al Océano a 32 pies efectivos. En el año 2006 se llevó el calado de diseño a 34 pies efectivos, asumiendo el costo adicional el usuario de las vías navegables. Esa es la profundidad actual del tramo del río Paraná que va desde el Gran Rosario al Océano.
    En este contexto es que la provincia de Buenos Aires también busca posicionarse como eje del comercio y el Complejo Portuario Paraná, que se instalaría en la Isla Talavera de nuestra ciudad adquiere peso propio; ya que entre el origen de la hidrovía, en Brasil, y Rosario se encuentran instaladas 105 terminales portuarias y la provincia de Buenos Aires quiere adquirir más protagonismo a instancias de la nueva licitación en 2021.