• Hoy 2 - Zárate - 6.9° / 7.8°
    • Nublado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 80%
  • Zarateños marcharon para pedir justicia

    19/2/2020

    Una bandera con más de 60 rostros y nombres fue el estandarte de la marcha que convocó a cerca de 400 personas en la tarde de ayer al cumplirse un mes del crimen de Fernando Báez Sosa ocurrido en la localidad de Villa Gesell y por el cual se encuentran detenidos ocho jóvenes de Zárate.
    Los nombres que integraban esa bandera, eran de las víctimas de la inseguridad, pero también de hechos de violencia en la ciudad. La fotografía del joven asesinado afuera del boliche Le Brique, ahora también integra ese estandarte.
    Por eso, el leitmotiv de la manifestación que partió cerca de las 18 horas desde Mitre y Justa Lima atravesando el centro de ciudad hacia la Plaza Mitre, era el pedido de justicia por este último aberrante hecho que involucra a los jóvenes zarateños y por el resto de las víctimas del historial criminal de la ciudad.
    La marcha finalizó frente al Palacio Municipal, donde cientos de personas se fundieron en aplausos al compás del canto que pedía justicia. La mencionada bandera, fue colocada en las rejas del frente de la Municipalidad donde decenas de vecinos se paraban a recorrer con sus ojos los nombres, recordando los distintos casos.
    “No queremos que el asesinato de Fernando quede impune, estamos acá porque esos criminales tiene que pagar por lo que hicieron. Esto que le pasó a este chico le podría haber pasado a cualquiera de nuestros hijos acá en Zárate porque estaban acostumbrados a atacar en patota”, comentó a este medio una vecina que pidió reserva de su identidad. “No se puede imaginar el dolor de esos padres que perdieron su hijo en un hecho así, con esto les queremos demostrar que esas personas no nos representan y que nos solidarizamos con ellos”, agregó.
    Adultos mayores, jóvenes y hasta niños posaron ante las cámaras fotográficas de distintos medios mostrando carteles con el rostro de Báez Sosa. También, se exhibieron pancartas con leyendas como: “Por todas las víctimas de la violencia. Justicia”. Pasadas las 19 horas, el grupo de vecinos comenzó su desconcentración; algunos enrollaron sus carteles y cruzaron la plaza rumbo al centro, otros permanecieron allí, batiendo sus manos y pidiendo porque este crimen, que ha consternado a una sociedad entera, finalmente no quede impune.