• Hoy 27 - Zárate - 15.1° / 15.6°
    • Nublado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 80%
  • Definirán la continuidad de 500 trabajadores

    10/3/2020

    El gobierno nacional decidió rescindir el contrato con Techint por la obra del Carem, el prototipo de reactor nuclear modular, y rescindir el contrato con la empresa Caputo-TGLT por la construcción de una obra dentro de Atucha 1. Y a la par de la rescisión de estos contratos, anunció la refundación de la Unidad de Gestión Atucha, una especie de gerencia especial que permitiría que el Estado nacional se haga cargo de diferentes obras, a través de la empresa Nucleoeléctrica Argentina, y de esa manera recuperar presencia en el sector nuclear.
    En otras palabras, dejaría de tercerizar obras a empresas contratistas para hacerse cargo de las dos obras que están “paradas”, el Carem y la construcción del edificio ASECQ (Almacenamiento en Seco de Elementos Combustibles Gastados) en Atucha 1.
    Es que el año 2019 terminó mal y comenzó peor para el sector nuclear; ya que 500 puestos de trabajo están pendiendo de un hilo tras millonarias deudas contraídas por el anterior gobierno con Techint en el Carem y la falta de avance de una obra estratégica.
    Luego de una serie de infructuosas reuniones, intervino el gobierno nacional y así se decidió que el gobierno absorba a estos 500 trabajadores. Ese fue el anuncio el viernes pero esta semana están previstas las reuniones que terminen por darle forma a estos anuncios. Es decir el “cómo” los trabajadores serán absorbidos por esta Unidad de Gestión a cargo de Nucleoeléctrica Argentina.
    En principio la UG (Unidad de Gestión) fue una especie de gerencia interna que tuvo a su cargo la finalización de la central nuclear de Atucha 2. Esta UG fue parte de Nucleoeléctrica Argentina S.A y tenía a su disposición a cientos de trabajadores para el mantenimiento de Atucha 1 y la terminación de Atucha 2; aparte de cualquier otra obra dentro del predio nuclear. Esta UG fue desmantelada, según lo evaluado por la Uocra local, durante el gobierno de Macri; rescindiendo el contrato de la mayoría de sus trabajadores. Al desmantelar esta unidad, comenzó a tercerizar a empresas contratistas proyectos que antes eran absorbidos por esta UG o bien, también se tercerizaban pero con otra participación y control del propio Estado a través de Nucleoeléctrica.
    Ahora el gobierno volvería a conformar esta UG absorbiendo a los 400 trabajadores que se desempeñaban en el Carem para la continuidad de dicho proyecto.
    Según informaron desde la UOCRA hoy se desarrollará una nueva reunión en el ministerio de Trabajo, a partir de las 10 horas, entre Nucleoeléctrica, funcionarios del ministro de Producción, de Energía y Nucleoeléctrica Argentina. Allí se avanzaría en más detalles sobre dicha propuesta.
    El Gobierno nacional ratificó el carácter de “proyecto estratégico” para el desarrollo nuclear del país a la construcción del primer reactor CAREM, que se lleva adelante en la localidad bonaerense de Lima.

    El CAREM es una obra “estrategica”

    “Se trata de un proyecto estratégico para el desarrollo nuclear argentino”, recalcó la Secretaría de Energía en un comunicado de prensa hace un mes, tras una visita de funcionarios a Lima, al predio del Carem aledaño a Atucha 1.
    Una vez concluido, el CAREM será el primer reactor de potencia 100% nacional en cuanto a diseño, desarrollo y construcción. Sin embargo diferentes cuestiones técnicas se ataron a lo político y el proyecto sufrió un sinfín de contratiempos y retrasos.
    Esta clase de reactores tienen una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o de polos fabriles e industriales con alto consumo de energía, incluyendo la capacidad de alimentar plantas de desalinización de agua de mar.
    El prototipo está siendo construido en la localidad de Lima en un edificio que comprende el ‘módulo nuclear’, un sector que incluye la contención del reactor, la sala de control y todos los sistemas de seguridad y de operación de la central.
    En la actualidad, la Comisión de Energía Atómica desarrolla una versión comercial del CAREM, con una potencia de hasta 120Mw, que permitirá el desarrollo modular de una central multireactor de acuerdo a las necesidades de cada cliente a costos competitivos para el mercado internacional.
    La obra civil comenzó el 8 de febrero de 2014, momento desde el cual el CAREM se ha constituido como el primer SMR del mundo en estar oficialmente en construcción, aunque en los últimos años sufrió demoras y postergaciones en las distintas etapas.
    Esta primera versión de los reactores tipo CAREM será capaz de generar 32 megavatios eléctricos, y se prevé que alrededor del 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sea provisto por empresas argentinas certificadas bajo los exigentes estándares internacionales de calidad, supervisados por la CNEA.