• Hoy 28 - Zárate - 19.9° / 20.1°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 41%
  • Raúl de la Torre, director, a diez años de su muerte

    19/3/2020

    El 19 de marzo de 2010 fallecía en la ciudad de Buenos Aires Raúl de la Torre. Nacido en Zárate el 19 de febrero de 1938 fue portador de un apellido tradicional de la ciudad. Por su madre, Azucena Di Pietro, procedía de una familia de origen italiano, cuyos integrantes fueron conocidos comerciantes, docentes y farmacéuticos.
    De la Torre fue un cineasta obsesionado por el universo femenino. En su ópera prima, Juan Lamaglia y Señora (1970), filmado en Zárate, el sofocante ambiente de su pueblo natal es contemplado a través de Juan (Pepe Soriano), un hombre de negocios de buen pasar y su mujer (Julia von Grolman) que llevan una monótona vida matrimonial. Saludado por la crítica como un producto original,
    El saludo que hizo la crítica argentina a este film como un producto original colocó a De la Torre en el camino a su consagración internacional con Crónica de una señora (1971). De ritmo moroso y atento a los detalles, narra un conflicto donde los personajes femeninos son víctimas de los valores de una burguesía que relega a la mujer a un orden injusto y opresivo. En Heroína (1972), drama psicológico basado en la novela homónima de Emilio Rodrigué, Peny (Graciela Borges) asediada por sus fantasmas, busca ayuda psiquiátrica después de haber tenido un intento de suicidio. Luego de La revolución (1973) que pretende ser una alegoría del devenir de la sociedad argentina, Sola (1976) recupera las historias de clase y el mundo femenino, que seguirá presente en las adaptaciones de obras literarias como El infierno tan temido (1980) y Pubis angelical (1982), basados en las obras homónimas de los escritores Juan Carlos Onetti y Manuel Puig respectivamente. En ésta última, los trazos de su obra transcurren en un ambiente cultural sofocado por los rigores de la censura (en1975 De la Torre dirá: “hay que ver de todo, porque así es como el hombre crece”) y una sociedad afectada por la crisis económica
    Con Pobre mariposa (1986) que aborda el tema del antisemitismo a través del personaje de Clara Somolof (Graciela Borges) De la Torre encontró las mayores recompensas que le permitieron participar en Cannes y obtener premios en Huelva y Bogotá; en Color escondido (1988), protagonizada por Carola Reyna, la realidad y los sueños se confunden en la vida de una joven de clase media venida a menos.
    En el drama, Funes, un gran amor (1993) y en su edición 2002 Un tal Funes, (con escenas filmadas en Zárate) el protagonista es una pianista, Azucena Funes (Graciela Borges), personaje enigmático, que genera pasiones dentro de un sórdido micromundo del Buenos Aires de los años cuarenta y, en Peperina (1995), un semidocumental, que cuenta la historia de una fanática del grupo Serú Girán llamada Patricia Perea (Andrea del Boca) y apodada Peperina., Sus últimas realizaciones fueron Desarmadero (2005) con Graciela Borges y Dalma Maradona, nunca estrenado y Cuadros de una exposición (2010) que estaba próximo a rodar cuando lo sorprendió la muerte.
    Dirigió a la mayoría de los actores argentinos más importantes Graciela Borges, Federico Luppi. Alfredo Alcón, Luis Brandoni, Alberto de Mendoza, Pepe Soriano. Su trabajo para televisión incluyó las miniseries Patagonia se hizo así como director y productor ejecutivo, con Félix Luna como narrador y Seis Cuentos de Borges para la Televisión Española como idea, primer director y escritor. Esta trayectoria, al decir del crítico Adolfo C. Martínez, convirtió a Raúl de la Torre en uno de los más talentosos directores cinematográficos cuya obra ocupó casi 30 años de la historia del cine nacional.
    La Asociación Amigos del Museo de Zárate lo distinguió como socio honorario, en 1996, la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Zárate le rindió un homenaje en marzo de 2009 y ese mismo año fue declarado Personalidad Destacada de la Provincia de Buenos Aires por la Cámara de Diputados Bonaerense. En 2013 el Museo y Archivo Histórico Municipal Quinta Jovita organizó una muestra en su homenaje.
    La casona que le perteneciera, ubicada en la calle Ituzaingó y las barrancas, que bautizara con el nombre La Azucena, actualmente forma parte del patrimonio municipal y será destinada a un espacio cultural para recocijo de los zarateños y de quienes visiten nuestra ciudad.

    Raúl de la Torre.