• Hoy 25 - Zárate - 16.7° / 17.2°
    • Lluvia
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 92%
  • La difícil situación de cartoneros y recicladores urbanos

    27/3/2020

    La declaración del aislamiento social alteró el normal funcionamiento de la sociedad acostumbrada a determinados modelos de vinculación, relación y producción; en este contexto, la restricción de algunas actividades y de la circulación en la vía pública hace emerger viejas problemáticas de sectores postergados, como es el caso de los cartoneros y recicladores urbanos.
    El escenario es verdaderamente complejo, dado que esta actividad representa el único ingreso de familias que residen en asentamientos y barrios con muchas deficiencias, donde el problema que impone la pandemia de coronavirus, se suma a necesidades insatisfechas y falta de servicios.
    Antes de que la crisis mundial por el Covid-19 estallara, para los trabajadores de la cooperativa La Esperanza había un horizonte. “En cuanto a la cooperativa, hemos avanzado muchísimo, nos equipamos con herramientas como una cinta de separación, una compactadora, un camión, un molino de plástico y estábamos implementando la separación en origen, levantando materiales en los clubes, sociedades de fomento, y estábamos a punto de levantar en los Cepam. Estábamos avanzando en cuanto al cuidado del medioambiente y la separación de materiales”, describe Rodolfo Álvarez, coordinador de la cooperativa. A esto, agrega: “Tenemos alquilado un predio en el parque industrial, de una hectárea, el cual tenemos completo hasta la mitad de plásticos para poder ser compactado, procesado y devuelto a la cadena de comercio. Eso lo hemos capitalizado con un servicio del municipio, donde estábamos trabajando en la periferia y en cuatro o cinco asentamientos, haciendo servicio de recolección porque los camiones de Entre no pueden entrar por los cables bajos, los árboles y las condiciones de las calles”. Esa tarea que nuclea a un grupo de trabajadores se sigue cumpliendo con las respectivas medidas de seguridad.
    “Estábamos a punto de comprar otro camión más para poder transportar todos los materiales compactados a la industria, pero con este problema del coronavirus nos paralizamos. Los compañeros no están saliendo a reciclar, no están vendiendo, ni recibiendo ayuda absolutamente de nada y están pasando hambre”, cuenta Álvarez.
    Desde el Municipio le solicitaron datos de todos los recicladores para instrumentar acciones que puedan paliar esta situación, pero Rodolfo advierte que resulta muy riesgoso salir casa por casa a recolectar la información, dadas las restricciones previstas.
    “Lo que necesitamos es mercadería, la gente la está pasando muy mal. No hay para comer, las personas que tiene problemas de salud, no tienen para medicamentos. Esto pasa en todos los asentamientos de Zárate”, dice el coordinador de La Esperanza. Actualmente, se encuentra trabajando en la clasificación de información sobre aquellas personas que podrían acceder al Ingreso Familiar de Emergencia anunciado por el Gobierno Nacional, la cual será enviada al Movimiento de Unidad Popular, del cual Álvarez es secretario.
    “Al día de hoy, en concreto, no hay ayuda del Estado Nacional, ni Provincial, ni Municipal en los barrios y asentamientos. Lo único que recibimos fue algunos bolsones de mercadería, pero somos entre 40 o 50 compañeros trabajando en la cooperativa, sumado a otros 30 que son adherentes, y la mercadería que se recibió será para 10 personas”.
    La angustia pasa por estos días, por no tener una respuesta para darle a las trabajadoras y trabajadores, detrás de quienes están los hijos y personas mayores del núcleo familiar. Tal es así, que algunos de ellos decidieron exponer sus cuerpos y su salud, y salir a recorrer comercios en busca de alimentos: “Un grupo de personas salió a buscar carne y hueso en las carnicerías, y a pedir en los supermercados. Estaban trabajando levantando materiales, y de golpe no pueden hacerlo porque es riesgoso y porque Prefectura o Gendarmería los manda a las casas.La realidad es que no tienen ingresos para poder comer”.