• Hoy 27 - Zárate - 13.7° / 14.9°
    • Nublado
    • Presión 1004 hpa
    • Humedad 97%
  • Demoras en el tránsito para entrar a la ciudad

    22/4/2020

    En algunas ocasiones, la fila de vehículos suele rodear la rotonda y continuar algunos metros por Ruta 6. Son diversas las sensaciones que experimentan los automovilistas al verse en tal embotellamiento; por un lado, surge el descontentos de quienes se encuentran condicionados por el horario y deben llegar a tiempo a algún sitio en particular. Pero por otro lado, están quienes también empatizan con la actual coyuntura y aceptan que esta particular situación de excepción, requiere medidas de excepción.
    Depende del horario -la situación se agrava en horas picos de ingreso a la ciudad-, las demoras que registran los automovilistas pueden variar entre 20 y 40 minutos. Este “cuello de botella” se produce por los controles que desde hace varias semanas la Municipalidad lleva adelante en la principal entrada al casco urbano.
    Cada una de estas acciones –que deben realizarse bajo las medidas de bioseguridad vigentes- requiere de varios minutos, por lo cual, ante la gran presencia de vehículos que a diario visitan la ciudad, suelen producirse grandes demoras y largas colas.
    En varias oportunidades los propios usuarios y vecinos del Partido de Zárate reclaman la construcción de un puente elevado sobre la rotonda, similar al que está ubicado en el ingreso a Campana. O, en su defecto, que se dispongan agentes de tránsito durante los fines de semanas largos ante el importante caudal que provenía de Entre Ríos y que transitaba por este peligroso acceso.
    El problema histórico es que la Rotonda no es funcional al intenso tránsito actual y en ese sector se producen serios embotellamientos porque confluye la Ruta 9, la 6 y es el principal acceso a la ciudad.
    Desde que se decretó la cuarentena obligatoria el 20 de marzo, y a la par se establecieron los controles en los acceso a la ciudad; el problema en el tránsito se agudizó. Y se profundizó aún más con automovilistas y camioneros vinculados a las actividades de “excepción” a la cuarentena.
    El tabique de control y desinfección está ubicado en la mano que ingresa a la ciudad, ya que no siempre hay controles para los que emigran de la ciudad. Y en esta mano doble de avenida Lavalle se reduce a uno sólo hacia Teodoro Fels donde montaron una jaula de caños de pvc que arrojan alcohol rebajado con agua para desinfectar los chásis.
    Dos agentes municipales guían el tránsito, efectivos policiales constatan los permisos para circular y un miembro de la Armada Argentina toma la temperatura corporal con una pistola. Este es el operativo municipal montado en Lavalle y Teodoro Fels.
    Sin embargo los vecinos y automovilistas no critican estos controles sino la falta de agentes de tránsito en la rotonda, unos metros más hacia la salida donde camiones que bajan del puente Zárate- Brazo Largo suben a la rotonda para continuar su marcha a Panamericana, tocan bocina o “tiran los camiones encima” a los vehículos.
    Esta postal se repite todos los días, desde media mañana y hasta las 17 horas. Largas colas de autos, filas interminables por ruta 6 y por 193 que quieren ingresar a la ciudad o seguir hasta el puente. Si bien accidentes de tránsito no han ocurrido hasta el momento, ha habido varias discusiones y una pelea entre un camionero que se bajó del vehículo con un automovilista que no lo dejaba pasar porque aguardaba la cola para ingresar a la ciudad.