• Hoy 28 - Zárate - 24.4° / 25.3°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 67%
  • El campo no puede comercializar soja por la bajante del Río Paraná

    30/4/2020

    A mediados de febrero, cuando los productores ansiaban las lluvias con grandes esperanzas comerciales, llegó la sequía en toda la zona. Por lo tanto las malezas comenzaron a crecer, cada vez más resistentes a los agroquímicos y aprovechando la falta de lluvias. Nada se puede hacer contra la indómita naturaleza.
    Ahora, en época de cosecha, se ven los frutos de una temporada mala, según catalogó la Sociedad Rural de Zárate, Campana y Exaltación de la Cruz.
    Todos los campos del corredor de Ruta 8 y Ruta 9 están levantando la cosecha, el maíz y la soja de primera y segunda con muy flojos rindes por la sequía de todo el verano, en especial de los últimos meses. Sumados a los problemas con la maleza.
    Si bien hay varios motivos que hoy hacen repensar el rol de los agroquímicos, lo cierto es que “la maleza se están haciendo cada vez más resistente a los productos, Sumado a la falta de agua que no activan los productos”, comentaron desde la entidad rural.
    Por lo tanto la cosecha de soja se realiza entre muchos “yuyos”; “no es una cosecha limpia”, evaluaron. Aparte los granos no se desarrollaron lo suficiente por la poca agua y, en general, piensan que las estimaciones en toneladas y dólares será muy por debajo de lo esperado a fines del año pasado.
    Es que toda esta región del país sufrió un “estrés hídrico” y en varios lotes la producción de soja “se arrebató” y los granos anticiparon su maduración.
    Para entidades agrarias de Rosario, por ejemplo, donde se concentra una situación ambiental y productiva similar al norte de la provincia de Buenos Aires, evaluaron que se han desmoronado los rindes de la soja de segunda y se calculan pérdidas en la cosecha de entre 20 y un 30%.
    Por otro lado, en cuanto a la producción y comercialización de productos derivados de la apicultura y huevos de diferentes aves; aseguraron que estas actividades siguen funcionando aunque con algunos problemas.

    Precios bajos para el maíz y río bajo para la soja
    Por lo tanto cuando a esta situación productiva y comercial se le añade la pandemia del Covid-19 que desembarcó con fuerza en América el mes pasado; todo se torna más complejo para el sector agropecuario que es el motor de la economía de países en desarrollo como la Argentina y otras regiones de sudamérica.
    Para empezar, el maíz de Argentina se vuelca al mercado interno para consumo pero también se exporta como insumo para la producción de biocombustible (etanol). El principal productor de esta nafta es Estados Unidos, sin embargo la caída del consumo producto de la pandemia empujó los precios hacia abajo.
    A nivel global existe una menor demanda de combustibles y el etanol no se queda afuera. El maíz que no se destine a la industria de etanol, puede ir a consumo forrajero y/o a exportación pero como Estados Unidos es el principal productor de maíz, y posee mucho remanente, habrá mayor competencia para las exportaciones argentinas y los productos de esta región agropecuaria.
    En tanto, el otro tema informado por la Sociedad Rural regional es la cosecha de soja; la cual ya se ha comenzado a comercializar tras la primera levantada de cosecha pero que aún reservan el grueso en bolsas para la reactivación de China tras el Covid-19, y que repunten un poco los precios.
    Sin embargo hay un problema grave relacionado a la sequía; y es la bajante histórica del Río Paraná. Tal situación imposibilita que partan barcos cargados a tope con la producción, ya que al haber poca agua en los calados de los puertos, los barcos deben zarpar con menos cargamento, entonces aumentan los costos logísticos y operativos y se compra menos al productor o a un menor precio para equiparar la cadena de valor agregado.
    “La situación actual es muy grave para la logística de los barcos. Los puertos están sin agua y en plena cosecha; lo cual significa todo un gran problema sumado a la sequía, a la pandemia y a la crisis económica de arrastre que nos afecta todos los argentinos por igual”, consideró Martín Coarasa, Vicepresidente Segundo de la Sociedad Rural de Zárate, Campana y Exaltación de la Cruz.