• Hoy 26 - Zárate - 14.2° / 15°
    • Lluvia
    • Presión 1009 hpa
    • Humedad 98%
  • Concejales analizan regular los “delivery”

    5/5/2020

    La nueva economía de plataformas esconde detrás una avanzada precariedad laboral que legisladores, concejales y funcionarios públicos nunca quisieron ver. Sólo la ciudad de Buenos Aires fue escenario de litigios judiciales a favor de estas grandes empresas de plataformas como Uber en detrimento de los taxistas, pero principalmente O Glovo o las plataformas de delivery siguen operando a la sombra de la regulación.
    En tanto la justicia sólo se limitó a exigir controles de seguridad a las empresas, recayendo contra los trabajadores, parándolos y exigiéndoles cascos y elementos de seguridad en la ciudad de Buenos Aires.
    Es paradójico, además, que la mayoría de los gobiernos “progresistas” miren para otro lado o naturalicen este proceso invitando a consumidores a optar por el delivery en estos tiempos de cuarentena, cuando estas mismas empresas reclutan a personas con la premisa del emprendedorismo y de la meritocracia; fundamentos denostados por los kirchneristas contra Cambiemos. Pero a la hora de legislar y dar cuenta de que se trata de trabajo precarizado e informal, los tiempos se dilatan y “este tema aún puede esperar”.
    Sin embargo algunos municipios estuvieron más “despiertos”, legislativamente hablando; y ya cuentan con una legislación previa a la cuarentena con el objetivo de avanzar en una regulación del servicio. Ciudades como Gualeguaychú, La Plata o Venado Tuerto ya se ocuparon del tema y aprobaron ordenanzas para, precisamente, regular el servicio en beneficio de los trabajadores.
    A nivel local el bloque oficialista anunció que está dispuesto a legislar sobre este grupo de trabajadores pese a que la actividad en Zárate ya lleva varios años; no estrictamente el delivery sino este servicio vinculado a plataformas digitales como “pedidos ya”.
    Según anunció el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Ríos, están dispuestos a revisar ordenanzas vigentes en otras ciudades para aprobar un documento similar en Zárate y así regular tal situación.
    La ordenanza de La Plata
    La capital provincial, en su digesto municipal, publicó la Ordenanza 11039 “regulando el servicio de reparto a domicilio de productos alimenticios, conocido como delivery, que se realizan en motos, motocicletas y/o vehículos similares”.
    Esta ordenanza obliga a los locales comerciales con servicio de delivery, que utilicen dos o más unidades de reparto, a contar con un área de estacionamiento que puede ser parte de la superficie del local o ser un espacio exclusivo. Dicho espacio será acondicionado especialmente y deberá cumplir con las medidas de seguridad y señalización estipuladas por las normativas vigentes.
    En Zárate, todas las casas de comida con este servicio dejan que sus repartidores estacionen en la vía pública, sobre la vereda o en los cordones.
    Por otro lado, la ordenanza platense prevé la inscripción previa a un registro de todos los locales con este servicio. En base a estos datos, cada vehículo registrado recibe una oblea como permiso.
    “La persona encargada de realizar el reparto, además de cumplir con todo lo estipulado por la Ley Nacional de Tránsito, deberá estar equipada con chaleco reflectante que exhiba el nombre de la empresa o titular para la que trabajan. Además, los comercios que vendan productos alimenticios por medio del servicio de reparto a domicilio deberán poseer un libro de asiento de repartidores”, establece la ordenanza; al mismo tiempo que obliga a que las primas de los seguros de los repartidores pasen a estar a cargo del empleador.
    Asimismo, los titulares de los establecimientos habilitados para la entrega a domicilio de sustancias alimenticias deberán proveer a los repartidores, los siguientes elementos: indumentaria adecuada para utilizar en esos vehículos e indumentaria adecuada para días de lluvia.
    En cuanto a los vehículos que realicen el servicio de delivery, deberán contar con contenedores térmicos con interior de acero inoxidable o plástico y cierre hermético, de fácil limpieza, que serán inspeccionados por el municipio.
    Finalmente establece multas y posibles clausuras para los locales que no respeten esta normativa como así también cualquier otro tipo de falta de los propios repartidores; ya que la acumulación de tres infracciones (por parte de los repartidores o el comercio) sancionadas por la Justicia de Faltas, dará lugar a la suspensión de la oblea habilitante por el tiempo que se estime pertinente”. Pero además, la acumulación de seis infracciones (por parte de los repartidores o el comercio) sancionadas por la Secretaría de Justicia de Faltas dará lugar a la clausura del local por el tiempo que se estime pertinente”, establece la ordenanza platense.
    Tal normativa se centra en las condiciones laborales y las obligaciones de la empresa y del repartidor en esta materia, sin inmiscuirse en cuestiones formales de empleo. Por lo tanto los repartidores no trabajan como personal contratado de la empresa sino que la legislación deja abierta la posibilidad a que se inscriban como monotributistas.