• Hoy 29 - Zárate - 11.6° / 12.4°
    • Despejado
    • Presión 1013 hpa
    • Humedad 81%
  • Para el sindicato del sector gastronómico y hotelero en Zárate, “la situación es crítica”

    7/5/2020

    La Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA). Zona Norte evaluó de “crítica” la situación económica de restaurantes y de todos los comercios vinculados al sector.
    No obstante, y más allá de la ayuda estatal con el pago de salarios, el sindicato apela al diálogo con los empresarios para planificar de qué manera atraviesan la crisis cuidando el empleo.
    “Nuestro sector es uno de los más perjudicados, y será el más perjudicado, porque más allá de la ayuda del Estado, muchas empresas, restaurantes y emprendimientos cerrarán sus puertas ya que no podrán mantener ni podrán abonar los sueldos. En Zárate estamos tratando de garantizar las fuentes de trabajo, charlando con empresarios y apelando al diálogo. Pero más allá de esto, estamos mandando Cartas Documento por incumplimientos del mes de marzo ya que entendemos la situación crítica de los empresarios por no poder abrir sus comercios durante la cuarentena pero nosotros estamos para defender al eslabón más débil que es el trabajador”, explicó Luis Urbieta, secretario gremial.
    Hasta el mes de enero, Urbieta se encontraba al frente de la sede local de gastronómicos y había anunciado la remodelación del edificio ubicado sobre calle Moreno. Sin embargo este proyecto se suspendió por la pandemia.
    “Respecto a la ayuda estatal, la vemos bien; pero lo cierto es que no todos los comercios están en regla para pedir esta ayuda porque la pandemia surge luego de años muy malos para el sector comercial con una retracción sustancial del mercado. Por lo tanto se trata de una situación compleja. Como mencioné, nosotros estamos para proteger cada uno de los empleos. Y ya hemos enviado intimaciones para que los comercios de costanera paguen los salarios de los empleados ya que los trabajadores tienen que mantener a sus familias”, explicó Urbieta.
    En la mayoría de los casos, indicaron que algunos negocios no han pagado aún a sus empleados los sueldos del mes de marzo; en tanto que saben que en algunos locales del norte de la provincia sólo efectivizaron un porcentaje del salario. En este contexto pidieron “solidaridad” por parte del sector empresarial, para que los trabajadores puedan contar con un paliativo para sobrellevar la crisis.
    “Aparte nuestra actividad no arrancará el día que termine la pandemia. Esto está claro; por lo tanto apostamos a seguir dialogando con las empresas para ver cómo continuamos”, anunció el gremialista.
    A fines del mes pasado el titular del gremio a nivel nacional, Luis Barrionuevo, confirmó que alcanzó un acuerdo con la cámara empresarial gastronómica para acordar el pago de no menos del 75% de los salarios a los trabajadores que hace poco más de un mes que no asisten a trabajar. O sea que están en condición de “suspendidos”.
    De acuerdo con el convenio firmado a nivel nacional, los aportes y contribuciones a la obra social y las cuotas de afiliación al sindicato quedaron a salvo y serán descontadas en proporción a los sueldos abonados durante el período de vigencia.
    Aquí hay otra diferencia con el acuerdo marco: el de la gastronomía y la hotelería tendrá una duración por abril y demandará firmas puntuales cada mes.
    Desde el gremio explicaron que por tratarse de una de las actividades más afectadas por el confinamiento será previsible la caída de miles de empresas. De hecho fue uno de los primeros sectores en acudir a la quinta de Olivos para encontrarse con Alberto Fernández y pedirle un plan de asistencia específico de sostén para los empleadores.

    Intiman a un hotel y cerró el comedor de la Prefectura
    Por otro lado, el sector de los hoteles se encuentra en una situación aún más complicada que los restaurantes, dado que no pueden abrir de ninguna forma.
    “Le hemos enviado Cartas Documento a El Trébol por incumplimiento del pago de haberes”, anunció el sindicalista.
    Además criticó una decisión que tomó el Estado nacional con una empresa que se encargaba del comedor de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina en nuestra ciudad. “El Estado rescindió el contrato con la firma Fabeco Alimentaria, y dejó sin empleo a 16 trabajadores. Si bien estaba dentro del plazo de vencimiento, dadas las circunstancias sanitarias actuales, no hubo solidaridad en tomar la decisión de dejar sin trabajo a tantos trabajadores”, criticó Luis Urbieta.